-Guardia ¿algún movimiento?

-No, mi teniente, nada.

-¡Qué quietud! Si esto sigue así, ¿para qué nos enviaron?-exclamó con voz airada- Me devoran las ganas. ¡¿Para cuándo, carajo?!

Las palabras del bisoño oficial resonaron sobre el maizal, antes de ser dispersadas por el fuerte viento del otoño siberiano.

El breve diálogo confirmó mis sospechas. Atormentaba a mi superior que su bautizo de fuego no aconteciera en este conflicto. Lo había dicho cuando nos arengó al comienzo de esta misión: “A ningún soldado debe exigírsele vivir sin poner a prueba su valor en el frente. Eso es humillarlo”.

El Estado Mayor había decidido enviar aquí un batallón de infantería con el fin de custodiar estas tierras, caras a la familia real, cuando el frente de combate se desarrollaba a cientos de kilómetros de distancia.

Miré al teniente. Joven, apuesto, hasta diría coqueto, esperando el momento de entrar en acción, tan ansiado durante los años de estudios, y simulacros transcurridos en la Academia Militar del Zar. Su actitud, en un momento expectante y al siguiente impaciente, semejaba a la de un león frustrado por la fuga de las corzas con las que había planeado calmar su afán de caza y de sustento. Su psique, pensé, no soportaría que su carrera militar transcurriera detrás de un escritorio.

Entonces, ocurrió. Clavó sus ojos en los míos y, sumergiendo su diestra en la bandolera, extrajo un proyectil.

Imaginé lo peor, y decidí intervenir. No iba a permitirlo, me incorporé y di un paso hacia él.

Sin dejar de mirarme, sonrió y me señaló con su cabeza la entrada de su tienda. Con lo que yo creí una bala, comenzó a pintarse los labios.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Roberto Tchechenistky

Roberto Tito Tchechenistky nació en la ciudad de Buenos Aires y cursó su formación universitaria en la Facultad de Ciencias Económicas de la Univ. de Buenos Aires, graduándose como Licenciado en Administración. Se desempeñó en la misma Institución como Profesor Ayudante de la Cátedra de Lógica y Metodología de las Ciencias. Después de integrar distintos Estudios Profesionales de relevancia, se independizó para dedicarse a la consultoría y asesoramiento en organización y equipamiento industrial en la industria de la confección de indumentaria y textiles para el hogar. Comenzó a desarrollar su actividad literaria en el año 1999, dedicándose al relato corto y a la poesía, y también al estudio del lunfardo rioplatense, léxico que ha utilizado para redactar algunas de sus producciones.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas