Una historia de cercanías y distancias. De imposiciones y rebeldías. De culpas y arrepentimientos.

Ensenada, zona de riesgo. Una amenaza; gente presa y gente huyendo. Una historia de ausencias. De miedos, de fantasías y fantasmas. De vencedores y vencidos.

Hay que irse de acá”. Para intentar volver, aunque en pendiente, por el carril de los recuerdos.

Un hijo por nacer y una novela por parir. Una mujer que teje a la par de Brizuela. Trama, urdimbre. Un marco para entrelazar hilos que se mantienen en tensión, con cabos sueltos que se irán atando.

Secuencias sonoras y signos acompañando anécdotas que giran alrededor de una realidad política. Un contexto social que determina la textura del lenguaje. Varias voces y una mirada principal, la de una niña entre tantos pecados de inexperiencia. La ingenuidad del sentido común a temprana edad, y los vicios de la razón en el discurso adulto, de cada lado. Una historia en la que las mujeres de tres generaciones resultan atravesadas por el hecho histórico que representa aquel punto de inflexión, de partida y de llegada al primer intervalo que aguantaría el peronismo. Un movimiento que, desde sus primeros pasos, dejó marcas en todo y en todos, pero muy claramente en las mujeres.

Un quiebre en lo cotidiano, en la intimidad familiar. Una red de personajes; una encrucijada.

Varios caminos, el Blanco, el Negro. Los caminos cortados. Y el de La Muerte; y el de regreso.

La ilusión de las certezas al tiempo de “comprender”.

El ser nacional, los inmigrantes y “la resaca social de cien naciones”. Finalmente, ¿la identidad?

Leopoldo Brizuela nos acerca a un pueblo que mira de reojo el peligro encarnado en el “otro”, en tantos semejantes. Y nos permite sentir; ver, oír, oler.

Un abanico de sentimientos, de imágenes, de sonidos. Fastidio, furia rencor, odio; también amor incondicional. Iglesias en llamas; aviones de “leales” y de “contreras”; la casa cerrada, el taller, la quinta, el varadero. Paisajes, muchos de ellos castigados. Truenos, bombas, voces y silencios.

Olor a petróleo, a pólvora, a pan caliente, a tostadas, a verdín, a tabaco de pipa, a pis… Sensaciones. Música y marcha del pueblo de Perón. De Evita. La muralla caída.

Toda una construcción literaria sobre otra construcción, precaria, la de la memoria que, como tal, podemos armar y desarmar tantas veces, hasta reconocer que apenas conservamos algún recuerdo, del recuerdo, de ecos y siluetas; en este caso, entre secretos de familia y algún mensaje a descifrar.

Título: Ensenada. Una memoria

Autor: Leopoldo Brizuela

Editorial: Alfaguara

264 páginas

Sobre El Autor

Ex funcionario de carrera en la Biblioteca del Congreso de la Nación. Desempeñó el cargo de Jefe de Difusión entre 1988 y 1995. Se retiró computando veinticinco años de antigüedad, en octubre de 2000, habiendo ejercido desde 1995 la función de Jefe del Departamento de Técnica Legislativa y Jurisprudencia Parlamentaria. Fue delegado de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) - Responsable del Área Profesionales- en el Poder Legislativo Nacional. Abogado egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la U.B.A. Asesor de promotores culturales. Ensayista. Expositor en Jornadas y Encuentros de interés cultural. Integra el Programa de Literatura de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Es secretario de Redacción de Evaristo Cultural, revista de arte y cultura que cuenta con auspicio institucional de la Biblioteca Nacional (M.M.)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas