COLINAS BALDÍAS

El padre de mi padre arruinó estas colinas y, mendigas al viento del invierno, se contrajeron como espaldas desnudas y azotadas, lunáticas, humildes, desvalidas. De sus parvos arroyos bebí un día y de s...