EVA

1 Desde la puerta, como un muñeco de trapo moviendo las manos, gritando ¡hola, hola!, sin importar que las pocas personas adentro miráramos hacia afuera. Era mediodía del sábado. Dos o tres dando vuelta, y d...