Entre el 11 de julio y el 26 de agosto y el marco de las celebraciones por los 120 años de amistad entre Argentina y Japón, pasó por nuestro país la muestra itinerante de muñecas de la Japan Foundation que desde 2007 recorre los museos del mundo. Figuras de oración, personificaciones del amor fue el subtítulo que portó la exposición que tuvo lugar en el salón Ortiz de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno.

Japón cuenta con una larga tradición de muñecas representativas de las diferentes regiones y costumbres del país. Cada figura tiene su propio significado y propósito y está profundamente conectada con la vida cotidiana de la época y el lugar que simboliza.

Existen antiguas tradiciones japonesas como el Hina Matsuri (Festival de las Niñas) que han fomentado esta cultura única de las muñecas. Sin embargo, la apreciación de Japón por las muñecas va más allá y ha dado lugar a la creencia de que ellas no son sólo juguetes para niños, sino también obras de arte para exhibir y admirar. Los artesanos utilizan métodos y técnicas tradicionales para la creación de estas piezas únicas y es posible ver que muchos artistas contemporáneos están creando muñecas japonesas originales y exclusivas para el mundo del arte decorativo. Las muñecas japonesas se caracterizan por sus rostros serenos y de delicadas expresiones. Esto se logra esculpiendo cuidadosamente la capa exterior de la concha de ostra pulverizada con la que se realizan las caras. Son decoradas con llamativos trajes de colores, inspirados en los ricos y pomposos vestidos antiguos.

La inauguración de la muestra  fue una de las últimas actividades públicas realizadas por el director Alberto Manguel antes de su retiro por afecciones de salud.

Hina Ningyo (Muñecas del festival de las muñecas)

En Japón, el 3 de marzo cada año, las familias con hijas celebran el Hina Matsuri o Festival de las Muñecas. Este hermoso festival es una costumbre tradicional que data de hace unos mil años. En este día, cada familia elije un número de muñecas colocando una pareja de muñeca Hina, masculina y femenina, en la parte superior de la exhibición, como signo de su oración por la felicidad de sus hijas jóvenes.

Arriba: Ishōgi, Shinnō-Kazari: Muñecas Imperiales. Los atuendos de las muñecas están basados en los atuendos y la vestimenta de la familia imperial del periodo Heian.

 

Gogatsu Ningyo (Muñecos para el festival de los niños)

Muñecos para el Festival de los Niños. El Festival de los Niños, equivalente al festival de las muñecas del 3 de marzo, es llamado Tango No Sekku (Festival de la Bandera), o simplemente Festival de los Niños y se celebra el 5 de mayo. Las familias con hijos varones exponen juegos esplendidos de armaduras en miniaturas y figuras de guerreros vestidos con atuendos tradicionales, y ofrecen plegarias para que sus hijos crezcan fuertes y sanos.

Arriba: Uijin, Toko-Kazari: La primera batalla del guerrero. Una muestra de Gogatsu Ningyo. La gallarda figura representa un joven guerrero que va a participar en su primera batalla.

 

Noh Ningyo (Muñeco de Noh)

El Teatro Noh, que tiene sus comienzas en el periodo Muromachi, es una de las más grandiosas formas de arte tradicional del Japón. En el Noh los actores usan máscaras y elaborados disfraces conforme danzan.

Arriba: Hanagatami: cesto de flores. De la obra de Noh del mismo título. Esta figura de una mujer joven que sostiene un cesto de flores está buscando a su amante.

 

Oshie Hagoita (Raquetas con pinturas en relieve)

Los diseños son cortados de un papel grueso y envueltos en seda que contiene algodón, o en piezas de otro tejido. Se añaden entonces diferentes rasgos y colores y los varios elementos de la pintura (Oshie) son combinados y aplicados a la Hagoita.

Arriba de izquierda a derecha: Shiokuni: sacando a agua a la orilla del amor. Megumi Noh Tatsugoro: el jefe de bomberos Tatsugoro. Shibaraku: espere un momento.

 

Oyama Ningyo (Muñecas de Kabuki)

Estas muñecas retratan los estilos y modas de las mujeres japonesas, particularmente sus peinados y brillantes vestimentas, tal como aparecen presentados en el mundo del kabuki.

Arriba: Oiran: cortesana. Vestida con un espléndido kimono, esta cortesana, de la más alta categoría, se abre paso por Yoshiwara, la principal zona de diversión de Edo.

 

Hakata Ningyo (Muñecos de Hakata)

Los muñecos de Hakata, que están elaborados en el área de Hakata, en Kyushu, y son representativos de los muñecos de arcilla de Japón, son conocidos particularmente por sus hermosos colores.

Arriba: Dohyo Iri: un yokozuna. Luchador de sumo de la categoría de gran campeón, realiza un espectacular ritual antes del combante.

 

Gosho Ningyo (muñecas del Palacio Imperial)

Muñecas elaboradas con cabezas grandes y piel blanca, que sugieren la dulce apariencia de niños pequeños.

Arriba: Haihai: Gateando. Este niño recién nacido está empezando a gatear.

 

Muñecas que representan las costumbres del Japón

Muñecas que muestran a niños japoneses en varias actividades.

Arriba: Buriburi: Durante el periodo Edo (1603-1868), los niños realizaban un juego el día del año nuevo en el que utilizaban un mazo de madera (Buriburi) para golpear una pelota. Este muñeco representa a un niño tirando del mazo.

 

Muñecas creadas por artesanos modernos

En Japón, las muñecas son una forma mu valorada de artesanía artística. Las exhibiciones de muñecas son un aforma de competición donde los artesanos exhiben sus más finas técnicas.

 

Arriba: Hatsu Sekku: Primer festival de los niños, por Yoshiko Hara. Esta entrañable escena muestra a una madre y a su hija preparando una muñeca con gran esmero para la celebración del primer Hina Matsuri (Festival de las Muñecas)

Arriba: Mukashi-mukashi: Érase una vez, por Kuni Omori. Este adorable bebé dormido es Momotaro, el Niño Durazno, héroe popular de un cuento folklórico de Japón, convertido a posteriori en uno de los héroes nacionales:

 

Kokeshi Ningyo

Muñecas Kokeshi tradicionales: Las muñecas Kokeshi, conocidas por su simplicidad y colores brillantes, son hechas utilizando técnicas japonesas de torneado para madera. Ellas se dividen en dos clases generales: la kokeshi tradicional y la kokeshi creativa. La kokeshi tradicional es un arte local practicado en las regiones del noreste originado en la época más reciente del periodo Edo. Las muñecas kokeshi tradicionales son además clasificadas de acuerdo con la ubicación de los talleres donde son elaboradas, como la serie Naruko, la serie Tsuchiyu y así sucesivamente. Las muñecas de tales series tienen sus propias características y diseños especiales. La técnica usada en la manufactura de estas muñecas ha sido transmitida de maestro a discípulo hasta el día de hoy.

Muñecas Kokeshi creativas: La kokeshi creativa es una artesanía que ejercita la libre imaginación de un artista individual. Después de la segunda guerra mundial estas muñecas se trabajan usando técnicas originales de grabado y horneado y son apreciadas como extraordinarias obras de arte.

 

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas