Fui a ver esta obra convencido de asistir a la primera representación de un espectáculo más; pensé que se trataba del estreno de una comedia sobre algún tema ligero con un desenlace feliz.

Una vez ubicado en la butaca del teatro, cuarta fila a la izquierda, leo el programa y me entero que, el origen de la obra había sido un blog escrito por una mujer; eran las confesiones de un ama de casa, recopiladas luego por Hernán Casciari. Mirta Bertotti, de cincuenta y dos años de edad, con domicilio en Mercedes, Provincia de Buenos Aires, nos invita a desnudar alguna realidad desde el grotesco, y lo hace de la mano de Antonio Gasalla. Es humor sin anestesia; se expone con agudeza un cóctel de asuntos, por su naturaleza, son tan serios que merecen ser tenidos en cuenta.

antonio_gasalla_grupo

El núcleo, obviamente, es la familia; los ingredientes: la vida marital, las frustraciones, la desocupación, las carencias, los vínculos, los hijos, las adicciones, la orientación sexual, la decadencia, la crisis de valores, y algo más.

Ahora podría detenerme a criticar aspectos menores, como el sonido y alguna otra desprolijidad; pero prefiero poner el acento en el contenido y disimular los errores del debut.

Antonio Gasalla hace el papel de Mirta. Ella está casada y vive con su marido, junto a sus tres hijos adolescentes -dos varones y una quinceañera-. Integra también el grupo familiar, el suegro de la protagonista.

arton25381-b25f2

“¡Más respeto que soy tu madre1” –según se anuncia- “…nació para explicarle al mundo cómo son los argentinos de medio pelo”. Esta última expresión –pensada o antojadiza- me lleva a recordar conceptos y reflexiones de don Arturo Jauretche.

En El medio pelo en la sociedad argentina, el pensador destaca como fenómeno social un cambio en la estructura de la sociedad tradicional.

Jauretche hacía referencia a quienes intentaban aparentar más de lo que eran; quienes pretendían fugar de su situación real, tratando de imitar a otros que pertenecían a un sector social considerado superior.

Aquella realidad era otra, y otras las circunstancias. La aspiración pasaba, entonces, por el ascenso social.  Ahora, el asunto es ver cómo afrontar y superar las consecuencias de un descenso que parece inevitable.

Don Arturo Jauretche observa que, para los inmigrantes italianos, como así también para los españoles, la familia resulta ser más aglutinante que la nacionalidad; habla de la doble faz de estas familias –“la apariencia exterior” dada por el hombre orgulloso, arrogante y frecuentemente tiránico- y ubica del otro lado a la mujer, como eje vertebral de la familia. Jauretche cita frases populares acuñadas, tales como, “madre hay una sola” y “pobre mi madre querida”. Reconoce en la mujer una virtud conciliadora señalando que, así, “la vieja” adquiere la categoría de un símbolo unificante en las tendencias dispares que podrían disociar el hogar.

Este es el rol que cumple Mirta y que Gasalla rescata con talento. El actor hace del movimiento de facciones –que acompaña el texto- el cambio de ánimo y de clima que la obra impone al presentarse, la misma, como una serie de escenas que se suceden unas tras otras y que tienen, entre sí, cierta relación marcada por “el eje vertebral” de esa familia.

Print

Sobre El Autor

Ex funcionario de carrera en la Biblioteca del Congreso de la Nación. Desempeñó el cargo de Jefe de Difusión entre 1988 y 1995. Se retiró computando veinticinco años de antigüedad, en octubre de 2000, habiendo ejercido desde 1995 la función de Jefe del Departamento de Técnica Legislativa y Jurisprudencia Parlamentaria. Fue delegado de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) - Responsable del Área Profesionales- en el Poder Legislativo Nacional. Abogado egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la U.B.A. Asesor de promotores culturales. Ensayista. Expositor en Jornadas y Encuentros de interés cultural. Integra el Programa de Literatura de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Es secretario de Redacción de Evaristo Cultural, revista de arte y cultura que cuenta con auspicio institucional de la Biblioteca Nacional (M.M.)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas