Tengo que confesar que no había leído nada de Emmanuel Guibert a la hora de adentrarme en las páginas de Martha y Alan, el tono devocional tiene que ver con la magnitud de esta novela gráfica. En sus páginas Guibert retoma los recuerdos de Alan Ingram Cope, con los que ya hubo trabajado en anteriores colaboraciones: La guerra de Alan, que narra la participación del personaje en la Segunda Guerra y La infancia de Alan, en la que genera un fresco de época de la Gran Depresión. Desconozco si el señor Cope realmente se cruzó alguna vez con el autor o si es una mera invención de este, pero me queda claro que, para quien se acerque a las páginas de Guibert, será un personaje de carne y hueso.

En Martha y Alan una vez más estamos en la California de la década del 30, marcada por la diferencia de clases y de posibilidades resultado del Crack de la bolsa. Guibert nos sumerge en las entrañas de una América blanca y protestante para narrar, con infinita sensibilidad y una dosis importante de melancolía, la historia de un amor imperecedero y malogrado, como corresponde a todo amor eterno.

Alan y Martha se conocen a los cinco años y no tardan en hacerse amigos inseparables, con el paso de los años y de las experiencias el vínculo entre ambos se afianza hasta la prematura orfandad de Alan. Con el segundo matrimonio de su padre nace la distancia que sentencia el fin de la relación. Ya de muchacho, llamado a enlistarse en el ejército Alan trata de recuperar ese vínculo que dejó un vacío tan grande en él…

Guibert abandona, en esta ocasión, la viñeta para explayarse en frescos que ocupan en toda su amplitud la doble página. Entre pasteles, claroscuros, carbonillas y lo que pareciera ser fotografía intervenida, el autor explora la profundidad emocional del relato apelando tanto a la síntesis como al preciosismo, con un estilo que toma elementos tanto del paisajismo como del ukiyo-e.

Una obra recomendable tanto para los cultores del noveno arte como para aquellos que aún no han experimentado las posibilidades de este.

Título: Martha y Alan

Autor: Emmanuel Guibert

Traducción: Julia Osuna Aguilar

Editorial: Salamandra Graphics

116 páginas

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Damian Blas Vives

Actualmente coordina el Centro de Narrativa Policial H.Bustos Domecq de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Fue hasta 2016 coordinador del Programa de Literatura de esa institución y editor de la revista literaria Abanico desde 2004. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas