Hay que empezar al revés. No sé si siempre, pero al menos sí en este caso.

Anne Fausto-Sterling finaliza su fascinante volumen citando a la activista cyborg Donna Haraway cuando dice “la biología es la continuación de la política por otros medios”.

Cuerpo sexuados es esto: un libro imprescindible para tiempos de combate biopolítico como los que vivimos.

Lo que autores como Foucault o Agamben proponen en sus obras (desde Vigilar y castigar a Homo Sacer) el título que nos ocupa lo analiza desde la ciencia dura, más específicamente desde la biología.

Fausto-Sterling es bióloga, feminista e historiadora de la ciencia. Hace algunos años causó cierto revuelo con su estudio Mitos del género. En esta obra, al igual de la que ahora reseñamos, Fausto-Sterling nos dejaba bien en claro que la ciencia jamás fue neutra ni menos aún inocente. Todo lo contrario: no existe ciencia que no sea política. Peor aún: biopolítica, directa o indirectamente.

Hace por lo menos quince años nos fascinamos con el imprescindible estudio de Jorge Salesi, profesor argentino en la Universidad de Pennsylvania, me refiero a Médicos, maleantes y maricas. Con él aprendimos que sería imprudente tratar de entender la literatura argentina lejos de la mentalidad científica de una época. La política estatal no deja de referirse a los modos de interpretar y poner en escena el conocimiento científico, coyuntura clave que modela una lengua y sus imaginarios, como dejó bien en claro Ricardo Piglia en novelas como La ciudad ausente.

Con esto quiero decir que la ciencia está presente en las artes en particular y en la cultura en general de un modo indeleble, aunque no siempre visible. Fausto-Sterling nos invita a un viaje temático sobre la historia cultural del sexo.

Cuerpos sexuados es un libro que perturba, como seguramente también sucede con Mutantes, del asimismo biólogo Armand-Marie Leroi. Sin dudas porque con total contundencia científica nos refrescan que todo lo que pensamos de la naturaleza lo adquirimos viciado de prejuicios culturales.

La biología es ideología, y la única manera de protegernos es adquiriendo materiales adecuados. Cuerpos sexuados lejos está de ser un libro de divulgación, pero nada impide que lo leamos como tal.

Posee ese beneficioso dualismo: Fausto-Sterling lo concibió como una intervención científico-cultural en su campo específico, pero además como un texto que informa sobre los últimos avances en la ciencia de conocer a nuestro cuerpo.

cuerpos sexuados

Título: Cuerpos sexuados
Autor: Anne Fausto-Sterling
Traductor: Ambrosio García Leal
Editorial: Melusina
528 páginas

 

 

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Mariela Buzzati

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas