LO QUE LOS UNE Y LOS SEPARA

Cuentos de vínculos, simples y complejos; de escapes, de viajes, de oportunidades.

De paredes, de muros y murallas. De árboles, de enredaderas. De flores; de galerías cubiertas y descubiertas; de tinglados. De hoteles, de boliches, de bares y terrazas. De mesas junto a las ventanas. De vasos de agua, de Coca, de leche y de alcohol; también comunicantes.

De lo posible y lo imposible. De sombras; de lo nítido y la niebla; de las formas.

De mar y tierra, de playas, de orillas y de arena. De cabezas, siempre en movimiento; de manos expresivas. De sueños y pesadillas. De separaciones y suicidios. De rutas, de avenidas, de barrios y de calles. De novias, novios y amantes. De libros y lecturas. De paraísos y purgatorios. De miedos y de aplausos. De idas y vueltas; de entradas triunfales. De claves secretas.

De enlaces y desenlaces. De rumbas y de boleros. De manchas y de mapas. De velos y espesuras; de lluvia, de vahos y de bruma. De verdades y mentiras. De noches y de lunas. De ballenas; de revistas y documentales. De personajes con nombres o sin nombres. De mujeres y hombres; de chicas y muchachos.

De encuentros y desencuentros. De emigrantes, de exiliados, de refugiados; y de trabajos. De máquinas de volar; de dibujos del genio. De impulsos irresistibles. De sonrisas y de muecas.

De bocas, de párpados, de ojos. De cerca y de lejos. De verjas y portones. De puñados de billetes sobre las mesas.

De fotos de familia; y peligrosas. De relaciones prohibidas . De varados y varadas de distinta especie. De migas y migajas. De un lado y del otro. De besos y caricias; de recuerdos. De eternidades. De mujeres de verde; una hermosa; la otra espeluznante.

De pozos. De potencia e impotencia.

 

Y al final, la otra muerte; la muerte por encargo.

Lo que los une y los separa – a los personajes y a los cuentos –.

Los movimientos, las emociones, los deseos. Las vallas en el camino. Los repliegues del alma.

El libro es una cantera de imágenes y sensaciones, en el que lo visible es la intención en la acción; los gestos, los ademanes. Los colores, los olores, los sabores. Impresión y efecto. Planos y trazos. Gradaciones. Una composición armónica, cuya sonoridad retumba entre palabras, a veces mudas, invitando, a quien está leyendo, a pergeñar una clausura alternativa en cada relato. O, en su defecto, aceptar sin más, las sugerencias.

 

 

Título: Entrada al Paraíso

Autor: Miguel Loreti

Editorial: Grupo Editor Latinoamericano

Colección Escritura de Hoy

136 págs.

Sobre El Autor

Ex funcionario de carrera en la Biblioteca del Congreso de la Nación. Desempeñó el cargo de Jefe de Difusión entre 1988 y 1995. Se retiró computando veinticinco años de antigüedad, en octubre de 2000, habiendo ejercido desde 1995 la función de Jefe del Departamento de Técnica Legislativa y Jurisprudencia Parlamentaria. Fue delegado de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) - Responsable del Área Profesionales- en el Poder Legislativo Nacional. Abogado egresado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la U.B.A. Asesor de promotores culturales. Ensayista. Expositor en Jornadas y Encuentros de interés cultural. Integró el Programa de Literatura de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Se desempeña en el Centro de Narrativa Policial H. Bustos Domecq. Es secretario de Redacción de Evaristo Cultural, revista de arte y cultura que cuenta con auspicio institucional de la Biblioteca Nacional (M.M.)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas