Añoranza. Evocación de un tiempo espiritual, como un llamado a revivir interiormente.

Recuerdos e implicaciones. La memoria, la mirada. Y un cambio de ubicación.

Un viaje; el observador que visualiza las huellas del pasado, con idea de acercarse, de aproximarse y apoderarse de un tiempo transcurrido, tal vez marchito. “El tiempo de una linterna mágica”.

“Los juguetes y los dolores de la infancia”. Candor. Inocencia. Blancura.

 

Y el momento preciso, el del instante. El mismo instante y todos los instantes. El estadio del espejo.

Punto de luz y aparente oscuridad. Fotos de la nevada. La apariencia exterior. Lo blanco y negro.

Alegría y lejanía. Dilatación y contracción del corazón. Latidos; “pulso de la tarde”. Atardecer.

 

Un paisaje natural observado desde otro paisaje, el cultural. Y otra memoria súbita, otra burbuja, otro límite, otro ritmo y, otra vez, otro tiempo. La eternidad y el silencio; la pena y el misterio.

Una conexión; acción, espacio y magia. Una percepción. Sensaciones, emociones, sentimientos.

Otoño y lápida. Árboles, pájaros y nidos. Niños que duermen y viejos que despiertan.

El cantar de los nibelungos; el punto débil. Las walkirias deleitando con su belleza.

 

“el ritmo interior de las imágenes”… “la prueba de soledad en el paisaje”.

 

Y aquí se asoma el poeta japonés, Kobayashi Issa; “Un mundo de dolor y de pena”. Y sus frases:

“Las flores de cerezo que tanto me embelesaron desaparecieron de la tierra”

“Cubierto de mariposas el árbol muerto florece”.

 

 

Y, ahora, cerramos esta breve reseña de Ritornelos, de Arturo Carrera, transcribiendo su página 27.

 

“Y se acerca, se desnuda con todo su desparpajo,

es un sueño en plena calle, nadie lo sostenía,

excepto yo: inferior a su belleza, y nos penetra

con su emoción. A la luz de las lámparas,

que en Malmö están contra las ventanas sin cortinas

como para iluminar el mundo,

 

…vi una especie de sangre o florecillas, malvones

o verbenas sobre un adoquín ensangrentado.

 

Las mismas verbenas que en el campo hacían

con sangre el rulo y con perfume la armonía.

 

aquí son el teatrito petrificado de la desesperación.

Que también allá en el campo venía con el viento.

 

Para que nos fuéramos en ellas.

Para que yo fuera feliz.”

 

 

Título: Ritornelos

Autor: Arturo Carrera

Editorial: Audisea

82 págs.

Sobre El Autor

Ex funcionario de carrera en la Biblioteca del Congreso de la Nación. Desempeñó el cargo de Jefe de Difusión entre 1988 y 1995. Se retiró computando veinticinco años de antigüedad, en octubre de 2000, habiendo ejercido desde 1995 la función de Jefe del Departamento de Técnica Legislativa y Jurisprudencia Parlamentaria. Fue delegado de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) - Responsable del Área Profesionales- en el Poder Legislativo Nacional. Abogado egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la U.B.A. Asesor de promotores culturales. Ensayista. Expositor en Jornadas y Encuentros de interés cultural. Integró el Programa de Literatura de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Se desempeña en el Centro de Narrativa Policial H. Bustos Domecq. Es secretario de Redacción de Evaristo Cultural, revista de arte y cultura que cuenta con auspicio institucional de la Biblioteca Nacional (M.M.)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas