El día que la Tierra se detuvo

Gillon, ganador del Gran Premio de Angoulême en 1982, nos presenta la que fuera tal vez su obra más personal. La superviviente, desarrollada entre 1985 y 1991 participa del mismo motor conceptual que impulsó obras como Watchmen o V de Vendetta, la guerra fría. Se trata de una distopía erótica y post-apocalíptica que narra la historia de Aude Albrespy, en principio, la única superviviente de un cataclismo atómico que ha barrido a la humanidad de la faz del planeta. La novela gráfica comienza cuando Aude emerge de las profundidades del océano, en las que quedó atrapada por el movimiento tectónico ocasionado por la hecatombe nuclear, mientras buceaba. El mundo al que emerge Aude es un mundo detenido en el momento de su destrucción. Los seres humanos han desaparecido, se han evaporado, pero el gesto de la civilización continúa en el automatismo inerte de los “cybers”. Elemento clásico de las ficciones futuristas, los Cyborg o robots aparecen en La superviviente, con una marcada estética vintage, como metáfora de un capitalismo anestesiado que supo anticipar con tediosa displicencia el fin de los tiempos.

Aude se refugia en un lujoso Hotel de este Paris automatizado, en donde conoce a Ulises, un mayordomo mecánico que se convertirá también en su amante.

descarga

Eros y Tánatos se amalgaman en la melancolía negra de Aude, que toma forma en el tedio y las prácticas sexuales estériles y autodestructivas, mientras que Ulises comienza a perfilar una autoconciencia que reflexiona, primero intelectualmente desde una ontología materialista y luego empíricamente, sumergiendo a Aude en un panóptico sadomasoquista.

b48eccc7ff2f4d5cbcb797939026d318PlancheA_10442extrait_la-survivante-integrale9782226175557_49782226175557_pg

Titulo: La superviviente

Autor: Paul Gillon

Traducción: Andrés Hispano

Editorial: Glénat

192 páginas

Sobre El Autor

Actualmente coordina el Centro de Narrativa Policial H.Bustos Domecq de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Fue hasta 2016 coordinador del Programa de Literatura de esa institución y editor de la revista literaria Abanico desde 2004. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas