Ricardo Piglia tenía 18 años cuando leyó In Ower Time. Estaba en Mar del Plata, se metió en una librería de viejos de la terminal de ómnibus, y en la mesa de saldos lo encontró. Esa misma tarde lo leyó sin descanso y se enamoró.

Ernest Hemingway publicó su obra a los 26 años, venía del periodismo y su estilo lo mostraba en cada línea.

¿Se puede hablar de un “estilo Hemingway”?. La respuesta es un sí rotundo. Más allá de todo lo dicho y buceado sobre su persona, tenemos que admitir que Hemingway, entre otros méritos, tuvo el coraje de plantarse y cambiar una modalidad, una forma cerrada de ser, un lenguaje oculto. Para lograrlo no recurrió al milagro, sino a algo tan simple como el trabajo. En su época, ser periodista era sinónimo de vago. Por diferencia, a un escritor se lo bautizaba de “bohemio”. Sin embargo, paradójicamente para sobrevivir, los “bohemios” se transformaban en “vagos” y los “vagos” en “bohemios”.

Hemingway nunca se alejó del periodismo. Su literatura es un claro ejemplo. Basta con leer La corta y feliz vida de Francis Macomber, El hombre que corrompió a Hadleyburgo o Cincuenta de a mil, para dejar abierta la inquietud y el deseo de meterse co otros relatos.

Esta publicación en castellano de En nuestro tiempo, traducida por Rolando Costa Picazzo, tiene otra protagonista: además de Ricardo Piglia, quien la prologa, se le suma la editora Daniela Portas. Es ella la que “cocina” la edición después que Piglia le confiesa: “El primer libro de Hemingway nunca se publicó en español; si lo publican yo escribo el prólogo.” Este desafío, con un Piglia enfermo, tuvo su coronación y la alegría de de contar hoy en las bateas, la obra temprana de Hemingway.

“Hem”  tenía bien en claro como manejar la situación para dominar el imaginario cultural de los Estados Unidos. Su narrativa, mal que les pese a los academicistas, tuvo la cualidad de satisfacer a un público que en su mayoría era el lector medio y, como ningún otro, logró llevarlos de las narices hasta su mundo, simple y lineal desde la estructura, despojado de artificios, veloz y violento, cercano a lo cinematográfico, profundamente tierno y melancólico, donde siempre está presente su testimonio autobiográfico.

“Papa” Hemingway fue tan hábil que él mismo vapuleó la condición del comunicador. Renegó de su pasado como reportero, pero no era ingenuo, sabía que del oficio había tomado todas las reglas y al igual que un mago sacaba de la chistera los pañuelos de colores.

Volver a leer estos cuentos me llena de placer, uno con la relectura rescata esa felicidad que el tiempo no desmorona. Me siguen emocionando Campamento indio, Gato bajo la lluvia, Río de dos corazones y Fuera de temporada. Todos con esa magia estilística que apuntaló a otros escritores.

Dice Piglia en el final de su prólogo: “Como tantos escritores, yo había buscando liberarme del falso estilo literario que ensombrecía la literatura argentina.  Mi experiencia con este libro me abrió las puertas de la experimentación narrativa. Por eso, celebro esta edición y la pienso como si fuera una deuda saldada.”

En nuestro tiempo

Autor: Ernest Miller Hemingway

Prólogo: Ricardo Piglia

Traducción: Rolando Costa Picazzo

Editorial: Lumen

 

 

Sobre El Autor

José María Gatti es psicólogo social, periodista e investigador.. Se especializa en la obra de Ernest Hemingway y colabora en distintas publicaciones del extranjero analizando la vida del escritor. En 2010 su bitácora www.lapipadehemingway.blogspot.com fue seleccionada por Technorati, el principal buscador automático de blogs, entre los 10 mejores blogs temáticos sobre Ernest Miller Hemingway. En el 2012 su cuento La leyenda del vino resultó finalista en el Concurso de Relatos Cortos Tinta, sangre y vino, organizado por las Bodegas Paternina (Logroño -España), con motivo del 55 aniversario de la visita del escritor a la bodega. En mayo de 2014 participó como ponente, con su trabajo Lo policial en Hemingway, del Cuarto Festival Azabache. Negro y Blanco, en Mar del Plata (Argentina). En setiembre, representó a la Biblioteca Nacional Mariano Moreno, en el V Festival Medellín Negro (Colombia) con su ponencia El sicariato colombiano en Argentina. Ha publicado Tres ensayos sobre arte latinoamericano (1980), En tren de charlas (1982), Hola Hemingway. Una mirada centenaria (1999), Ladrón de desalmados (2004), Gente de palabra (2005), La pipa de Hemingway (2008), Víctimas Inocentes (2013) y Carne en flor (2015).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas