En el ya clásico El olor de la guayaba (esa larga conversación con su dilecto amigo Plinio Apuleyo Mendoza), Gabriel García Márquez reflexiona: “(…) … siempre he creído que el poder absoluto es la realización más alta y más compleja del ser humano, y que por eso resume a la vez toda su grandeza y toda su miseria. Lord Acton ha dicho que ‘el poder corrompe y el poder absoluto corrompe de modo absoluto.’ Este es por fuerza un tema apasionante para un escritor. (…) … la soledad de la fama se parece mucho a la soledad del poder. (…). La gran pregunta en el poder y la fama, sería entonces la misma: ‘¿A quién creerle?’”

la-medalla-de-oro

Aquello que plantea García Márquez y, concomitantemente, Luis Agustoni en La medalla de oro es una paradoja que no le va en zaga a las aporía eleáticas: alguien elegido, votado, acompañado –al menos en el sistema de la democracia representativa- por millones de sufragistas está asediado por un velo de irreductible soledad: la soledad del poder. El acierto mayor de la obra reside en que, de modo lúcido y deliberado, sortea el peligro de la predecible facilidad para desandar un terreno más arduo pero más fecundo: no recae en la crítica simplista y panfletaria a un presidente en ejercicio, sino que se repliega en una honda reflexión en torno al poder, delinea los caracteres de un hombre inequívocamente poderoso y radicalmente solo. ¿Qué es lo que se juega en esta dinámica de poder que plantea La medalla de oro?: las relaciones familiares del presidente (una relación con su hija que es tan ríspida como entrañable y que se mitiga con la presencia de un yerno que funciona como mediador de buena voluntad), la traición de los correligionarios, las decisiones fundamentales que oscilan entre dos polos que suelen presentarse en relación de angustiante oposición: la ética y la conveniencia.

La medalla de oro no facilita respuestas, sino que se remite a aquello que se aboca toda obra de arte: plantea los interrogantes necesarios a favor de una dirección y una puesta en escena que sostiene en todo momento la intensidad del texto, junto con interpretaciones que no le van en zaga.

afiche-la-medalla-de-oro-teatro-agustoni

LA MEDALLA DE ORO, de Luis Agustoni

Elenco: Luis Agustoni, Segundo Pinto, Paula Sáenz, Ricardo Levy, Belén Mazzinghi

Dirección: Santiago Rapela

Teatro El Ojo: Tte. Gral. Juan Domingo Perón 2115

Sobre El Autor

Dolores Alcira De Cicco nació en Buenos Aires. Se recibió de licenciada en Psicología en la UBA en 1977, se especializó en Coordinación de grupos terapéuticos en el Hospital Aráoz Alfaro, y allí mismo coordinó el primer grupo que se realizó con técnicas psicodramáticas en el año 1986. Se recibió de Psicodramatista en el Instituto de Martínez Bouquet. Fue docente en la Sociedad Argentina de Psicodrama (SAP), en la Universidad de Buenos Aires en la cátedra Teoría y Técnica de Grupos y en la Universidad de las Madres. Colaboró durante dos años en el centro del Dr. Eduardo Pavlosky, en el área de Adolescencia. Trabajó veinte años en el Hospital Álvarez, como psicóloga clínica especializada en Urgencias y en Consultorios Externos de Salud Mental atendiendo pacientes adultos y coordinando grupos terapéuticos con técnicas psicodramáticas, por lo cual recibió una mención especial por su trabajo publicado en el Congreso de Salud Mental en el año 2001. Dirigió y coordinó durante ocho años el curso de post grado de “Psicodrama: Nociones Introductorias”, en el hospital Álvarez. Realizó múltiples presentaciones en congresos nacionales e internacionales presentando talleres coordinados con Técnicas Psicodramaticas. En el año 2014 se recibió de Facilitadora en Constelaciones Familiares en el Centro Latinoamericano de Constelaciones Familiares. Actualmente se desempeña como supervisora clínica de psicólogos y atiende en su consultorio a pacientes adolescentes y adultos. Colabora en las críticas de cine y teatro junto al profesor Osvaldo Gallone en la revista Evaristo Cultural. doloresdecicco@hotmail.com Osvaldo Gallone nació en Buenos Aires. Es escritor y periodista cultural. Publicó los libros de poemas Crónica de un poeta solo (Botella al Mar, 1975) y Ejercicios de ciego (Botella al Mar, 1976); los ensayos La ficción de la historia (Alción, 2002) y Lectura de seis cuentos argentinos (San Luis Libro, 2012; Primer premio en la Convocatoria Nacional Cuento y Ensayo, 2010). Y las siguientes novelas: Montaje por corte (Puntosur, 1985), La niña muerta (Alcobendas, España, 2011; Primer premio a la Mejor Novela en el III Premio de Novela Corta, 2011), Una muchacha predestinada (V.S. Ediciones, 2014; Primer premio a la Mejor Novela V.S. Editores, 2013), La boca del infierno (Evaristo Ediciones, 2016). Ha ganado diversos premios literarios tanto en España como en Argentina. Y colaborado, como periodista cultural, en medios nacionales e internacionales. Coordina desde hace tres décadas Seminarios de lectura y crítica literaria. Actualmente colabora, junto con la licenciada Dolores Alcira De Cicco, en la revista Evaristo Cultural ejerciendo funciones de crítico de cine y teatro. osvaldogallone@hotmail.com

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas