Wes Craven, el afamado director y guionista que supo reformular el género de terror en los `80 y deconstruirlo en los `90, falleció ayer 30 de agosto, tras librar batalla contra un cáncer cerebral.

XX3

Wes Craven, fue uno de los promotores más lúcidos del terror cinematográfico. Entre sus logros está el haber creado a Freddy Krueger – uno de los monstruos más emblemáticos del siglo XX- y ser el talento tras el desarrollo de la franquicia Scream. Tenía 76 años y llevaba tres luchando contra la enfermedad. Falleció en su casa de Los Angeles y el anuncio, realizado por su familia, puso de duelo a los cinéfilos de todo el mundo. Las redes sociales no tardaron en rendir su tributo:

“Hoy el mundo ha perdido a un gran hombre, mi amigo y mentor Wes Craven. Mi corazón está con su familia. x”.

Courteney Cox

“Gracias por ser el hombre más amable, más caballeroso y uno de los más inteligentes que he conocido. Por favor, dime que hay otro giro a la trama.”

Rose McGowan

“Siempre he tenido el más profundo respeto por Wes Craven y su capacidad de llevar a sus fans a un emocionante paseo. Mis más cálidos saludos a sus seres queridos.”

Roland Emmerich

“Mi amigo Wes nos ha dejado demasiado pronto. Era verdaderamente un director de la vieja escuela . Me lo pasé muy bien dirigiéndolo[1]. Realmente voy a echarlo de menos.”

John Carpenter

“¿No fuimos afortunados de tener esa primera Pesadilla en Elm Street? ¿No fuimos afortunados de contar con Wes Craven?”

Joe Hill

“¡RIP Wes Craven! ¡Un pionero en el género!”

Joe Dante

“Cualquier fan del horror se despide de Wes Craven con el corazón encogido. Él le regaló tantos recuerdos a mi generación. Películas vistas a través de mis dedos.”

Leigh Whannell

“¿Cómo que se murió Wes Craven? ¿Estamos todos locos?”

Leonardo D´Espósito

“Hasta siempre Wes Craven. Me diste los sustos más lindos de mi vida. Freddy Krueger te llora.”

Diego Grillo Trubba

Maestro del Horror:

Wesley Earl Craven nació el 2 de agosto 1939, en Cleveland. Huérfano de padre a los 5 años, fue criado en un estricto hogar Bautista, se graduó de la Universidad de Wheaton en Inglés y Psicología y luego obtuvo una maestría en filosofía y Escritura en la Universidad Johns Hopkins. Enseñó brevemente Inglés en el Westminster College y fue profesor de humanidades en Clarkson College, donde se desempeñó como disc-jockey de la estación de radio del campus.

En 1972 estrena su primer film, La última casa a la izquierda (The Last House on the Left), que escribió, dirigió y editó. Centrada la narración en temas tan sensibles como la violación y la venganza, la película fue de una crudeza inédita para la época. Horrorizó a algunos espectadores al tiempo que se convertía en un éxito de taquilla.   En 1977 escribe y dirige Las colinas tienen ojos (The hills have eyes), film con el que logra un nuevo éxito, el que consigue replicar en 2006, cuando produce su remake, esta vez dirigida por Alexandre Aja. La nueva versión no sólo fue efectiva, sino que supo erigirse como una de las realizaciones más interesantes del género en la primera década del nuevo siglo, reavivando el terror atómico y aprovechando, tangencialmente, el furor del fenómeno zombie.

1982 marca un punto de quiebre en la filmografía del director. Craven comienza a alejarse de la sordidez de sus primeras producciones para comenzar a explorar los límites más cercanos a la cultura pop dentro del género. Escribe y dirige La cosa del pantano (Swamp Thing) basándose en los cómics de Len Wein y Bernie Wrightson. Iniciando de alguna manera el camino que lo llevaría a convertirse en un reformista del horror.

swamp-thing-movie-poster-1982-1020193570

En 1984 reinventa el subgénero del terror juvenil con el clásico Pesadilla en Elm Street (A Nightmare on Elm Street). Un asesino de niños -y presuntamente pedófilo- que queda libre de culpa y cargo por un tecnicismo legal en su arresto, es incinerado vivo por los padres de la comunidad. Convertido en un oscuro avatar del sueño, el perverso personaje vuelve en forma de pesadilla, para cobrarse  revancha en los hijos de sus verdugos. Quien muere en sueños, muere en el plano de la realidad. No hay otra forma de frenar al asesino que la vigilia, pero el sueño es inexorable.

En reiteradas oportunidades fue consultado acerca de la génesis de Freddy Krueger. Varios fueron los elementos mencionados como determinantes en la construcción del personaje. Por un lado una serie de artículos que el realizador leyó en el periódico Los Angeles Times sobre la muerte súbita de la etnia Hmong. En dichos artículos, se narraba cómo unas personas que vivían en el sudeste de Asia murieron mientras tenían unas pesadillas. Una de las víctimas era el hijo de un ingeniero, que rehusaba dormir debido a las pesadillas que tenía. Su familia estaba preocupada, ya que había estado varios días sin dormir, hasta que una noche se quedó dormido y lo acostaron en su habitación. Sin embargo, en medio de la noche lo oyeron gritar y al entrar en su habitación lo encontraron muerto. Según Craven: “Se realizó una autopsia, y descubrieron que no sufrió un ataque al corazón; había muerto simplemente por razones inexplicables. Encontraron en su armario una máquina para hacer café, llena de café caliente que había utilizado para mantenerse despierto, y encontraron además todas las pastillas para dormir que pensaron se había tomado; él las había escupido y las escondió. Me pareció una historia tan increíblemente dramática que estuve intrigado por ella durante un año, por lo menos, hasta que finalmente decidí escribir algo sobre este tipo de situación“.

El síndrome de muerte súbita inesperada, característico de la etnia Hmong, es atribuido en varias tradiciones folklóricas del mundo a los demonios del sueño y no sólo ha inspirado a Craven la creación de su personaje más memorable, sino que ha conquistado la imaginación de diversos autores. La española Dolores Redondo utiliza el motivo en una de las novelas de la trilogía de Baztán y la temática es abordada también en la serie Dr. House, en el capitulo titulado Body & Soul, episodio 18 de la octava temporada.

wes

Cierta memoria de infancia del cineasta, jugó también su rol en el nacimiento de Krueger. Una noche, cuando crecía en los suburbios de Cleveland, al lado de un cementerio en una calle de nombre Elm, escuchó unos ruidos y vio a través de la ventana a un hombre de aspecto tenebroso que estaba en la calle. El hombre lo miró directamente a los ojos, sonriéndole y Craven se escondió. Tras estar escondido en su cama, volvió a asomarse por la ventana y descubrió que el hombre seguía en el mismo lugar. Le contó a su hermano mayor y cuando éste bajó las escaleras para examinar, no había nadie en la calle. Según el director, “la idea de un adulto que era aterrador y disfrutaba asustando a un niño fue el origen de Freddy“.

No habiendo participado de la segunda entrega de la serie, imaginó y co-escribió en 1987 Pesadilla en Elm Street 3: Los guerreros del sueño (A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors), tal vez la más recordada de la franquicia luego de su debut. El film posee imágenes imborrables para toda una generación de espectadores (como la escena de Freddy titiritero) y profundiza en el cruce entre el terror y la comedia negra que terminaría siendo marca característica del director.

En 1988 recupera el zombie de la tradición vudú dirigiendo La serpiente y el arcoiris (The serpent and the rainbow), un film inspirado en el libro homónimo del antropólogo Wade Davis. El argumento se centra en la figura del antropólogo que viaja a Haití para investigar las propiedades farmacológicas de una droga, de gran efecto anestésico, utilizada por los lugareños en rituales de magia negra. En un clima de revolución social, el protagonista se enfrentará con un Gran Bokor de la religión Vudú y será sometido a la zombificación.

serpent_rainbow

Una década después de la creación de Freddy Krueger, tras seis películas y una serie de televisión, el personaje está muerto (Freddy’s Dead: The Final Nightmare -1991). Wes no ha participado en las últimas tres secuelas, pero 1994 le trae la oportunidad de deconstruir su creación y con ella todo el género. Escribe y dirige entonces La nueva pesadilla de Wes Craven (Wes Craven´s New Nightmare), nominada como mejor realización en los premios Spirit Awards de 1995. Robert Englund, Heather Langenkamp, John Saxon y el propio Craven se interpretan a sí mismos en el film, rompiendo la barrera de la ficción.

En 1996 alcanza un nuevo nivel de éxito con el lanzamiento de Scream. La película recauda más de 100 millones de dólares a nivel nacional, al igual que Scream 2 en 1997. Esta trilogía, plagada de citas e hipertextos a todo el género y a su propia obra, le servirá para reflexionar sobre la evolución del mismo, repensarlo y repensarse severamente y con humor.

Entre sus talentos estaba el tener un muy buen ojo para descubrir nuevos talentos. Johnny Depp debutó en la primera Pesadilla. Sharon Stone tuvo su primer protagónico en Deadly Blessing (1981). Le dio a Bruce Willis su primer papel destacado en un episodio de la versión de 1980 de The Twilight Zone. No fue sólo uno de los más talentosos realizadores del género de horror, se dedicó a reflexionarlo y fue uno de sus más apasionados defensores. Sus batallas en contra de la censura fueron antológicas. Actualmente se desempeñaba como productor ejecutivo de la nueva serie televisiva Scream para la MTV.

El miedo ya no será tan luminoso en la pantalla.

wes-craven

[1] Carpenter lo dirigió en el film Body Bags de 1993.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Damian Blas Vives

Actualmente coordina el Centro de Narrativa Policial H.Bustos Domecq de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Fue hasta 2016 coordinador del Programa de Literatura de esa institución y editor de la revista literaria Abanico desde 2004. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas