Titans demostró en su primera temporada que podía realizarse una serie televisiva basada en cómics superheroicos sin adaptaciones forzosas al formato amable de la TV norteamericana. Ese toque Diff´rent Strokes que tienen series como The Flash o el efecto soap opera de series como Arrow o Smallville.

La primera temporada de Titans fue oscura, violenta en las escenas de confrontación física, erótica en las escenas de sexo. Fue coherente en la trama para los espectadores sin formación comiquera pero abundante en referencias y simbología para el lector avezado.

Uno de los puntos fuertes de la serie es que no dudo en insertarse de pleno en el universo DC, rico en historia y en personajes, sin verse en la necedad ni en la necesidad de tener que explicar cada uno de los recovecos del mismo.

De buenas a primeras nos encontramos con un Dick Grayson (Robin) tratando de superar los conflictos con su mentor y ahí aparece entre líneas el universo batmanita en su apogeo. Luego se suma al equipo Garfield Logan, más conocido como Changeling o Beast Boy, y ahí aparece de invitada la Doom Patrol. Con Donna Troy, Wonder Girl, llegan las amazonas y del resto se van soltando pistas.

Incluso los mismos Titanes tuvieron una encarnación anterior y, entre flashbacks y referencias, se narra vida pasión y muerte de ese primer equipo.

La primera temporada nos había dejado en un lugar difícil, todos los personajes que formaron parte del arco narrativo terminan confrontando con su primera gran amenaza, el demonio padre de Raven: Trigon. Que aparece en el capítulo final, para decepción de los espectadores conscientes del personaje, representado por Seamus Dever.

LLUVIA DE SPOILERS

Lo primero a señalar en esta segunda temporada es que solucionan tal fiasco mostrando el verdadero aspecto del querido villano.

Una vez superada la prueba de Trigon la saga toma un rumbo mucho más cercano al hombre murciélago, ya que Grayson negocia quedar a cargo de la “readaptación” de su homólogo lelo, Jason Todd (el Robin que todos deseamos ver muerto una y otra vez) a cambio de que Bruce Wayne, interpretado por Iain Glen, le ceda el usufructo de la vieja Torre de los Titanes, ubicada en el corazón de San Francisco.

Es aquí en donde el pasado vuelve para saldar deudas con el viejo equipo, cuando Slade Wilson/Deathstroke (Esai Morales) aparece en escena buscando a su hija, Rose Wilson, la nueva pupila adoptada por Dick para el equipo.

Paralelamente, el buen Dr. Arthur Light (Michael Mosley) se fuga de prisión dejando tras de sí un reguero de cadáveres que indican su intención de vérselas una vez más con nuestros héroes. Y un extraño mensajero trae noticias de Tamaran a Koriand´r: Llegó la hora de asumir el trono de su pueblo.

Y a todo esto, los tres primeros capítulos aun nos adeudan la llegada de Conner Kent/Supeboy y la aparición de Aqualad (ambas sugeridas en el trailer de la temporada)

Con Geoff Johns en la trastienda creativa Titans se posiciona como punta de lanza de un universo que aún puja por nacer en las pantallas.

Sobre El Autor

Actualmente coordina el Centro de Narrativa Policial H.Bustos Domecq de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Fue hasta 2016 coordinador del Programa de Literatura de esa institución y editor de la revista literaria Abanico desde 2004. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas