Muchos antes que los gatos se apoderaran de internet, muros de Facebook, historias de Instagram, el norteamericano Carl Van Vechten les dedicó un intenso y extenso libro en el que intentó descifrar qué los vuelve tan especiales. Más que escribir un libro, Van Vechten les escribió una carta de amor.

Desde el comienzo,Van Vechten intenta destacar la individualidad de cada gato frente a una idea de cliché o un prejuicio global contra el animal, haciendo hincapié en lo ridículo del debate de tener que elegir quién es mejor, si es el perro o el gato, como si no se pudiera disfrutar de ambos.

El autor desglosa y examina la figura del gato en diferentes categorías, desde cada una de las cuales muestra las contradicciones que supone la figura felina en diferentes culturas a lo largo de la historia. Cada apartado cita decenas de anécdotas, escritos de ficción y leyendas que pintan un mosaico enorme y tratan de develar -o adornar- el misterio acerca de “estos tigres que comen de la mano”. A su vez, esta edición cuenta con dibujos originales de Krystopher Woods.

Más allá de los abordajes clásicos del gato como mascota, el libro expande el lugar del felino llegando hasta una concepción laboral del gato como el cuidador de la mercadería de lugares como carnicerías, verdulerías o dueños de papelerías, debido a sus habilidades como caza ratones, así como también cucarachas, mosquitos y otros insectos. Investiga cómo el lenguaje verbal es reemplazado por uno corporal, ya sea mediante golpes, los movimientos que adopta su cola o los sonidos que realiza. En el apartado la ley y los gatos, podemos encontrarnos con gatos acusados, culpables hasta herederos de fortunas. El libro se mueve entre esos dos vaivenes, el amor y la pasión por estos “tigres miniaturas” y el odio y la demonización, producto de su asociación con las brujas y ciertas deidades, pasando a trastornos como ailurofobia, que se caracteriza por sentir pánico a los gatos.

Hilaire Belloc dice en un momento: todo lo que hacen es malvado y todo lo que piensan es nocivo, y cuando yo me deshaga del mío (como pienso hacerlo la próxima semana, en una cesta), tengo primero que leer en un libro de estadísticas cuál es la zona más infame de Londres y lo dejaré allí, porque no conozco a nadie entre mis vecinos tan vil como para merecerlo de regalo”.

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. El gato, con sus propias contradicciones, sea, quizás, el que más se le parezca.

Título: El Tigre En La Casa, una historia cultural del gato
Autor: Carl Van Vechten
Traducción: Andrea Palet
Dibujos de: Krystopher Woods.
Editorial: Sigilo
328 páginas

Sobre El Autor

(Buenos Aires, 1986) Trabaja en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Participa en RASTROS: Observatorio Hispanoamericano de Novela Negra y Criminal. Dogo (2016, Del Nuevo Extremo), su primera novela, fue finalista del concurso Extremo Negro. En 2017, Editorial Revólver publicó Cruz, finalista del premio Dashiell Hammett a mejor novela negra que otorga la Semana Negra de Gijón. Es hincha de George V. Higgins, Donald Ray Pollock, Edward Bunker, James Sallis, David Goodis, Raymond Chandler, Jeff Nichols, Kike Ferrari, Leonardo Oyola, James Crumley, Ben Affleck, Daniel Woodrell, Taylor Sheridan, Vern Smith, Newton Thornburg, Jason Aaron, RM Guera, entre otros.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas