Una vez más ediciones Pípala acierta de lleno con un título cuidado artísticamente que puede disparar distintos niveles de lectura.

Con guión de Giovanna Zoboli y arte de Mariachiara De Giorgio, Profesión: Cocodrilo presenta una historia que recuerda a los viejos cortos animados de la Warner en los que el perro pastor y el coyote fichaban sus horarios de trabajo antes de a dar rienda suelta a sus instintos en una realidad normativizada.

 

El libro álbum nos muestra al señor cocodrilo arropado en su cama, con antifaz de dormir y piyama, soñándose a si mismo en el corazón de la naturaleza. Tras el aseo y el desayuno -ya vestido de calle- el señor cocodrilo sale a una urbe congestionada, asfixiada de rutina y de malos modos, en la que conviven animales antropomórficos con humanos. Compra su almuerzo y un ramo de flores y se dirige en subte a un destino incierto. Lo vemos ingresar en un club o un parque, regalar las flores a la recepcionista y dirigirse después a una especie de vestuario en donde parece prepararse para ingresar en un sauna que termina siendo el habitáculo para cocodrilos de un jardín zoológico.

 

Una fábula divertida y estupendamente ilustrada que puede interpretarse también como una metáfora sobre el deseo, la rutina y la alienación. Esa primera viñeta en la que el señor cocodrilo sueña con un pantano natural, parece resignificarse terminado el recorrido habilitando una serie de preguntas sobre la naturaleza y la naturalización, sobre el lugar de cada uno en la sociedad y, fundamentalmente, sobre el peligro de dejar anestesiados ciertos llamados.

Sobre El Autor

Actualmente coordina el Centro de Narrativa Policial H.Bustos Domecq de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Fue hasta 2016 coordinador del Programa de Literatura de esa institución y editor de la revista literaria Abanico desde 2004. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas