REGRESOS

Los recuerdos, como callejuelas estrechas y curvas cerradas; como laberintos; como puentes de piedra o de hierro, cubiertos por niebla.
Juegos erráticos de la memoria. Una evocación de imágenes persistentes; imágenes montadas, olores, sentimientos proyectados entre fisuras de la realidad.
La aldea, la escuela, el aula, el director, el bedel, el chofer y veinte voces, veinte preguntas. El primer relato de lo sucedido. Las camas de las casa vecinas y, sobre ellas, los muertos tendidos. Un desgarramiento.
Testimonios de familias enredadas en una guerra interna e infinita.
Voces cruzadas que componen un gigantesco cuadro de situación que cubre aquella dimensión al ritmo de la narración.
Es el ámbito de las miradas entre muecas e insinuaciones. Y es un pasado irremediable. Algo grabado más allá de la memoria de la guerra.
La incertidumbre es la trama y también un punto de encuentro con lo inherente al ser. Un dilema entre escapar hacia adelante o volver atrás para comprender que ya no hay nada detrás de la muerte, salvo ese revés de la trama.
Un debate entre el recuerdo y la existencia auténtica. Y una investigación sobre la memoria histórica de la muerte violenta, de la guerra y de la culpa.
Una apelación al pasado; un recuerdo que relampaguea.
Belleza, emoción y reflexiones. Música y poesía.
El recuerdo como impedimento.
Una mujer, una madre primero enceguecida y luego ciega. Una vida cubierta de tinieblas y un proyecto de muerte de cara, o de espaladas, a las altas cimas.
El hijo, entre un cambio de mundo, sin rastros árabes, y sus dudas.
Recordar los límites y volver a dibujarlos; desentrañar enigmas del pasado. Los recuerdos del recuerdo. La Torre del Aire. La tumba del padre; la línea de fuego, la del ´58.
Imágenes de santos; funerales y pésames. Usos y costumbres.
Puertas cerradas. La identidad. Indagar sobre el pasado.
La tradición; las grandes Casas; historias de familias-las esposas, ricas herederas; los varones, el silencio, mérito del hombre-. Ancestros y descendientes; el árbol genealógico, vicios y virtudes. Los clanes influyentes, el linaje, los jefes.
Las venganzas y la muerte del hermano del obispo, las motivaciones políticas. La guerra de las calles; una guerra escabrosa.
Un grito salido del alma; callejones y susurros. Y la llegada de los muertos, sus cuerpos apilados. Y a solas con los muertos que otros cuentan, una mujer desconocida.
El precio de la sangre derramada. El viaje de regreso al otro mundo y las fábulas, la del hijo de otros hombres, las biografías inventadas. Todo detrás de la masacre en una iglesia.

Paris, France. September 28, 2015. Jabbour Douaihy, writer, in his publisher's garden (Actes Sud). Photo: Antoine Doyen

Foto: Antoine Doyen

9788416142651

Titulo: Lluvia de junio

Autor: Jabbour Douaihy

Traducción: Jaume Ferrer

Editorial: Turner

277 páginas

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Luis Adrian Vives

Ex funcionario de carrera en la Biblioteca del Congreso de la Nación. Desempeñó el cargo de Jefe de Difusión entre 1988 y 1995. Se retiró computando veinticinco años de antigüedad, en octubre de 2000, habiendo ejercido desde 1995 la función de Jefe del Departamento de Técnica Legislativa y Jurisprudencia Parlamentaria. Fue delegado de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) - Responsable del Área Profesionales- en el Poder Legislativo Nacional. Abogado egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la U.B.A. Asesor de promotores culturales. Ensayista. Expositor en Jornadas y Encuentros de interés cultural. Integra el Programa de Literatura de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Es secretario de Redacción de Evaristo Cultural, revista de arte y cultura que cuenta con auspicio institucional de la Biblioteca Nacional (M.M.)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas