El acercamiento a las culturas asiáticas que el mundo occidental ha intentado en los últimos años se ha producido primordialmente desde dos ámbitos aparentemente irreconciliables: el campo académico y la cultura popular. El uno tiene como objeto de estudio las manifestaciones culturales y materiales de Asia, mientras que la otra se ocupa mejor de adoptar una determinada estética, generalmente sin entender bien qué la produce o de dónde viene. En este mundo fragmentado y super-especializado, encontrar personas que intenten equilibrar ambos puntos de vista es por lo menos extraño. A continuación presentamos una selección de poemas inspirados en los distintos matices de las culturas asiáticas que su autor, Tomás Ferguson, estudió en su aproximación académica a los estudios orientales y logró interiorizar para luego poner en palabras como una manifestación de su propia alma.

MI DANZA DE SHIVA

sagrada danza
la de moverse sin perder de vista
el infinito:

siempre con un pie en el suelo
y otro más allá,
como realmente caminando.

vivir en medio de las llamas
se hace posible solamente

cuando la alegría se sostiene
pisando la ignorancia.
Revista Seda

Revista Seda

ARTHA

una calandria
bota sus pasos,
y encuentra su apoyo en una estaca.

contempla un vergel donde recolectar las migajas

para después cernerse,
no olvidar sus alas…

ni el cielo que la reclama.

CORAZONES DE JADE

es la madrugada
y un invierno desfila punzante:

en una cocina, hay vidrios resquebrajados
que guardan en su filo extender su dolor.

existen también vidrios de jade
que caen,
que se quiebran como todo vidrio

pero obsequian su ternura sin aferrarse a su dolor.
Revista Seda

Revista Seda

SVADHA

el temor
oscurece la mirada,
no la noche.

el impulso es lo que hace que se flote un abismo:

el vacío que uno teme
cuando no camina su reflejo.

ANICCA

hay tantos que se mudan
que ya no se
a quien yo miro.

en un punto sobre el río
veo el agua
o lo que de ella va pasando;
imposible capturarla en cada gota

como la belleza
cada vez que nieva
muriendo a cada instante

tal vez tan solo sea eso:

amarse en cada cosa
amarlas
hasta donde y hasta que se pueda…

después seguir, después soltarlas…
Revista Seda

Revista Seda

TAO

dos amigos dialogan en silencio
mirada a mirada
dicen sin hablar:
se intuyen

como el hombre que comulga con la vida
intuyendo su sentido:

el que ella profiere
con la boca cerrada.

TYAGA

la piscina está vacía.

adentro,
un ave bate sus alas:
corteja su esperanza.

desaparece,
y unas plumas no son olvidadas:

atestiguan,

lo que dejamos caer:
la renuncia en todo vuelo

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas