Conocido en su Japón natal como compositor de más de 100 partituras cinematográficas, incluido Los siete samurais, y reconocido por Takemitsu como una de sus influencias más formativas, Humiwo Hayasaka buscó combinar elementos comunes del canto gregoriano occidental y oriental, similar a las melodías del Gagaku. 

Humiwo Hayasaka junto a Akira Kurosawa

Humiwo Hayasaka nació el 19 de agosto de 1914 en Sendai, una ciudad en la parte noreste del continente japonés. Su familia era rica, pero perdió su riqueza y en 1918 se mudó a Sapporo, la ciudad central de Hokkaido, la isla más al norte de las cuatro partes principales de Japón. El padre de Hayasaka amaba las antiguas obras de arte y su madre tocaba el piano. Comenzó a estudiar el piano y el órgano a la edad de catorce años, y pronto aspiró a ser músico. Cuando tenía dieciséis años, su padre abandonó a la familia, y su madre cayó enferma y murió al año siguiente, lo que obligó a Hayasaka a abandonar la escuela en 1932 y trabajar para mantener a su hermano y hermana menores, con trabajos en una lavandería y en una imprenta. A pesar de la pobreza continua, no abandonó la música. Practicó instrumentos, leyó partituras y libros de teoría, y comenzó la composición seria de la música antes de los veinte años. En 1934 formó el Shin Ongaku Renmei (Liga de la nueva música) con el futuro compositor Akira Ifukube y Atsushi Miura, para luego convertirse en crítico, estudiantes de la Universidad Imperial de Hokkaido, y realizó un concierto en Sapporo para presentar la música del siglo XX. Hayasaka tocó obras solistas de Satie en el piano y, junto con Ifukube en el violín, tocó Satie, Stravinsky, de Falla, Milhaud y Ferroud. En 1935 fue nombrado organista de una iglesia católica en Sapporo, viviendo en la iglesia y estudiando el canto gregoriano.

Influenciado por su padre, Hayasaka se interesó en el antiguo arte oriental, sobre todo en diseños con contornos confusos, colores oscuros en gradación completa y composiciones que hacen gran parte del espacio en blanco. También encontró el mismo sentimiento en el Gagaku, la antigua música imperial japonesa. El Gagaku se caracteriza por melodías delicadas que parecen no ir a ninguna parte, oscuras armonías y timbres, y formas indistintas. Mientras estudiaba el piano, Chopin, Debussy y Satie le intrigaron, en quienes encontró resonancias de Oriente. Encontró elementos comunes entre algo de música occidental y lo que consideraba japonés y oriental, mientras que en el canto gregoriano encontró muchos elementos de melodías orientales al estilo Gagaku. Expresó su visión de la siguiente manera: «Extrañamente, un santo cristiano que parecía un hombre oriental comenzó a tocar el armonio, sin decir nada. Me sorprendió que su melodía fuera ciertamente la del canto gregoriano, mientras que su armonía era japonesa, lo que yo había buscado minuciosamente día y noche. Su música fue única y nada se sintió fuera de lugar; la armonía, que era delicada, densa y fluida, apoyó la melodía del canto de una manera perfectamente natural «. Dado que tanto el canto gagaku como el gregoriano se derivan de fuentes extranjeras, Hayasaka llegó a creer que Oriente y Occidente estaban fundamentalmente conectados en sus orígenes. Su música, por lo tanto, se caracterizó por melodías flexibles, combinando libremente escalas tritónicas o tetratónicas encontradas en canciones infantiles japonesas, diversas escalas pentatónicas en canciones populares japonesas, música gagaku, kabuki y china, escalas heptatónicas como los modos dórico, frigio o lidio. utilizado en el canto gregoriano y escalas hexatónicas que unen escalas pentatónicas y heptatónicas.

Sin embargo, el amigo de Hayasaka desde la adolescencia, Ifukube, siempre trató de persuadirlo de que la música debería ser más distintiva y poderosa. Ifukube adoraba a Stravinsky y fue influenciado por el clima de Hokkaido, con su ambiente natural frío y salvaje, muy diferente al del centro de Japón, donde se fomentó el sentido de la belleza en matices más finos. En Hokkaido, Ifukube alimentó su propio anhelo de contrastes sorprendentes con los vínculos entre Japón y Europa, no en el canto gregoriano, sino en las canciones folclóricas eslavas salvajes. No estaba contento de que Hayasaka estuviera impregnado de una sensibilidad «continental», a pesar de haber crecido en Hokkaido. Hayasaka intentó acercarse a Ifukube, con el resultado de que su música a menudo sonaba como Debussy inclinándose hacia Stravinsky.

El debut oficial de Hayasaka fue en 1936, cuando su Preludio para dos himnos orquestales ganó un premio en la competencia de NHK para obras orquestales, y su pequeña pieza para piano, Nocturne, fue publicada en Europa y en los Estados Unidos por Alexander Tcherepnin. En 1938 Ancient Dance ganó el primer premio en un concurso de obras orquestales de compositores japoneses organizado por Felix Weingartner. La reputación de Hayasaka se estableció así en Japón. Weingartner intentó interpretar esta pieza en Europa, pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial lo impidió y provocó un desafortunado descanso en el intercambio musical internacional. El premio Weingartner trajo a Hayasaka a Tokio, donde fue invitado a escribir música para películas por Toho, una de las principales compañías cinematográficas de Japón. A partir de entonces, publicó muchas obras de conciertos, principalmente ganarse la vida con su música de cine. Después de la Segunda Guerra Mundial, formó Shin Sakkyokuha Kyokai (Asociación de Nuevos Compositores) con Yasuji Kiyose y Yoritsune Matsudaira. El joven Toru Takemitsu también se unió al grupo. Hayasaka continuó con el estilo antes mencionado hasta alrededor de la década de 1950, pero al ver que la música de Schoenberg y Webern, o Messiaen y Jolivet, se estaba volviendo popular en Japón, nuevamente comenzó a buscar nuevas direcciones. Renunciando al Gagaku y las melodías de canto, se acercó a la atonalidad, manteniendo su estética (ambigüedad, espacio y silencio, y melodías que parecen no ir a ninguna parte). En sus últimos años, comentó lo siguiente: «Se debe concebir un nuevo estilo de música oriental para competir con la nueva música occidental. Para ese propósito y como compositor japonés, quiero crear música que combine atonalidad y características japonesas». Sin embargo, a Hayasaka no le quedaba tiempo suficiente para poner en práctica sus ideas. Había sufrido tuberculosis desde 1942 y murió el 15 de octubre de 1955, solo cuatro meses después de publicar su suite sinfónica de cincuenta minutos Yukara, el comienzo virtual de su exploración del «nuevo estilo oriental». Además de las obras ya mencionadas, las obras importantes de Hayasaka incluyen: Movimiento en Metamorfosis para orquesta (1953), Pastorale of the Night (1938), Capriccio (1949), Cuarteto de cuerda (1950) y Suite en Siete partes (1952) (obras de cámara), 17 piezas para piano (1941) y cuatro canciones no acompañadas sobre poemas de Haruo Sato. También escribió música para más de 100 películas, que incluyen algunas de las mejores de la década de 1950, como The Seven Samurai y Rashomon de Akira Kurosawa, Chikamatsu Monogatari (The Crucified Lovers) de Kenji Mizoguchi y Ugetsu (Tales of Moonlight and Rain).

Sobre El Autor

Crítico, historiador del pensamiento. Nacido en Sendai en 1963, criado en Tokio. Graduado de la Escuela de Leyes de la Universidad de Keio, Ph.D. con especialidad es la historia del pensamiento político. Desde finales de la era Showa, ha sido crítico independiente de música, películas y la historia del pensamiento japonés moderno. Desde 2008, ha sido profesor asociado en la Universidad de Keio, Facultad de Derecho, y desde 2009, profesor asociado visitante en el Centro Internacional de Investigación para Estudios Japoneses. Es autor de "Ondo Gensogaku", "Onbu Natural History", "Classic Labyrinth Library" y coautor de "El pensamiento de derecha del Japón moderno", "El espacio de Akira Ifukube", "Historia de la música después de la guerra en Japón" y otros. En 2008, recibió el Premio Hidekazu Yoshida y el Premio Suntory de Artes y Ciencias.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas