ALENTADOR Y PREOCUPANTE

Once historias amparadas bajo un título que, lejos de parecer aleatorio sugiere, y con razón, alguna  oscuridad de los enigmas entendidos, no como acertijos sino, como una invitación a comprenderlo todo, interpretando las partes reservadas, lo encubierto más allá de lo explícito; pero sin perder de vista que hay enigmas que solo encuentran respuesta en depósitos de una fe, no siempre religiosa.

En estos cuentos, el hecho de volver accesible las cuestiones planteadas, en virtud de cada historia, dependerá, entonces, de quien encare la lectura y, posiblemente, tendrá que ver con su experiencia personal, con su eventual participación en determinadas vivencias parecidas; con lo sentido y, tal vez, padecido, o con la habilidad que proporciona una observación acertada.

Ahora bien, la creatividad de la autora en la composición de situaciones, algunas extremas y todas enmarcadas en una misma propuesta de literatura interactiva, bien merece la concurrencia, además, de nuestra imaginación al tiempo de la lectura. Lo enigmático, no resulta excluyente de lo abierto y potencial, más aún tratándose de una obra cuyo registro informal, despojado de toda ritualidad, se presenta inmerso en estructuras simples, y a la par de una expresividad adecuada, sin caer en ningún grado de pobreza léxica.

La mujer, entre sorpresas y permisos; entre deseos y mandatos; entre culpas y miedos. Entre vínculos y entre pulsiones.

Las mujeres, entre tensiones y tendencias. Entre intimidades y libertades. Entre la vida y la muerte. Entre conflictos; entre ellas. Entre madres e hijas. Entre secretos; entre pérdidas y ganancias.
Y, algunas de ellas, como Inda Ledesma, en Los días que me diste, ante el dilema de ser o estar.

El libro, entre tantas más cosas, desde el erotismo y la sensualidad, nos toma la temperatura social. Y es alentador y preocupante.

Título:  El mar de noche

Autora: Adela Sánchez Avelino

Editorial: INDIE Libros

170 págs.

Sobre El Autor

Ex funcionario de carrera en la Biblioteca del Congreso de la Nación. Desempeñó el cargo de Jefe de Difusión entre 1988 y 1995. Se retiró computando veinticinco años de antigüedad, en octubre de 2000, habiendo ejercido desde 1995 la función de Jefe del Departamento de Técnica Legislativa y Jurisprudencia Parlamentaria. Fue delegado de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) - Responsable del Área Profesionales- en el Poder Legislativo Nacional. Abogado egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la U.B.A. Asesor de promotores culturales. Ensayista. Expositor en Jornadas y Encuentros de interés cultural. Integró el Programa de Literatura de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Se desempeña en el Centro de Narrativa Policial H. Bustos Domecq. Es secretario de Redacción de Evaristo Cultural, revista de arte y cultura que cuenta con auspicio institucional de la Biblioteca Nacional (M.M.)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas