EL TANKA

En el presente trabajo he elegido como tema el análisis del género poético del período Heian, es decir el Waka (conocido también como Tanka), a través de la antología denominada: Ogura Hyakunin Isshu. La razón de mi elección radica en que generalmente al nombrar la época Heian, la memoria evoca inmediatamente la prosa narrativa de Gengi Monagatari, cuya autora es Murasaki Shikibu, o el Libro de la Almohada de Sei Shônagon; pero… ¿que sucede con el género poético? Nuevamente la memoria busca y rebusca, y quizás solo encuentre los wakas o tankas episódicos del Príncipe Gengi atribuidos a Ariwara no Narihira. Entonces ¿la literatura del periodo Heian se encuentra representada solamente por estos tres autores?, ¿Murasaki Shikibu o Sei shônagon habrán escrito algún poema, o solo se dedicaron a narrar la vida ? El punto es sacar a luz la verdadera importancia y esencia del género poético denominado Tanka, lo cual conlleva la investigación de: sus orígenes, posterior desarrollo, lenguaje y escritura, contexto histórico, social y económico, influencias foráneas, poetas destacados, y posterior influencia y trascendencia de este género. Para lograr lo propuesto elegí la antología de poemas que realizara Fujiwara no Teika, denominado Ogura Hyakunin Isshu. Esta selección esta integrada por distintos poemas de diferentes autores y épocas pertenecientes a recopilaciones imperiales anteriores, por tanto evidencia ante nuestros ojos, mejor que cualquier otra compilación, la impecable habilidad de sus autores, el inspirado vuelo de sus plumas en el tiempo.

La antología

Ogura Hyakunin Isshu (Cien poetas, Cien poemas), representa sin lugar a dudas, una de las más célebres antologías de la poesía clásica japonesa. Como su nombre lo indica, se encuentra conformada por cien poemas de diversos  autores y épocas que abarcan desde el siglo VII al XII, que fueron cuidadosamente recopilados por el poeta Fuyiwara No Teika en el 1235, dentro del período Kamakura (1185-1333). Sin embargo cabe aclarar que la mayoría de las obras datan del periodo Heian (794-1185), y que a su vez fueron elegidas de 11 antologías o compilaciones anteriores que generalmente ordenaba recopilar el propio emperador, dando así origen a las colecciones imperiales de poesía.

La estructura formal de los poemas responde al género denominado Waka, posteriormente identificado como Tanka (poema corto). El Waka o Tanka está compuesto por 31 sílabas dispuestas en 5 versos de la siguiente forma:

1º verso: consta de 5 sílabas

2º verso: consta de 7 sílabas

3º verso: consta de 5 sílabas

4º verso: consta de 7 sílabas

5º verso: consta de 7 sílabas

El nombre de Ogura que precede al título original se debe a un monte de Kyoto donde Fuyiwara No Teika tenia una casa de campo en la que se supone compuso la obra. De este modo el Hyakunin Isshu nace de las palabras más inspiradas y sentidas que  fueron seleccionadas de las siguientes compilaciones:

Manyôshu: (Colección de diez mil poemas). Data del 759 aproximadamente, y consta de alrededor de 4000 poemas breves y largos cuyos autores son campesinos anónimos, emperadores y nobles cortesanos. La selección fue llevada a cabo por el poeta Otomo No Yakamochi.

Kokin Wakashu o Kokinshu: (Colección de poemas antiguos y modernos). Esta antología  se realiza  por encargo del emperador Daigo, siendo la primera de las 21 antologías imperiales conocidas. Consta de 1.111 poemas divididos en 20 volúmenes que llevan un título referido a las diferentes temáticas poéticas, como por ejemplo las estaciones, el amor, los asuntos de partida o viajes, misceláneas, etc., y curiosamente consta de dos prefacios: uno escrito en japonés por Ki No Tsurayuki, y otro escrito en chino por Ki No Yoshimoshi. El tipo de estructura poética, en general, responde al poema llamado Waka, luego conocido como Tanka o canción corta. El trabajo de selección fue llevado a cabo por Ki No Tsurayuki, Ki No Tomonori, Ôshikôchi No Mitsune y Mibu no Tadamine, quienes dieron a conocer la obra en el año 905.

Gosenshû: es la segunda de las 21 antologías de Waka imperiales. La recopilación fue ordenada por el Emperador Murakami, siendo realizada por Onakantomi No Yoshinobu, Kiyowara No Motosuke, Ki No Tokibumi y Sakanoe No Mochiki, quienes eran conocidos como los “Cinco hombres del cuarto de pera”, y fue concluida en el 951. El Gosenshû  consta de 1.426 poemas contenidos en 20 libros.

Shûishu: Esta antología fue ordenada por el emperador Kazan, siendo terminada en el 1005. La identidad de los compiladores es desconocida, pero se cree que  posiblemente Fuyiwara No Kinto trabajó en ella. La obra consta de 1.351 poemas distribuidos en 20 volúmenes que, siguiendo  el patrón del Kokinshu, llevan un título acorde al tema expuesto, pero carecen de prefacio.

Goshuishû: Fue comisionada por el emperador Shirakawa a Fuyiwara No Michitoshi, quién la concluyó en 1078. Esta selección se caracteriza por la abundancia de poetas mujeres, estando conformada por 1.200 poemas, expuestos en 20 libros con un prefacio del propio Fuyiwara No Michitoshi.

Kinyôshû:  Esta recopilación también fue ordenada por el emperador Shirakawa, estando a cargo de Minamoto No Toshinari. Minamoto, quién era poeta y crítico, fue un poco más “moderno” en su selección, oponiéndose  a la mirada más conservadora de Fuyiwara No Michitoshi, por esta razón la compilación tuvo que ser revisada dos veces, hasta que satisfizo totalmente al emperador, siendo concluida entre 1.124 y 1.127. Sigue el mismo modelo que el Kokinshu, pero consta de 716 poemas contenidos en 10 libros.

Shikashû: Fue ordenada por el emperador Sutoku a Fuyiwara No Akisuke, quién luego de siete años de labor produjo 10 libros en los que se encuentran tan solo 416 poemas de un pequeño y escogido número de autores. Fue concluida en el año 1.144.

Senzaishû: (colección de poesía por  mil años ). Por orden del emperador Go Shirakawa, Fuyiwara No Toshinari lleva a cabo esta selección de 1.287 poemas pertenecientes a 235 poetas. Siguiendo el patrón establecido por el Kokinshû, las obras se distribuyen en 20 volúmenes. La característica de esta antología es que el compilador, Fuyiwara No Toshinari, simpatizaba con lo religioso, de modo que la colección abarca tanto temas conservadores, como los considerados más innovadores. Esta fue dada a conocer en el 1.183.

 Shinkokinshû: La compilación fue ordenada por el emperador Go Toba, y en ella trabajaron un equipo de poetas entre los que se encontraba Fuyiwara No Teika. El emperador siguió de cerca esta compilación ya que, como su nombre lo indica, identificaba a la nueva poesía japonesa antigua y moderna constituyéndose en la sucesora del Kokinshu. Esta obra fue concluida en 1.201 y consta de 20 volúmenes.

Shinchokusenshû:  Se realiza por mandato del emperador Go Horikawa, y la obra fue completada por Fuyiwara No Teika , quién la concluye en 1.235. Consta de 20 volúmenes en los cuales aparte de las temáticas habituales se incluyen poemas samurai o guerreros conocidos como Uji ga washu.

Shokusenshû: Esta selección se realiza bajo las órdenes del emperador retirado Go-Saga, siendo terminada en 1.248.

En conclusión, de acuerdo al análisis efectuado, podemos decir que:

1) Los 100 poemas que conforman al Hyakunin Isshu, están organizados cronológicamente de acuerdo a la recopilación imperial de la que fueron seleccionados,  respondiendo  a la estructura del Waka o Tanka establecido por el Kokinshû como ya hemos expuesto con anterioridad.

2) El Hyakunin Isshu no es una antología imperial, aunque sus poemas procedan de las mismas, simplemente fueron seleccionados por Fuyiwara No Teika por que le gustaban o por ser los más representativos de género Waka 1.

nota01_01

La importancia del recopilador

Fuyiwara Sadaie, mejor conocido como Fuyiwara No Teika, nace en 1164 y muere en Kyoto en 1241. Poeta de un refinamiento original, participa a los 17 años en una velada imperial de poesía causando la admiración del entonces emperador Go Toba (1180-1239), quién lo distingue como uno de los compiladores del Shinkokinshu, octava antología imperial encargada en 1201 y concluida en 1205. Nuevamente, en 1232, Teika  sería convocado  para  realizar la novena antología imperial, el Shinchokusenshû (Nueva antología Imperial), concluida  en el mismo año que el Hyakunin Isshu, es decir en1235.

Debemos tener en cuenta que ser elegido como compilador de una antología imperial representaba el pináculo de la carrera de un noble, y más aún si este  era poeta  indudablemente su nombre se cubría del mayor prestigio. Quizás la clave del éxito de Teika se encuentre en el consejo que su padre, Shunzei, (también compilador imperial), le había dado: “Vieja dicción, nuevo tratamiento”, es decir, preservar la sutil belleza de lo expresado pero renovando el lenguaje tradicional de la poesía clásica. Así en 1222 nos encontramos con un Teika que aconsejaba, probablemente a un príncipe o noble:

“En la emoción , la novedad es lo principal: busca sentimientos que hayan cantado otros, y cántalos. En la dicción, utiliza lo antiguo: no retrocedas mas allá de las Tres Antologías”2 (…) [Kokinshù, Gosenshû y Shûishû].

En la vida de Teika podemos observar dos períodos o posturas: hasta sus 40 años tomó el ideal del Yûgen (: significa tenue, y gen: significa negro u oscuridad), por tanto el termino denota algo que está como suspendido, un claroscuro entre la presencia y la ausencia, entre el decir y no decir, lo inacabado, lo sugerido, lo misterioso, concepciones propias de la ambigüedad de la poética Heian, como analizaremos más adelante. A los 40 años, a raíz de una severa crisis de índole personal, cambió sus ideales estéticos por el Ushin (convicción del sentimiento o sensibilidad), estilo que es más simple y directo.

Hacia el ocaso de su vida Teika se centra en la enseñanza, en la edición de libros de poesía, y en la crítica literaria, siendo sus obras fuentes inspiradoras para varias de las generaciones de poetas de la Corte;  destacándose principalmente: Eiga Taidai (Esencias de la composición poética –1216), Shuka no Taidai (Canon básico de los mejores poemas),  Kindai Shuka ( Los mejores poemas de nuestro tiempo –1209), dónde se encuentran poemas seleccionados en el Hyakunin Isshu, Maigetsusho (Notas mensuales -1219), y el Ogura Hyakunin Issh (Cien poetas, cien poemas –1235).

Las notas o diarios escritos por Teika, configuran una valiosa descripción acerca de la vida y valores del período Heian y del Kamakura temprano. También se hace referencia al Hyakunin Isshu, ya que el autor destaca que por pedido del suegro de Tameie, su hijo mayor, ha caligrafiado sobre varios shishiki (papel de 17 por 20 cm),  para decorar un biombo móvil, un poema de cada uno de los  mejores autores que abarcan desde el emperador Tenji hasta Ietaka y Masatsune. Es por lo expuesto anteriormente que se sostiene que Tameie también participó en la selección del Hyakunin Isshu, contribuyendo con la revisión de la antología, y sugiriendo la inclusión de los dos últimos poemas.
El Waka y el Tanka

Las cuatro formas típicas de versificación de la poesía japonesa son :

1) El  Katauta (una sola canción o poema), cuya estructura silábica era de 5-7-7 o 5-7-5 sílabas, por tanto solo 19 o 17 sílabas conformaban un poema.

2) El Chooka (canción larga), que consiste en una serie indefinida de versos de 5 y 7 sílabas que se alternan constantemente finalizando en un verso de 7 sílabas.

3) El Waka y el Tanka. Originariamente el término Waka designaba cualquier tipo de  poema japonés, ya fuera corto o largo, y  se cultivaba en la corte desde el siglo VI. Inicialmente se observa en su estructura la alternancia de versos de 5 y 7 sílabas, pero a partir del período Heian, el Waka, se  identificó con el Tanka (poema corto de 31 sílabas). Estas se disponen en dos estrofas: en la primera se encuentran lo tres primeros versos de 5-7-5 sílabas cada uno, donde se propone un tema y en la segunda, se completa o  concluye el tema con dos versos de 7 sílabas cada uno.

4) Sedooka. Consta  de dos estrofas de igual estructura silábica: 5-7-7.

Podemos advertir el constante dominio de los versos de 5 y 7 sílabas que tal vez esté basada en la antigua creencia japonesa de que la repetición del 5 y el 7 expresan la regularidad de la naturaleza, mientras que la alternancia de los mismos representa su irregularidad 3. También cabe destacar que el hecho de que los versos sean breves, 5 o 7 sílabas, se corresponde con el arte de la sugerencia, en el cual se elimina todo elemento ornamental, o exceso de palabras superfluos.

Es en el Manyoshû, donde el tanka empieza a perfilarse como la forma poética dominante, respecto del Chooka y el Seedoka, mientras que el Katauta desaparece. En el Kokinshû  1.102 poemas de los 1.111 que lo conforman son Tankas, restando solamente 5 Chookas, y 4 Sedookas.

La supremacía del Tanka  se repite en las posteriores antologías, y se atribuye su preferencia sobre las demás formas a dos razones: la primera es la introducción de una pequeña pausa en el primer verso que permite que se distinga claramente de la segunda estrofa construyendo un puente de transición entre las dos estrofas; y la segunda se relaciona con la concordancia entre  la respiración y la frase poética: “Cuando leemos dos versos de cinco y siete sílabas queda todavía algún aliento, que nos invita a leer el siguiente verso de cinco sílabas”4(…).

En general el Tanka es compuesto por un solo poeta, pero por su estructura binaria, se pueden llegar a encontrar tankas compuestos por dos poetas, en dónde a modo de juego un poeta desarrolla un tema en el primer verso, y el otro debe concluir el segundo verso de la manera más elegante e ingeniosa posible.

El tanka clásico, propio  de  la corte imperial, fue considerado como la forma poética más elevada, digno de recibir la misma atención que la prestigiosa literatura china; al punto que existe una leyenda en la cual se atribuye al dios Suzanoo la composición del primer tanka como primer poema del Kojiki (crónica histórica que data del año 712), y en la cuál el inspirado dios fijó la métrica del waka o tanka clásico.

Fue tanto el entusiasmo de la aristocracia por este género, que en el año 951 se crea la “Oficina de Poesía”, y se llevan a cabo los famosos concursos de poemas denominados Uta-Awase . Apenas unas décadas más tarde ya se habían promovido más de un centenar de concursos, en los que había exigentes jurados que realizaban una consciente labor filológica, ya que juzgaban los textos de acuerdo a cuán respetuosos eran estos respecto de la tradición. Aparte de los concursos se elaboraron importantes tratados acerca de la creación de tankas y la confección de antologías.

Generalmente el tanka clásico es un poema cortesano, ya que en la época Heian la gente culta debía componer poemas utilizando esta forma poética, que dejaba adivinar los sentimientos que su autor o autora deslizaban con absoluta sutileza y elegancia mediante metáforas o comparaciones con la naturaleza. La propia brevedad del tanka lleva a los poetas a utilizar la sugerencia como recurso para  ampliar el significado de sus versos.

Una de las más bellas definiciones sobre la poesía japonesa de este período se encuentra en el prefacio del Kokinshu (905), escrito por Ki No Tsurayuki:

 “La poesía japonesa tiene por germen el corazón humano y se desarrolla en innumerables hojas de palabras. Muchas cosas conmueven en esta vida a los hombres:  luego tratan de expresar sus sentimientos por medio de imágenes sacadas de lo que ven u oyen. ¿Quién es el hombre que no hace poesía al oír el canto del ruiseñor entre las flores, o el de la rana que vive en el agua? Poesía es aquello que, sin esfuerzo, mueve cielo y tierra, y suscita la piedad de los demonios y dioses invisibles; es aquello que endulza los vínculos entre hombres y mujeres, y aquello que puede confortar el corazón de los feroces guerreros”5.

Tsurayaki también enumera los temas que mueven al hombre a utilizar el recurso poético como la voz de su alma:

“Cuando contemplaban las flores dispersas en una mañana de primavera; cuando escuchaban la caída de la hoja en un atardecer de otoño; cuando suspiraban ante la nieve y las olas reflejadas por sus espejos con cada año que pasaba; cuando al ver el rocío en la hierba o la espuma en el agua, les sobrecogían los pensamientos sobre la brevedad de la vida; o cuando ayer todos soberbia y esplendor, habían pasado de la fortuna al abandono; o cuando, habiendo sido amados tiernamente, se encuentran abandonados”6(…).

De acuerdo con Tsurayaki  se observa que, en general, se puede clasificar a los poemas dentro de dos grandes  temáticas: la poesía amatoria o amorosa, y la poesía de la naturaleza. Finalmente en el Kokinshû se fija el canon literario de temas poéticos, que se centra en la contemplación  de las estaciones, en la brevedad de la vida o la conciencia del paso del tiempo, y en la incertidumbre que deriva de la fragilidad amorosa.

Recursos poéticos
Como ayuda para poder expresar en tan solo cinco versos el vasto caudal de emociones y sentimientos que embargaba los corazones de esa época, se utilizaron varios recursos poéticos, entre los que se destacan las makurakotoba (palabras almohada), y las kakekotoba (palabras eje). Las palabras almohada son especies de metáforas preestablecidas, que se reiteran a lo largo de la poesía japonesa, no obstante no tienen un significado o simbolismo muy claro, por ejemplo encontramos en el poema Nº2 del Hyakunin Isshu, cuya autora es le emperatriz Jitô (645- 702), el término Shirotae , que significa blanca morera, pero en realidad alude  a la blancura de las ropas puestas al sol, que simbolizan la llegada del verano:

 

“Se fue la primavera

Y ha llegado el verano:

¡mira las blancas ropas

de seda soleándose

sobre el celeste Kagu.”7

 

Las palabras eje son aquella que tiene un doble significado, como por ejemplo la palabra Matsu que significa pino y esperar. El poema Nº16  compuesto por Ariwara No Yukihira (818-893), nos ofrece este claro ejemplo:

 

 “Nos dijimos adiós,

pero si yo escuchase el rumor de los pinos

sobre la cima del Inaba,

sé que inmediatamente

volvería a tu lado”8.

La aliteración también se utiliza en la poesía japonesa, como en el poema Nº 58 cuya autora es Daini No Sanmi (s.XI), donde se destaca la aliteración de los sonidos sasahara, soyo, wasure, y suru que evocan el susurro del viento.

 

“Arimayana                                  “Desde el monte de Arima

ina no sasahara                             el viento sopla sin cesar

kaze fukeba                                    sobre los campos de bambú de Ina:

ide soyo hito wo                           con la misma insistencia querría olvidarte,

wasure ya wa suru”                     pero no puedo”9.

 

Lo efímero: Mono no Aware

El término Mono no aware proviene de mono: cosa, objeto y aware: compasión, sentimiento, o sea que significa “compasión por las cosas” en el sentido de poseer la capacidad de vibrar con la naturaleza compartiendo lo efímero de su belleza. Este sentimiento se traduce en una suave melancolía, cuyo emblema es la breve vida de la flor del cerezo. En el período Heian el mono no aware tiene varias significaciones: representa la incertidumbre del amor que lleva implícito el antagonismo del gozo y del sufrimiento, se valora la belleza inacabada, por que al llegar a su plenitud empieza su decadencia, se desarrolla un sentimiento religioso sustentado por las enseñanzas budistas que predican que las cosas terrenales no tiene sentido por que pronto se marchitan, de modo que si depositamos nuestra confianza en ellas, es como confiar en las cenizas y el polvo, por que en algún momento no muy lejano lo material se reduce a la nada .

Cortesía y refinamiento: Miyabi

El espíritu de la época Heian supo conjugar a la perfección la nostalgia del mono no aware con el de miyabi que señala la elegancia, refinamiento y cortesía de la corte. No encontraremos declaraciones vehementes, ni un léxico de exaltada pasión, sino la frase sutil que compone la imagen poética sobre una casi ambigua sugerencia. La conciencia ante la fugacidad de las cosas, del amor, de la belleza, etc., se acepta en medio de las maneras más refinadas, como lo muestra el poema Nº 49 de Ônakatomi No Yoshinobu (921-991):

 “Junto a las puertas del Palacio,

los fuegos de la guardia

arden de noche, y de día se extinguen,

igual que mi ansiedad

y mi pasión por ella”10.

nota01_02

La época Heian

El período Heian (784–1185) se conoce como la época de mayor apogeo cultural de la historia de Japón. Este fenómeno no surge de forma repentina, sino que se empieza a gestarse en los dos períodos históricos anteriores, conocidos por el nombre de sus capitales políticas: Asuka (592–710), y posteriormente Nara (710–784), por tanto, para poder comprender la refinada cultura Heian, debemos retroceder en el tiempo, e incluso echar a andar nuestro pasos por el continente que oportunamente fuera el modelo a seguir por la nobleza japonesa, me refiero al imperio chino.

La dinastías chinas que se convirtieron en el vergel cultural socio-político de donde abrevara Japón fueron: la dinastía Sui (590-618), y principalmente la dinastía Tang (618 al 906), que se manifestará en todo su apogeo  aproximadamente entre el 710 al 76611. Así es como la presencia de estas dos dinastías se corresponden con los períodos Asuka (592–710), Nara (710–784) y la mayor parte de Heian (784–1185).

Es en  el año 607 en donde el príncipe Shotuku Taishi, (que domina desde el 593 al 622),  envía la primera embajada oficial China, en la cual se encontraban no solamente funcionarios, oficiales y monjes, sino también un grupo de estudiantes que se quedarían en el continente por unos años para estudiar y absorber la cultura china con el fin de que a su regreso a Japón volcaran todos sus conocimientos a favor del desarrollo del imperio. Estos trajeron consigo escritos, muchos de ellos  budistas, y también se fueron introduciendo algunos artículos de primera calidad. Ya para la época de la Gran Reforma o Reforma Taika (645) que eclipsó el poder de los Soga, los expertos que aconsejaron al príncipe Naka No Ôe y a Fuyiwara Kamatari12 fueron aquellos mismos estudiosos que contaban con veinticinco años de experiencia en la política y cultura china. Para el 672 se adopta el sistema Ritsuryô (ritsu: leyes penales – ryô: leyes administrativas), que trataba de adaptar el gobierno centralizado del continente a la  sociedad japonesa, lo cual dio lugar a una especie de mezcla entre la  burocracia y la administración aristocrática, pero aún así perduro, con modificaciones, durante 500 años. Como base del sistema Ritsuryò  se crea el Código Taiho (702) 13, inspirado en el código de los Tang de aproximadamente 500 artículos.

Posteriormente en el periodo Nara se van a importar de China medicinas, ricas piezas textiles, instrumentos musicales, y diversos escritos y tratados sobre enseñanzas budistas14, asuntos de gobierno, filosofía, obras literarias, y principalmente poesías. Cabe aclarar que desde tiempos inmemoriables China había cultivado la poesía, encontrándose  escritos de rudimentarios poemas cortos cuya autoría responde a autores de la dinastía Hsia (S.XXIII a.C). Si bien lo anterior puede ser discutido, nadie pone en duda el Shi Jing o Libro de poemas modelo que constituye una recopilación de 305 poemas compuestos entre los siglos IX a.C  al VI a.C, siendo publicado en el S. VI a C, a mediados del período Primavera–Verano correspondiente a los Chow Orientales (770-476).

Además, la composición poética fue impulsada enormemente gracias a la decisión de la emperatriz Wu Zhetian, (reinó del 684 al 704), quien por decreto la incluyó dentro de los exámenes oficiales de oposición para ocupar el puesto de funcionario. Esta medida explica también, en cierta forma, el por qué de la abundancia de poetas de sexo masculino en esta época y en las subsiguientes.

Todos los que aspiraran a cargos gubernamentales debían conocer  bien la poesía y saber escribir poemas. La seriedad de estos exámenes era tal que los concursos eran presididos por el propio emperador.

Así fue como la aristocracia de Nara tuvo que aprender a leer y escribir en la lengua continental para poder acceder a todo este saber milenario, y la universidad de Nara empezó a dictar clases sobre confucionismo chino en un esfuerzo por formar funcionarios idóneos que pudieran resolver las problemáticas gubernamentales.

En el 712 se realiza la primera recopilación de la historia del Japón: el Kojiki, de acuerdo a los modelos  y pensamiento de las crónicas del continente, y en el 720 se realiza el Nihon Shoki.

Se utiliza el idioma chino para los asuntos gubernamentales, y para escribir poesía, y se toman como modelos los poemas chinos y tratados teóricos sobre la composición poética, dando como resultado la primera recopilación de poesía japonesa: el Manyoshû (aprox.759), colección que constaba de alrededor de 4.000 poemas, que imitaban las composiciones de los poetas continentales, y que fueran escritos en caracteres chinos.

Finalmente en el 794 la capital se traslada a Heian-kyô que significa “ciudad de la paz y de la tranquilidad”, siendo concebida como una copia de Chang’an, capital del imperio Tang,  que a su vez significa “paz eterna”.

Chang’an medía aproximadamente, unas seis millas de Este a Oeste por cinco y media millas de  Norte a Sur. Estaba rodeada por una muralla de treinta y cinco kilómetros de recorrido, encontrándose en su sección Norte las denominadas Ciudad de los Palacios y Ciudad Imperial. El emperador con su familia y corte residían en la primera, mientras que las dependencias de gobierno quedaban al Sur de esta. Fuera, continuando el plano urbano, se observan las calles dispuestas en ángulo recto o damero dónde se asentaban los dos grandes barrios populares . Como gran urbe cosmopolita, deambulaban por sus calles comerciantes y extranjeros japoneses, coreanos, persas, y árabes en su mayoría.

Las medidas de Heian eran menos pretenciosas en comparación a las de la capital del continente, medía tres millas y media de Norte a Sur, y solo tres millas de Este a Oeste, en lo demás respetaba el plano urbano de Chang’an: con el palacio imperial, oficinas administrativas, y templo ubicados al Norte, los dos grandes distritos urbanos, y las puertas, entre las que se destaca la famosa Rashomon en el sector Sur. Los planos de las dos ciudades se pueden observar a continuación:

nota01_03

Lámina 1: Mapa de Chang’an. Gernet,J ,El mundo Chino ,p.209.

Lámina 2. Mapa de Heian- kyo. Kodansha , Japan.An Ilustrated Encyclopedia, p.515.

Lámina 2. Mapa de Heian- kyo. Kodansha , Japan.An Ilustrated Encyclopedia, p.515.

La corte de Heian también fue modelada según la Tang, las mujeres elegían con sumo cuidado los colores de sus doce vestidos de seda, y el largo cabello, que las cortesanas  chinas llevaban recogido en elaborados tocados, se dejaba suelto y encerado. El rostro se emblanquecía mediante polvos especiales, mientras que  los dientes se oscurecían.

nota01_05

Lámina 3.Dama de la corte Heian. Kodansha Sasshin, Ogura Hyakunin Isshu, p.91.

Lámina 4.Damas de la corte Tang. Scarpari, M., Grandes civilizaciones del pasado. Antigua China p.221.

Lámina 4.Damas de la corte Tang. Scarpari, M., Grandes civilizaciones del pasado. Antigua China p.221.

La aristocracia se vuelca a diversas corrientes budistas como ser Tendai, Shingon, o de la Tierra Pura, cada una de las  cuales aseguraba la iluminación por diferentes vías:

Tendai, fundada por el monje Saicho, se asentaba en el monte Hiei, en el monasterio Enryakuji. Impulsaba la lectura de los sutras, ya que sostenía que la iluminación se daba a través de los textos, tardando dos o tres vidas en lograrlo. La secta Shingon estaba liderada por el monje Kukai, y se encontraba en el monte Koyâ. Esta apoyaba las artes, principalmente la pintura, por que consideraba sus enseñanzas tan profundas que no podían ser transmitidas por medio de palabras. La iluminación se daba a través de los mandalas, y se lograba en esta vida. Esta secta esotérica fue muy popular y contaba con muchos adeptos. Por último, encontramos la corriente de la Tierra Pura, el culto a Amida Buda, dónde los Bodhisatvas contribuyen a la iluminación y salvación de los fieles.

Posteriormente la familia Fujiwara domina el ámbito político aproximadamente del 850 al 1050 y con Fuyiwara No Michinaga, Heian conocerá su momento de máximo esplendor. Se valoraba sobre todo el buen gusto, el refinamiento, elegancia, protocolo, la música, caligrafía y la poesía; por el contrario se despreciaba lo rústico y lo vulgar por no tener cabida en este mundo de perfección ideal.

Las emociones y sentimientos nunca se expresaban directamente, sino a través de un perfume, un poema ingenioso o sutil, el color y gradación de la tinta, y la calidad del papel, siendo la seducción un juego estético. Toda esta cultura puramente aristocrática exhibía a hombres cultos que estudiaban los clásicos chinos, y que escribían  los textos jurídicos y gubernamentales en chino, así también como poemas en este idioma. La lengua china estaba reservada para los hombres, los asuntos de estado y la literatura. Las mujeres, en general , no  accedían  al estudio de esta lengua , así es como estas  damas refinadas  que  pasaban largos momentos de ocio y soledad expresados en términos tales como: “fijar la mirada en el espacio”, “sufrir por el tiempo vacío”, o “librarse de las horas muertas”, intentaron adaptar el lenguaje chino al silabario japonés .

El mayor problema consistía en que el idioma chino es representado mediante ideogramas (kanji), en los cuales cada ideograma representa una  palabra monosilábica, contado con cinco acentuaciones que devienen en cinco tonos diferentes, por tanto o se respetaba el significado del ideograma y se perdía  el sonido, o se retenía el sonido perdiendo el significado. Dada la situación las mujeres crearon un tipo de escritura fonética llamado kana y más tarde conocido como hiragana. En él la escritura china puede plasmarse en sonidos, constituyendo un silabario de 48 letras fonéticas de exclusivo uso femenino en principio, recibiendo el nombre de onnade (mano de mujer), en contraposición al otokomojo (cartas o escritos de hombre). Cabe la aclaración acerca de que este proceso no significó que no hubiera mujeres que escribieran en chino, así como también los hombres  adoptaron para la composición de sus poemas u obras en prosa el sencillo alfabeto hiragana.

El genio femenino encontró en  este tipo de escritura la libertad de expresión que tanto ansiaba, dedicándose a la creación de tankas escritos en suaves signos. Muy pronto los nobles hombres de la corte, que también gozaban de tiempo libre, adoptaron esta caligrafía. Una de las principales razones fue que como todos sus matrimonios estaban arreglados, se dedicaban a la conquista de las damas en forma sutil y refinada atrayéndolas mediante poemas. Esto explica en parte la vasta y exquisita producción de tankas que caracteriza este  periodo.

En sus primeros pasos hacia la creación de poemas, la corte de Heian se inspiró en los poetas que más contribuyeron al esplendor de la dinastía Tang, a saber: Po Chü-i (772-846), también conocido como Bai Juji, Li Bai (701-762), To Fu (712-770), y Wang Wei (701-761), siendo  Po Chü-i el favorito.

Quizás una de las razones de esta elección  fuera  que Po Chü-i se caracteriza por  su lenguaje claro y de fácil comprensión. Se dice de él, que al terminar un poema lo leía a sus sirvientes, y si estos no lo entendían lo corregía inmediatamente.

Las temáticas de las obras de estos famosos poetas son múltiples y muchos coinciden con los temas preferidos de la aristocracia japonesa. Los más frecuentes eran: la exaltación de la naturaleza, descripción de la belleza del paisaje (generalmente en función de los estados de ánimo del autor, o de algún sentimiento en especial o idea), la nostalgia, la separación, la despedida de los seres queridos o persona amada, y también de los amigos, la tranquilidad y soledad, las flores caídas por el viento, la vida libre y retirada, y el alejamiento del bullicio.

nota01_07

Luego de este breve análisis histórico, podemos observar que durante casi tres siglos Japón mantuvo lazos estrechos con el continente enviando embajadas a intervalos regulares a las cortes Sui y  Tang. Este despliegue diplomático permitió que Japón absorbiera e internalizara conocimientos acerca de sistemas de gobierno, desarrollo económico, estructuras sociales, y  avances culturales; pero había llegado el momento en que Japón soltaría las manos de China para empezar a caminar por sí mismo. En el año 894 se estaban ultimando los detalles para enviar una gran embajada a China, entre los funcionarios elegidos se encontraba un prometedor joven, estudiante y poeta, llamado Sugawara No Michizane, (del cuál se hará una mención extensa más  adelante). A menos de un mes de la partida la misión fue cancelada, y se tomó la resolución de no enviar en lo futuro más embajadas. Este cambio de planes se debió a que el gobierno posiblemente  fuera consciente  de los problemas que estaban opacando a la Dinastía Tang causando el ocaso de su otrora esplendor: intrigas palaciegas  perpetradas por eunucos y concubinas, levantamientos populares, fuertes impuestos al campesinado, y sobre todo y principal causa, la presión impositiva a los monasterios. Todo indicaba que había llegado el tiempo de desarrollar plenamente una cultura propia.

El genio literario fue adoptando características más personales, de modo que no fueron solamente composiciones de poemas los que signaron la producción de esta época tardía de Heian, sino que también encontramos otro de los géneros literarios favoritos, el que se refiere a narrar la vida:  el  Diario (nikki). Este  se consideraba un género tan exclusivamente femenino que Ki No Tsuruyaki, (del cual ya hemos hablado), escribió aproximadamente hacia el año 930 el Tossa Nikki haciéndose pasar por una mujer.

También se destacan en la prosa narrativa las brillantes Sei Shônagon15 (966–1027) que compuso El Libro de la almohada y Murasaki Shikibu16 (973–1019) con su famoso Gengi Monagatari. Ambas obras representan un fiel reflejo de la realidad de la sociedad cortesana, constituyéndose en obras maestras de la época hasta nuestros días.

La pintura en la literatura: los rollos narrativos pintados

Es en la China del siglo IV cuando se inicia la pintura en rollo horizontal. Los dibujos o representaciones alternaban figuras y espacios más vacíos, como si se tratara de las diferentes secuencias de un tema narrativo de tal modo que permitía que  la composición fuera contemplada por secciones, desenrollándola para que el dibujo se comprendiese al igual que se estuviera leyendo un libro. Esta técnica fue importada por los artistas japoneses y un claro ejemplo de ella se observa en Gengi Monagatari de Murasaki Shikibu: junto a la elegante caligrafía femenina aparecen insertadas ilustraciones a lo largo de las secciones de escritura. Esta técnica cobra gran popularidad y fue denominada e-makimono (rollo ilustrado). A partir de este momento la pintura se funde cada vez más con la descripción y atmósfera poética otorgando valor cromático a la palabra. Posteriormente surgirá un  estilo de pintura propio japonés denominado Yamato-e, el cual  ilustra el Hyakunin Isshu en su versión final correspondiente a la época Edo (1600-1868 ).

nota01_08

Lámina 5: Kodansha Sasshin ,Ogura Hyakunin Isshu, p 95.

Los poetas del Ogura Hyakunin Isshu

La selección de poemas que realizó Teika tomó como ejemplos las antologías imperiales chinas y las anteriores japonesas, aparte del consejo de su sensible y refinado gusto. Esto implica que varios de los poetas del Hyakunin Isshu sean emperadores o poetas relacionados con la corte, como es el caso del propio recopilador que se incluye en el poema Nº97:

 “Como el alga salada

ardiendo en el sereno atardecer

sobre la playa de Matsuo,

así yo me consumo

mientras espero al que no llega”17

 

Se aprecia también, que abundan los lazos familiares, como por ejemplo: El emperador retirado Yôsei (868-949). Poema 13 y su primogénito el príncipe Motoyoshi (980-943). Poema 20, o  los autores que encabezan la antología: el emperador Tenji (626-671). Poema 1y su hija la emperatriz Jitô (645-702). Poema 2, y por último el emperador retirado Go Toba (1180-1239). Poema 99 y su hijo el emperador Juntoku (1187-1242). Poema 100.

El genio familiar  se encuentra presente en el caso de la escritora Sei Shônagon (966-1027). Poema 62, que es hija de Kiyowara no Motosuke (908-999). Poema 42 y a su vez biznieta de Kiyowara no Fukayabu (principios S.X). Poema 36. También se observan las relaciones madre–hija como Murasaki Shikibu (973-1019). Poema 57, y su hija Daini no Sanmi (principios del S.XI). Poema 58, o la de Izumi Shikibu (fallecida 978). Poema 56, y su hija Koshikibu (1000-1025). Poema 60. Finalmente no podemos olvidar a la familia Fujiwara, como: Fujiwara no Tadamichi (1097-1164). Poema76, y su hijo el monje Jien (1155-1225). Poema 95, y su nieto Yoshitsune (1169-1206). Poema 91, o Fujiwara no Akisuke (1090-1155). Poema 79, y su hijo Kiyosuke (1104-1177). Poema 84. Otro ejemplo de fervor poético lo presenta el príncipe Sutoku (1119-1164), que sintiendo gran aficción por los Waka impulsó dos antologías imperiales. Sus obras causaron gran admiración en los poetas de su época, y en la antología se presenta con el poema Nº77:

 “Aunque la rápida corriente

sea dividida por las rocas

que retienen su curso,

sé que las aguas volverán a correr

para unirse de nuevo”18

Teika  tampoco dejó de lado a poetas de talentos excepcionales, como:

Ono no Komachi (2º mitad del siglo IX). Poema 9: es enviada a Kyoto a los 13 años dónde sobresale por su belleza y talento, llegó a ser una gran cortesana y tuvo muchos pretendientes a los que rechazó. Según se cree, a avanzada edad regresó a su pueblo natal (Akita), dónde muere pobre, y en completa soledad. Su vida ha inspirado varias obras de teatro Nô. A continuación transcribimos su nostálgico poema, (Nº9 del Hyakunin Isshu), dónde canta lo efímero de la belleza:

 “El color de las flores

se va desvaneciendo:

así pasa mi vida ,vanamente,

envuelta en tristes pensamientos,

viendo caer las largas lluvias”19

Encontramos también al inolvidable y legendario protagonista de los Cantares de Ise, el  poeta Ariwara no Narihira(825-880), con el poema Nº17:

 “Jamás se oyó decir

que en tiempo de los dioses

el agua embelleciera con tan viva belleza:

las hojas otoñales

                                                    en la corriente del Tatsuta”20

Tampoco podía  faltar Sugawara no Michizane (845-905), quién sirvió a los emperadores Uda y Daigo, siendo nombrado Ministro de la Derecha en el año 899. Lamentablemente Fujiwara no Tokihira, quién pretendía el cargo, le hace creer a el emperador que Michizane quería derrocarlo y poner a otro príncipe, razón por la cual Michizane es enviado a la lejana provincia de Dazaifu en calidad de alcalde, muriendo tres años más tarde. Después de su muerte Tokihira muere rápidamente, al igual que dos príncipes herederos sucesivos, es así que para aplacar el alma de Michizane se construyó un santuario en el que se lo deidificó como Tenjin, el dios de la Cultura. Más allá de estos hechos, Michizane fue un excelente poeta, más conocido bajo el seudónimo de Kanke, que escribió numerosas obras tanto en japonés como en chino. El siguiente poema es el Nº 24 de la antología:

“Aunque no pude

traer cintas sagradas

-Monte de las ofrendas-

si ese brocado de hojas otoñales

agradara a los dioses……”21

Tampoco se olvidó el recopilador de las más famosas rivales literarias  de la época: Sei Shônagon y Murasaki Shikibu. La prueba de esta rivalidad se encuentra en una cita del diario de Murasaki:

“Sei Shônagon, por ejemplo, es terriblemente engreída. Se juzga tan aguda, que hasta esparce en sus escritos caracteres chinos, pero si uno los examina con atención, dejan mucho que desear. Alguien que hace un esfuerzo tal para diferenciarse de los otros, está condenado a perder la estima de la gente, y solo puede augurársele un futuro infausto. Sin duda es una mujer dotada. Sin embargo, si una da rienda suelta a sus emociones en las circunstancias menos apropiadas, si prueba cada cosa interesante que se le presenta, las personas la considerarán frívola.¿Y cómo podría una mujer así resolver bien las cosas?”(…)22

A  Murasaki Shikibu se la conoce  principalmente  por haber escrito Genji Monagatari, pero no debemos olvidar que esta gran poeta fue una de las pocas que estudió el idioma chino e incluso escribió poemas en chino clásico. Teika la incluye en el poema Nº57:

“Encuentro inesperado:

cuando me preguntaba

si era él o no era,

la luna se ocultó de repente

por detrás de una nube”23

Sei Shônagon, al igual que Murasaki, adquirió su fama gracias al Libro de la Almohada, que se constituyó en el diario más famoso y original de su época, pero su pluma también transitó por el género poético como lo refleja el poema Nº62:

“Aunque imitéis el canto

del gallo de medianoche

no podréis engañar al centinela,

y nadie abrirá en Osaka

la barrera del monte del Encuentro”24

Completa este panorama la poeta Ise (877-983) , llamada así por que su padre Fujiwara no Tsugukage era gobernador de Ise. En el poema Nº 19 nos deja su incertidumbre amorosa:

 “Aunque fuera un instante

corto como el espacio entre los nudos

de un bambú de Naniwa,

¿no deberíamos vernos?

¿es eso lo que vienes a decirme?”25

 

Conclusiones finales

La importancia cultural y social del Ogura Hyakunin Isshu es indiscutible, según la opinión de un gran estudioso e investigador de le literatura japonesa, Donald Keene, los poemas de esta antología han sido “el conocimiento básico de la poesía japonesa para la mayoría de la gente desde el temprano período de Tokugawa [iniciado en 1600 hasta fechas muy recientes.(…) Esto significa , en un sentido real, que Teika fue el árbitro del gusto poético de la mayor parte de los japoneses hasta una época tan tardía como el siglo XX”.  Los basamentos  de estas afirmaciones se remontan hasta el tiempo en que trascendiendo el ámbito de lectores, los nobles de la alta sociedad empezaron a practicar un juego utilizando conchas marinas en las que estaban caligrafiados estos tanka. En una de estas conchas estaba escrita la primera estrofa de 5-7-5 sílabas y en la segunda los versos de 7-7 sílabas, por tanto, apelando a la memoria debían completarse los tankas correctamente, lo cual implicaba conocer los 100 poemas. Posteriormente, a principios del siglo XVII, cuando los portugueses introdujeron la baraja española de cuarenta y ocho cartas, surge el Uta-Karuta (del término portugués carta), en el cual las conchas marinas fueron reemplazadas por cartas, y el primitivo juego se perfecciona de la siguiente forma: se utilizan dos series de 100 cartas cada una. En la primera se encuentran impresos los 100 poemas completos, es decir, un tanka en cada carta con la figura del autor o autora del poema vestidos en forma tradicional, y son llamadas cartas de lectura. En la segunda serie se encuentran solo los dos últimos de cada poema, llamándose cartas de toma, carecen de ilustraciones y en letras más grandes figuran los dos últimos versos del Tanka. Cada partida se juega entre dos o más personas; cada jugador recibe 50 cartas, o si son cuatro veinticinco. Al jugar se colocan las cartas de toma frente a cada uno, y una tercera persona que desempeña el  rol de árbitro toma una de las cartas de lectura y recita los tres primeros versos. Los jugadores deben reconocer el poema y escoger, antes que su adversario, la carta que lo completa, llevando ventaja el que conoce los poemas de memoria y consigue completar el mayor número de cartas.

En las postrimerías de la época Edo, este juego significaba la diversión predilecta de las mujeres nobles, haciéndose aún más popular en la Época Meiji dónde se jugaba entre personas de distinto sexo vestidas elegantemente.

En la actualidad es uno de los juegos favoritos, que se practica especialmente en Año Nuevo y requiere no solo habilidad, sino también, una gran cultura y memoria. De esta forma casi se podría decir que los japoneses han aprendido a leer y escribir de los tanka del Ogura Hyakunin Isshu, al mismo tiempo que conocían lo mejor de la poesía japonesa.

En lo que atañe a los occidentales creo que debemos estar muy agradecidos con Fujiwara no Teika, por que cada poema guarda a tal punto el espíritu de la época Heian, que al leerlos un capullo de cerezo aún florece y se estremece en el alma.

En su posterior desarrollo, a fines del periodo Heian y en plena época Kamakura (1175-1333), el tanka derivó en el Renga, género que consiste en el encadenamiento de tankas producidos por varios poetas que reunidos escriben conjuntamente.

En su momento alcanzó gran popularidad, pero luego los versos tendieron ha hacerse muy largos, y se empezó a marcar la independencia entre las dos estrofas del Tanka hasta romper la unidad del mismo lo cual dio origen al tan conocido Haikai o Haiku. Para el siglo XV aproximadamente aparece el Haiku, breve género  poético de una sola estrofa, que presenta 17 sílabas  dispuestas en tres versos de 5-7-5, de tal modo que el Haiku presenta la estructura de lo que es la primera estrofa del Tanka, prescindiendo de los dos últimos versos de 7-7. El Haiku llega a su punto máximo de esplendor en el s.XVII, destacándose, entre otros grandes, el poeta Matsuo Bashô.

nota01_09

BIBLIOGRAFÍA

BERMEJO,J.M y HERRERO,T, Cien Poetas ,Cien Poemas. Hyakunin Isshu, Hyperión, Madrid, 2004

CABEZAS, Antonio, La literatura japonesa, Hiperión, Madrid, 1990

GERNET, Jacques , El mundo chino , tr.D.Folchs, Crítica , Barcelona ,1999

GOMEZ GIL ,A y CHEN Guan Fu, Antología Poética de la Dinastía Tang, Edad, Madrid, 1999

GUOJIAN,Chen, Poesía clásica china, Ediciones Cátedra, Madrid, 2001

HALL, Whitney, El Imperio Japonés, Siglo XXI editores, México, 1971

HANE, Mikiso, Breve historia de Japón, tr. E. Gómez Parro, Alianza Editorial, Madrid, 2003

KAIBARA, Yukio, Historia de Japón, Fondo de Cultura Económica, México, 2000

KEENE, Donald, La literatura Japonesa, tr. J. Bay y Gal, Fondo de Cultura Económica, México, 1956

KODANSHA, Japan. An Ilustrated Encyclopedia, Vol I, Kodansha International, Tokyo,1993

KODANSHA SASSHIN, Hyakunin Isshu, Kodansha, Tokyo 1963

KONDO, Agustín, JAPÓN. Evolución histórica de un pueblo (hasta 1600), Editorial Nerea, 1999

MASON,R.H.P y CAIGER, J.G, A History of Japan, Tuttle Publishing, Australia, 2004

MORRIS, Ivan, The World of the shinning prince.Court life in ancient Japan, Kodansha Internacional, U.S.A, 1994

RODRIGUEZ IZQUIERDO, F, El Haiku japonés, Hyperión, Madrid, 2001

SCARPARI, Maurizio, Grandes civilizaciones del Pasado. Antigua China, Ediciones Folio, Barcelona, 2005

SEIROKU;Noma, The arts of Japan.Ancient and Medieval, Kodansha International, Tokyo,2003

SHÔNAGON, Sei, El libro de la almohada, tr.A.Sato, Adriana Hidalgo editora, Buenos Aires, 2001

SUICHISATO, A History of Japanese literature, The Mc Millan Press, 1979

TREAT, P y SOPER, A, The Art and the Architecture of Japan, Yale University Press, London, 1981

TOTMAN, Conrad, A History of Japan, Blackwell Publishing, UK, 2005

 

FUENTES ELECTRÓNICAS

COOK, Lewis “Japanese Text Initiative” en www.lib.virginia.edu/japanese/kokinshu/intro.html.

McAULEY,Thomas “The Gosenwakashu”en www.shef.ac.uk/japan2001/gosenshu.shtml.


1 cf. Bermejo,J.M y Herrero ,T, Cien  poetas , Cien poemas .Hyakunin Isshu, p.10

2 cf. Bermejo,J.M y Herrero ,T,Cien  poetas , Cien poemas .Hyakunin Isshu, p.11

3 cf. Rodríguez Izquierdo , F , El Haiku japones.Historia y Traducción , pp.44 – 45.

4 Igarashi , Kokka no Tasei Oyobi Hattatsu , p.48 , citado por  Rodríguez Izquierdo , F , El Haiku japones.Historia y Traducción ,p.47.

5 Keene, D , La literatura japonesa , p. 35.

6 Keene, D , La literatura japonesa , p.36.

7 cf. Bermejo,J.M y Herrero ,T,Cien  poetas , Cien poemas .Hyakunin Isshu , p.37.

8 cf. idem pp.65.

9cf.idem pp.149.

10 cf. Idem p.131.

11 cf.Gernet,J , El mundo Chino , p.222-223.

12 Naka No Ôe y Fuyiwara Kamatari  se levantan contra el dominio de la familia Soga ,que estaba  eclipsando el poder del emperador .

13 El Código Taiho estaba conformado por las “Leyes generales” que abarcaban 11 libros y el “Derecho Penal” 6 libros .

14 Estos textos budistas eran a su vez transcripciones de los textos originales indios.

15 Se desempeñó en la corte como ayudante de menor rango de la emperatriz Sadako (976-1001).

16 Dama de compañía de la emperatriz Shôshi.

17 cf. Bermejo,J.M y Herrero ,T,Cien  poetas , Cien poemas .Hyakunin Isshu, p.227.

18 Idem., p.187.

19 Idem., p.51.

20 Idem.,  p.67.

21 Idem., p. 81.

22 cf. Sei Shônagon , El libro de la almohada ,p.13

23 cf. Bermejo,J.M y Herrero ,T,Cien  poetas , Cien poemas .Hyakunin Isshu , p.147.

24 Idem., p.157.

25 Idem., p.71.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas