Seda

VINUSHKA

A Tito La voz en el teléfono era ronca. Meneaba una articulación sonora solo desbordada por la acústica de su propio eco a través del eje de las palabras y la distancia de los cables por dentro. O, solo mera...
Ir a la barra de herramientas