Con la muerte de Nicanor Parra la literatura latinoamerica comienza a despedirse de toda una mística que acompañó el Siglo XX. El ritual de la poesía cae como una hoja seca sobre la hojarasca de un tiempo donde la palabra tenía otra musicalidad. En este sentido el antipoeta chileno había golpeado el parche y su “exceso” fue acuñar un sello de corte radical para la poesía hispanoamericana. El país trasandino ya había dado a una Gabriela Mistral meteórica y a un Pablo Neruda revolucionario, ambos reconocidos con el Premio Nobel. Nicanor Parra, sin este mérito, se asemeja a Jorge Luis Borges, eternos señalados a la honra.

Podría decirse que Parra fue un poeta tardío; influenciado por Federico García Lorca, publica en 1937 Cancionero sin nombre. Recién en 1954, a su regreso a Chile después de haber completado sus estudios y especialización de matemática y física en Estados Unidos e Inglaterra, presenta Poemas y Antipoemas, una obra determinante y crucial para la época. Volvería con Versos de salón (1962),Canciones rusas (1967),Obra gruesa (1969), Artefactos (1972), Sermones y prédicas del Cristo de Elqui (1977), Nuevos sermones y prédicas del Cristo de Elqui( 1979), Chistes para desorientar a la poesía: Chiste parra desorientar a la policía (1983),Coplas de Navidad (1983), Poesía política (1983), Hojas de Parra( 1985) y Discursos de sobremesa(1997), entre otros.

Nicanor Parra_ el destacado antipoeta cumple 99 años

Parra pudo haber sido un científico que jugó con la poesía de tan modo que engañó a cualquier estilista. En Versos de salón castiga al género: “Durante medio siglo fue / el paraíso del tonto solemne./ Hasta que vine yo / y me instalé con mi montaña rusa. / Suban, si les parece. / Claro que yo no respondo si bajan / echando sangre por la boca y narices”.

También Parra fue un artista plástico disfrazado de poeta, una suerte Ian Hamilton Finlay, Marcel Mariën o Joan Brossa, personajes todos cercanos a los poemas visuales.

En 1960 Parra se acerca a Allen Ginsberg y a Lawrence Ferlinghetti, los monstruos del movimiento beatniks. Es otro poeta o el mismo científico con cara de rebelde. Es el Parra que con 96 años comienza una huelga de hambre en apoyo a los comuneros mapuches. Es el ecologista que no habla de arcoíris y primaveras floridas, sino de abandono y deforestación.

Transcurre el 2011 y recibe el Premio Cervantes que lo convierte en el tercer chileno en obtenerlo después de Jorge Edwards (1999) y Gonzalo Rojas (2003). Ya había sido reconocido en 1969 con el Premio Nacional de Literatura.

Sus últimos años de vida transcurren en su casa de la localidad costera de Las Cruces. Sin embargo,su muerte, que acontece en la madrugada, ocurrió en su hogar del municipio de La Reina, en Santiago.

En su ataúd se puede leer Voy&Vuelvo, el texto de uno de sus recordados artefactos.

Su sobrino Nano Parra a modo de despedida, jugó al mismo juego que su tío: “Su salud estaba un poquito deteriorada, con 103 años, qué más se puede pedir, falleció a causa de los años. Nada más, eso es todo. Lo vamos a despedir bailando y cantando como el quería”.

Fallece-el-poeta-chileno-Nicanor-Parra

Sobre El Autor

José María Gatti es psicólogo social, periodista e investigador.. Se especializa en la obra de Ernest Hemingway y colabora en distintas publicaciones del extranjero analizando la vida del escritor. En 2010 su bitácora www.lapipadehemingway.blogspot.com fue seleccionada por Technorati, el principal buscador automático de blogs, entre los 10 mejores blogs temáticos sobre Ernest Miller Hemingway. En el 2012 su cuento La leyenda del vino resultó finalista en el Concurso de Relatos Cortos Tinta, sangre y vino, organizado por las Bodegas Paternina (Logroño -España), con motivo del 55 aniversario de la visita del escritor a la bodega. En mayo de 2014 participó como ponente, con su trabajo Lo policial en Hemingway, del Cuarto Festival Azabache. Negro y Blanco, en Mar del Plata (Argentina). En setiembre, representó a la Biblioteca Nacional Mariano Moreno, en el V Festival Medellín Negro (Colombia) con su ponencia El sicariato colombiano en Argentina. Ha publicado Tres ensayos sobre arte latinoamericano (1980), En tren de charlas (1982), Hola Hemingway. Una mirada centenaria (1999), Ladrón de desalmados (2004), Gente de palabra (2005), La pipa de Hemingway (2008), Víctimas Inocentes (2013) y Carne en flor (2015).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas