(Reproducimos una vez más el texto publicado originalmente en el número 4 de Revista Seda con fecha de enero de 2007. Desde entonces la literatura coreana ha ganado presencia en nuestro mercado, no así la poesía sijo, que continúa siendo un género a descubrir. Esperamos sea esta nuestra humilde colaboración a tal objetivo.)

jeong_seon-chang-eui-mun

Los coreanos y su verso

El pueblo coreano se jacta de tener una de las historias y culturas más antiguas de Oriente. Así como los pueblos chino e indio tienen poemas y canciones que datan de tiempos antiguos, así también los tienen los coreanos. Hoy, sin embargo, subsisten sólo unas pocas migajas de la mesa de los escritos históricos concernientes a la antigua poesía de Corea.

“Cada año, en enero, la gente de Puyo mantenía una gran reunión para adorar al cielo. Esta era una ocasión de gala para cantar y bailar que duraba días. Este festival era llamado el Majigoot” (Festival de bienvenida al dios).

“En Ye, la gente bailaba y cantaba cada año en octubre para exaltar al cielo. Esta ocasión era llamada Hanbakchoom” (Danza en alabanza al cielo). “Siguiendo la siembra de primavera en mayo y la cosecha en octubre, el pueblo de Mahan hacía ofrendas al dios y luego disfrutaban de bailar y cantar día y noche”.

“El `pyunhanés´ también bailaba y cantaba, particularmente acompañado de instrumentos”.

Las de arriba son descripciones de la vida coreana en la antigüedad tomadas del Weishu, uno de los libros de historia más viejos de China, y Puyo, Mahan, Ye y Pyunhan son los nombres de estados tribales de la península coreana antes de la era cristiana.

Desafortunadamente, la antigua historia coreana registrada por los mismos coreanos desapareció hace mucho, y todo lo que queda ahora se encuentra sólo en el ya mencionado trabajo histórico chino. Como tal, el Weishu es el único registro histórico remanente de la antigua vida coreana. A pesar de la naturaleza indirecta de la introducción de Corea en ese trabajo, se prueba el hecho de que el pueblo coreano tenía verso en los tempranos días de su historia. De todos modos, lo que describe este libro chino con respecto a la antigua vida coreana en términos de canto y baile implica, tal vez, canciones y bailes que van un poco más allá de los ritos religiosos primitivos, como se encuentran en la historia de cualquier nación. Así que es innecesaria cualquier discusión sobre este tema aquí.

Antes de la era cristiana, el pueblo coreano desarrolló poemas líricos para el placer individual, sin mencionar las canciones y bailes chamánicos para la interpretación pública. Por ejemplo, Samkooksaki, uno de los dos libros más viejos de Corea, cuenta sobre la composición, en el 17 a.C., de “La canción del pájaro amarillo”, escrita por el rey de Koguryo, Yuri. También el pueblo de Silla disfrutaba de muchas canciones, incluyendo el tussori (“canción del país o la región”), y más tarde en ese mismo período el hyangka (que tiene el mismo significado que tussori), que fue el verso predominante que representaba a la actividad poética de ese próspero reino.

Kim Hong-do Old Monk under a Pine Tree

Origen y forma del sijo

Con una tradición poética tan larga como telón de fondo, el pueblo coreano, al final del siglo XIII desarrolló una nueva forma de poesía llamada sijo, una forma de verso métrico. Por supuesto, no fue llamado sijo al momento de su temprano desarrollo y, debido a la falta de registros confiables, su origen no es conocido. En otras palabras, no hay registros históricos disponibles sobre cómo y cuándo se compuso el primer sijo, y por quién.

Naturalmente, entre los estudiantes de la antigua literatura coreana las opiniones sobre el sijo son casi tan diversas como el número de académicos. Este autor es de la opinión de que la forma del sijo fue algo que se desarrolló espontáneamente sobre las base de las palabras de viejas canciones coreanas, del hyangka tradicional de Silla y las canciones populares de Koryo, las que al ser cantadas al acompañamiento de diferentes instrumentos de la época debían ser alargadas algunas veces, y acortadas otras. También es mi opinión que esta explicación del origen del sijo es razonable, pues en la forma del hyangka y del verso de Koryo se encuentran con frecuencia elementos similares a la forma del sijo. No sólo eso. Debe ser recordado que una regla general en el desarrollo de cualquier género literario es su concepción natural en las tradiciones del pueblo que desarrolla ese género.
También es un hecho que la forma del sijo se desarrolló sobre la base del lenguaje coreano. Un análisis de cerca de 2.000 viejos fragmentos sijo aún existentes revela el siguiente estilo general en términos de metro silábico:

 

Conteo de sílabas del sijo

(A) Estándar ideal

Primera línea

3

4

4 (o 3)

4

Segunda línea

3

4

4 (o 3)

4

Última línea

3

5

4

3

(B) Variantes que pueden ocurrir

Primera línea

2-5

3-6

2-5

4-6

Segunda línea

1-5

3-6

2-5

4-6

Última línea

3

5-9

4-5

3-4

Nótese aquí que el metro básico del sijo consiste de cuatro sílabas, o de cuatro palabras, ya que en el idioma coreano una palabra tiene sólo una sílaba. Por eso su forma básica es 4-4. El coreano es muy diferente al inglés y al chino, y no le da ninguna importancia a la tensión del sonido. Más bien pone énfasis en la longitud del sonido. Por lo tanto, el verso coreano, generalmente, no tiene rima, pero es regido por un número de sílabas, permitiendo así una cierta flexibilidad en la cantidad de sílabas, si bien en el caso del sijo la forma básica y el metro estándar es la agrupación silábica 4-4. El reconocimiento teórico de un cierto grado de elasticidad en cuanto al número de sílabas en una agrupación silábica proviene del hecho de que en la música el elemento tiempo en una blanca equivale al de dos negras, al de cuatro corcheas, o al de ocho semicorcheas. En otras palabras, dentro del tiempo requerido para recitar el metro estándar de cuatro sílabas, es posible la recitación de cinco o seis sílabas a un tempo más rápido.

Un sijo es básicamente una estrofa de tres versos (primero, segundo y último) y cada verso consiste de cuatro agrupaciones silábicas. Las formas estándar y variables de las agrupaciones se muestran arriba. Sin embargo, debe notarse que el primer grupo en el último verso es de tres sílabas y esto es invariable, marcando así la forma única del sijo. Usualmente, un sijo es anotado en tres o seis líneas. De todas formas, de acuerdo al contenido y significado, también puede ser anotado con un poco más de libertad con respecto al arreglo de las líneas, incluso a pesar de que su forma básica de tres versos y doce agrupaciones silábicas debe ser siempre preservada.

SejongbyDolmangFlickr-57a9cd365f9b58974a239302

El sijo de Koryo

A pesar de que el sijo, el singular verso métrico del pueblo coreano en su propia lengua, se desarrolló hacia el final del siglo XIII cuando la dinastía Koryo estaba en decadencia, fue recién mucho después que el sijo fue puesto por escrito por primera vez. Esto se debe al hecho de que durante ese período el alfabeto coreano aún no era una realidad. Fue en 1446 que el Rey Sejong, el cuarto monarca de la dinastía Yi, promulgó el Hangeul, el alfabeto coreano actual. Este rey inventó las letras necesarias para expresar el idioma coreano. Por consiguiente, el sijo de Koryo fue transmitido oralmente por un período de tiempo considerable para ser registrado hacia mediados del siglo XV. Como resultado de esto, las obras de muchos poetas koryo se perdieron con el paso del tiempo, y las que hoy permanecen, son una porción, probablemente una pequeña porción, del total. No sólo eso, también es muy dudoso que las existentes conserven sus palabras y formas originales. Sin embargo, no podemos más que recurrir a los versos coreanos clásicos que sobreviven hasta hoy cuando estudiamos el sijo de Koryo, haya conservado su forma original o no.

El sijo más antiguo del período Koryo preservado en la literatura histórica es el de Woo Tak (1262-1342). De todas formas, el poeta contemporáneo de Woo, Yi Jo-nyun (1269-1343) nos legó mejores trabajos. La siguiente es una traducción de una de sus obras realizada por Richard Rutt:

 

Pallid moom and pear blossom,

Midnight and the milky way –

Even the cuckoo

Tells my heart the news of Spring.

This feeling is like a sickness

It prevents me from sleeping.

 

Luna pálida y pera en flor

Media noche y la vía láctea

Incluso el cucú

Da a mi corazón noticias de la primavera.

Esta sensación es como una enfermedad

Que me impide dormirme.

 

Esta pieza es considerada una de los mejores versos de Koryo. Hoy en día tenemos la obra de poetas de Koryo como Sung Ya-wan, Choi Yung, Yi Saek, Won Chun-suk, Suh Kyun, Chung Mong-joo y su madre Yi Jon-o, y Kil Jae. Todas estas personas fueron o altos oficiales de gobierno o notables académicos de su tiempo. Considerando su status social y sus logros académicos, podemos fácilmente concluir que, en un principio, el sijo fue compuesto por (y fue muy popular entre) la clase alta de la dinastía Koryo porque, de acuerdo a los escritos históricos, tales académicos y oficiales se encontraban entre aquellos que desarrollaron el sijo.

sungsammoon

El sijo de la dinastía Yi temprana

Como ya mencionamos, el sijo era el verso del idioma coreano desde el mismo principio. De todas formas, su florecimiento aún debía esperar a la invención del alfabeto coreano en la era de la dinastía Yi temprana, aunque el primer verso sijo fue compuesto durante los últimos días de la precedente dinastía Koryo. A pesar de todo esto, una inspección de los poetas sijo de la era Yi temprana indica que eran mayormente de la clase alta, burócratas y académicos, como los compositores del verso sijo de Koryo eran de la misma clase, indicando que el sijo, en sus tempranas etapas de desarrollo, era el pasatiempo literario de la clase privilegiada. Así vemos que seis de los poetas más importantes del período Yi temprano fueron o primeros ministros o académicos famosos. Por ejemplo, Maeng Sa-sung y Hwang Hi eran ambos primeros ministros y Sung San-moon era un gran académico. Naturalmente, sus sijo están íntimamente relacionados con sus vidas públicas, siendo expresiones de sus opiniones con respecto a varios asuntos de estado de su tiempo. Sung Sam-moom cantó el siguiente sijo justo antes de su inhumana ejecución en 1456 debida a que se puso en el camino al trono de un ambicioso príncipe. La traducción al inglés es de Richard Rutt:
When this frame is dead and gone

What will then become of me?

On the peak of Bongnae San

I shall become a spreading pine.

When white snow fills heaven and earth

I shall still stand lone and green.

 

Cuando este cuerpo esté muerto e ido

¿Qué será entonces de mí?

En el pico de Pongnae-san

Me convertiré en un pino frondoso.

Cuando blanca nieve llene el cielo y la tierra

Aún me mantendré solo y verde.

 

Fue más de un siglo después de la fundación de la Corea Yi en 1392, de todas formas, que el sijo alcanzó su primer florecimiento tanto en cantidad de versos y en su estándar. Chung Chul (1536-1593) fue el gran poeta sijo de este período, aunque famosos académicos confucianos como Yi Hwang (1501-1570) y Yi I (1536-1584) también compusieron buenos poemas. Chung dejó 77 piezas sijo además de sus famosos versos largos.

 

Cut out my heart and make it a moon

Like that in the sky tonight,

Hang it, then, high and far,

In the ninety thousand league heaven.

Go, my moon,

Shine on the place where my dear lord lies!

 

Quítame el corazón y hazlo una luna

Como esa del cielo esta noche,

Cuélgala, entonces, alto y lejos,

En el paraíso de noventa mil leguas.

Ve, mi luna,

Brilla en el lugar donde descansa mi querido señor.

 

Esta es una de las canciones de Chung en honor al rey. Él nos legó muchos versos compuestos mientras se encontraba infeliz con su vida política. Un año antes de su muerte, en 1593, Corea sufrió una de las mayores tragedias de su historia: una invasión japonesa que devastó el país entero por siete largos años. Otra vez, en 1636, sólo 37 años después del retiro de las fuerzas japonesas, otra invasión devastó el país, esta vez de los Chi´ing del Norte, de China. Naturalmente, estas dos guerras ejercieron gran influencia sobre la poesía sijo.

 

nota_01_foto1

Invasión japonesa de Corea

 

Yi Soon-shin (1545-1598), Yi Hang-bok (1556-1618), Shin Heum (1566-1628) y Bak In-no (1561-1642) compusieron poemas sijo patrióticos durante la guerra con Japón, mientras que Kim Sang-hun (1570-1652), el Rey Hyojong (1619-1659) y Yi Jung-hwan (1633-1673) escribieron versos sobre la guerra contra Manchuria. De todos estos, Yi Soon-shin, el almirante más famoso de la historia coreana (que inventó el primer barco de guerra revestido de hierro del mundo, que dio vuelta él solo la marea en la guerra contra Japón al destruir a la flota invasora japonesa cerca de la costa sur, al este de Pusan) escribió la canción que sigue, que es hoy uno de los sijo favoritos del pueblo coreano debido a que es probablemente el mejor de este género de poesía marcial de todas las épocas. La versión inglesa, una vez más, es de Richard Rutt:

 

By moonlight I sit all alone

In the tower on Ham San Isle.

My sword is on my thigh,

I am beside myself with care;

From somewhere a shrill piping sound

Thrills and pierces my bowels.

 

A la luz de la luna me siento en soledad

En la torre de la isla Ham San.

Mi espada contra mi muslo,

tengo cuidado por demás;

De algún lado un silbido estridente

Estremece y perfora mis entrañas.

nota_01_foto2

Yi Soon-shin, retrato.

 

Pero, no importa que tan buenos sean los versos que escribió, el Almirante Yi era, de profesión, un oficial naval y el sijo no era más que el producto de un pasatiempo literario.

El poeta más importante del período anterior y posterior a las guerras fue Yoon Sun-do (1587-1671). A diferencia de Chung Chul, que escribió mayormente sijos políticos y morales, Yoon nos legó el sijo de la naturaleza y el humanismo. Sus obras incluyen 75 poemas sijo.

 

With a wine cup in one hand,

I sit alone, gazing at the distant hills.

My beloved appears!

More joyful could I be?

Even though she neither speaks nor smiles,

This is perfect joy.

 

Con un copa de vino en la mano

Me siento solo, observando las colinas distantes.

¡Mi amada aparece!

¿Podría ser más feliz?

Aunque no habla ni sonríe,

Esto es la felicidad perfecta.

 

La de arriba es una traducción inglesa de una de las obras de Yoon. Probablemente es la que mejor representa su amor por ambos, naturaleza y hombre. A él siguieron en la tradición de sijo de la dinastía Yi temprana Song Si-yul (1607-1689) y Nam Koo-man (1621-1711)

6-3ssirum-dancingboy

El sijo de la dinastía Yi tardía

En el siglo XVIII Corea fue testigo de un hito histórico en el desarrollo de su poesía única, el sijo, que fue la edición de dos antologías de sijo, las primeras en casi cuatro siglos de esta forma poética. Las obras son: Chunkoo-Yungun, compilada en 1727 por Kim Chun-taek, y Haedong-Kayo, editada en 1763 por Kim Jang-soo (tanto Chungkoo como Haedong significan “Corea”, y Yungun y Kayo significan ambos “canción” o “verso”). Ellas forman hoy el material de referencia más importante para el estudio del sijo coreano, aunque las obras de algunos grandiosos poetas lleguen a nosotros en su forma original. Estas dos antologías son de particular significado por el hecho de que no solo contienen las obras de su propio período, sino también las de generaciones precedentes.

El Chungkoo-Yungun contiene un total de 1.015 obras, mientras que el Haedong-Kayo contiene 883 poemas sijo en total, incluyendo las obras del mismo compilador, Kim Jang-soo, que suman 117. De acuerdo a estos libros, el sijo del siglo XVIII ya no era monopolio de las clases privilegiadas. Al pasar el tiempo, gradualmente se volvió popular entre los comunes, mostrando una gran diferencia de la situación de los períodos de Koryo tardío y Yi temprano. En otras palabras, durante los tres siglos que siguieron al desarrollo inicial del sijo en los años de decadencia de la dinastía Koryo, sólo personas de la clase alta como altos oficiales de gobierno y notables académicos pudieron componer estos versos métricos, como se mencionó antes, pero esta tradición se rompió con el paso del tiempo y en el siglo XVIII se volvió una realidad el hecho de que el pueblo común también disfrutaba del sijo. Los mismos compiladores de las dos antologías mencionadas más arriba eran comoners (comunes) y los cantantes poetas de esos días, que cantaban el sijo al acompañamiento de la música, como Kim Yoo-ki, Kim Sung-ki y Kim Woo-kyu, provenían también de familias comunes. De esta forma, el sijo de la dinastía Yi alcanzó su florecimiento completo en el siglo XIX, disfrutando de gran popularidad entre todo el pueblo. Bak Hyo-kwan y su discípulo, Ahn Min-yung, editaron la tercera antología de sijo de la era Yi en 1876. Esta obra, conocida como Kakok-Wolryu (literalmente significa “corriente principal de canciones”), contiene alrededor de 800 piezas sijo.

Como tal, por primera vez en su historia de 700 años el sijo coreano era disfrutado no sólo por los privilegiados, sino también por la gente común, incluyendo a las kisaeng. En verdad se convirtió en la forma de verso métrico única amada por todo el pueblo coreano. Lo que es más, el nombre sijo en sí mismo implica el significado “canción de Corea”, ya que “si” significa “este” o “Corea” y “jo” significa “música” o “canción”. Como se mencionó previamente, el sijo no era conocido por este nombre cuando se desarrolló, y aún queda por establecerse cuándo este nombre fue usado por primera vez para designar esta forma de verso, debido a la falta de evidencia histórica. Generalmente se acuerda, sin embargo, que el nombre sijo fue usado por vez primera hace aproximadamente 200 años por los músicos y cantantes que cantaban el verso.

Con semejante tradición detrás de sí, el sijo enfrentó un gran punto de inflexión cuando la corriente de literatura moderna, especialmente la poesía occidental, llegó a Corea a principios del siglo XX. Naturalmente, en términos de contenido, el sijo sufrió un desarrollo drástico, adaptándose a la tendencia poética moderna, y finalmente se generó el “sijo moderno”, en contraste con el “sijo clásico”, aún cuando la forma en sí vio poco cambio. Por supuesto, aparecieron muchos compositores de sijo moderno.

Además, los escritores de sijo de hoy liberaron al sijo de su forma tradicional de sólo una estancia con tres versos y doce agrupamientos silábicos e intentaron alargarlo a varias estancias sobre un tema. En otras palabras, usando a la primavera como tema, el sijo moderno puede abrazar tantas como diez estancias si la imaginación del poeta es lo suficientemente fructífera, porque no está confinado a la forma clásica tradicional de sólo una estancia.

Finalmente, el sijo es, básicamente, un poema corto y como tal, no sólo el poeta profesional sino también el lego pueden componerlo, si sólo tiene algo de sensibilidad literaria. El sijo también es fácil de entender, ya que es, en la mayoría de los casos, verbalmente simple y sencillo. Como tal, el sijo se ha desarrollado junto con la historia del pueblo coreano y continuará desarrollándose con él.

Artículo aparecido en Korea Journal, Volumen 4, número 4, de abril de 1964.

Traducido del inglés por Darío Seb Durban.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Lee Eun Sang

Lee Eun-sang (22/10/1903 - 18/09/1982) Premiado poeta e historiador. Dedicó su vida a revivificar y modernizar el sijo, forma de poesía tipica de Corea. Publicó libros sobre sijo y literatura coreana clásica, contribuyó con poemas de sijo moderno e investigaciones en diarios y revistas de Corea y el mundo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas