MARGARITA

El calor apretaba, ayudándole al mediodía a parir la siesta. En ese silencio pesado, a la sombra del sauce, los perros dormitaban. Margarita lo vio levantando polvareda al galope de su tobiano, acercándose p...

MI AMIGA, LA CABEZA

Hacía dos días que me había mudado a la casa del barrio privado, que fue nuestro remanso los fines de semana. Todavía no había comenzado a desembalar los canastos de la mudanza, que se amontonaban en la galería...

UN AGITADOR DE CERVECERÍA

Suelo preguntarme, a la luz de la lenta redacción de mi libro, si se justifica dirigir un esfuerzo de comprensión incluso hacia aquellos que, a la sombra de estos tiempos oscuros, crecen con la ciega pertinacia...

FIDELIDAD

–Lo único seguro en la vida son los cuernos y la muerte –me dijo mamá una vez que me vio dibujando corazoncitos en la agenda. Yo justo ese día había sacado un boleto capicúa, el número 25852, que me daba 22,...

SOMBRA

-1- Preguntó por el Capitán Alarcón. Los soldados de la Policía Militar, parroquianos del boliche, le dijeron que los tenía que acompañar a la Comandancia. Se dio cuenta que algo había fallado. Caminaban a pas...

MATER

Ella la vio llegar. Anselmo la había comprado y la traía, con caminar cansino, guiándola con una soga que le ajustaba el gaznate. El la había elegido en la Feria de Otoño y le contó que le decían “la colorada”....

LA ESPERA

–¿Me la ponés? – me preguntó un nena. Yo había estado leyendo una revista vieja que encontré en la mesita, un Gráfico, para distraerme un poco de la molestia que sentía en la boca. Levanté la vista. La nena ...

AQUELLOS OJOS VERDES

—No jodas. La orden es que cada uno haga su trabajo-, oíste vociferar desde la pieza. No te bastó, querías ver. Apoyaste las manos en el piso y te incorporaste con dificultad. No te animaste a juntar las pie...