Con colores planos y una síntesis en la ilustración que recuerda a la gráfica del film Mon Onclé de Jacques Tati, Catarina Sobral realiza una parábola sobre el tiempo. Ese tiempo que pensamos infinito y  entendemos poseer cuando somos chicos y que se nos escapa entre los dedos cuando crecemos. Ese tiempo que, los que tienen suerte, saben recuperar a la edad de su retiro.

14

El narrador contrasta la vida cotidiana de su abuelo -con su jardín, sus paseos por el parque, sus clases de pilates y sus meriendas-,  con la de su vecino, el doctor Sebastián, que es arrastrado por el vértigo de un mundo cargado de seriedad pero, en definitiva, bastante ridículo.

miabuelo-imagenes-interiores

La autora juega con referencias culturales varias mientras realiza, con sutileza, una operatoria de desarticulación de la lógica de circulación, funcionalidad y sistema, imperante en la sobremodernidad que habitamos. Sobral recupera, con ojos de niño, la contemplación de la belleza y la vindicación del ocio creativo.

c7360b85042e73a52a5833ecc1a6701c

Una vez más, Ediciones Limonero, nos regala un libro álbum que vale la pena. Un estímulo para los más chicos y un llamado de atención para los adultos.

miabuelo-portada

sobralcatarina302_n

Título: Mi abuelo

Autora: Catarina Sobral

Editorial: Limonero

33 páginas

Sobre El Autor

Actualmente es el Director de Gestión Cultural de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Entre 2016 y 2020 coordinó el Centro de Narrativa Policial H. Bustos Domecq de dicha institución y antes fue Coordinador del Programa de Literatura y editor de la revista literaria Abanico. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas