Radiografía de la pampa fue publicado por primera vez en 1933, mientras que La cabeza de Goliat fue presentado en sociedad en 1940. Abrazados o repudiados con igual fervor, los dos ensayos han permanecido presentes, marcando un perfil de nuestro pensamiento. Celebramos entonces la nueva publicación que interZona ofrece de ambas obras en unas novedosas ediciones de lujo y ambas con prólogo de Christian Ferrer.

Estos ensayos pueden leerse como la interpelación a un proceso histórico que, más allá de las situaciones cambiantes, se reconoce inmutable en su estructura esencial.

En Radiografía... Martínez Estrada presenta una suerte de configuración sociológica que responde a su lectura e interpretación de la realidad nacional. El análisis adquiere la potencia de un pronóstico que hoy, a la luz del tiempo transcurrido, merece ser considerado con renovada predisposición.

La obra se presenta en seis partes que, naturalmente enganchadas entre sí, operan como guía de hechos sociales traducidos en fenómenos simbólicos. Un país ilusorio detrás de una promesa; de un querer tener que, finalmente, se inscribe en cruel realidad inadvertida; sudor y sangre. La soledad del poblador, la de ese intruso entrampado que sigue padeciendo frustración y nostalgia por aquella patria que ya da por perdida, mientras sus hijos nacen de un vientre ajeno a su idiosincrasia. Miedo y reacciones irracionales. En este primer ensayo, crítico y pesimista, Martínez Estrada confronta con una Buenos Aires que es “la llave”, es la vieja metrópoli, un foco de infección que corrompe y somete al interior. Así llegamos a la ciudad de Garay, a la ciudad de los próceres de Mayo, a la del terrateniente y el hacendado, a la del político y el agente de la banca internacional que negocia con La cabeza de Goliat: La hegemonía de Buenos Aires y el país anémico ¿Una capital desmedida?, ¿o el cuerpo entero mal nutrido? El interior visto como una tumba, como la necrópolis de las autonomías del régimen federal. Y Buenos Aires como fenómeno de sugestión y psicológico.

El sueño de la decapitación. Lo cierto es que tanto Bartolomé Mitre como Sarmiento vetaron leyes que pretendían trasladar la capital al interior del país. También, durante la presidencia de Raúl Alfonsín se aprobó por ley el Proyecto Patagonia que ubicaba a la capital federal en Viedma, pero todo quedó en la nada y así, en cierto modo, se confirma la lectura del autor sobre las “invariantes históricas”, aquellas que por su peso hacen que, no obstante eventuales situaciones cambiantes, no se altera la esencia de la estructura, eso que él mismo fijó en el diagrama, observando un orden previsible que permite avizorar consecuencias mediatas, en la continuidad de un extenso proceso histórico entendido como biografía cultural de un pueblo.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Luis Adrian Vives

Ex funcionario de carrera en la Biblioteca del Congreso de la Nación. Desempeñó el cargo de Jefe de Difusión entre 1988 y 1995. Se retiró computando veinticinco años de antigüedad, en octubre de 2000, habiendo ejercido desde 1995 la función de Jefe del Departamento de Técnica Legislativa y Jurisprudencia Parlamentaria. Fue delegado de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) - Responsable del Área Profesionales- en el Poder Legislativo Nacional. Abogado egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la U.B.A. Asesor de promotores culturales. Ensayista. Expositor en Jornadas y Encuentros de interés cultural. Integra el Programa de Literatura de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Es secretario de Redacción de Evaristo Cultural, revista de arte y cultura que cuenta con auspicio institucional de la Biblioteca Nacional (M.M.)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas