NEGRO Y PEZ

 Entré en la confitería. Con un vistazo rápido ubiqué a Perla. Imposible confundirla. Me había advertido que siempre vestía de negro. Ese color la adelgaza, me dijo. Con un gesto instintivo acaricié mi talis...