La nuestra es una épica breve, de cabotaje; más cercana a la anécdota simplona que a las grandes gestas. Somos exigentes para los terceros, pero solidarios con nuestra propia pesadez: Recetamos palas, pero alquilamos reposeras.

No somos hombres de acción y Bizzio lo sabe. Sus ficciones están profundamente insertas en esta generación de “campeones del ocio”. Sus relatos, también los tres que conforman este volumen, abordan esta cotidianidad aplastante y funambulesca, imbricándola en algunos casos con un fantástico controlado, como si la propia tensión de lo que está contenido fuese condición sine qua non para el desborde. Es el caso de Iris y de Construcción.

Iris es un viaje a los recuerdos de infancia. Propone un modesto ajuste de cuentas con el pasado, una revancha nimia para apaciguar una pasión infantil, un amor incierto que en definitiva ni siquiera termina realizándose, por lo menos en el plano de lo real.

Construcción, por su lado, nos recuerda a algunos relatos del fantástico italiano. Esos cuentos de Buzzati o Calvino en los que el elemento fantástico queda subsumido al grotesco patrio imperante. Con el discurso del mediopelo en donde “una mano lava la otra” y con la tradición del “lo atamos con alambre”, Bizzio narra el levantamiento de una torre de babel del subdesarrollo. El equivalente distópico a “levantar una piecita al fondo”.

Por otra parte, profundamente onírico, el relato Conquista nos hace viajar entre realidades. De nuestra época a la de los reinos combatientes en la antigua China y enfrenta al protagonista de la historia con un artista bárbaro que, como el Wang-Fo de Yourcenar, puede pintar realidades habitables. En una escena de persecución el protagonista -un cobarde y acomodaticio desertor- persigue al pintor y a la doncella a esa realidad paralela del lienzo -la nuestra- para encontrarse con un barrio privado y su campo de golf; el bárbaro pertenece ahora a nuestra nueva elite de herederos semianalfabetos.

En cada relato el gesto fantástico se conjuga para pintar una realidad que no por absurda deja de ser nuestra, ni por modesta pierde su vértigo. Tal vez sea este vértigo, esta adrenalina que lejos de vindicar una opción de futuro es encausada hacia la nada sin perder potencia, lo que hace a la literatura de Bizzio tan adictiva.

 

Título: La conquista, Iris y Construcción

Autor: Sergio Bizzio

Editorial: Random House

128 páginas

 

Sobre El Autor

Actualmente es el Director de Gestión Cultural de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Entre 2016 y 2020 coordinó el Centro de Narrativa Policial H. Bustos Domecq de dicha institución y antes fue Coordinador del Programa de Literatura y editor de la revista literaria Abanico. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas