80fe17bfbe4a11931ad3e8f5435270b2

LA VECINA

Decir que fuimos amigos sería exagerado. Que yo recuerde, Farías y yo nos hablamos tres veces nomás. La primera vez fue a finales del ´36, cuando me preguntó si conocía a un tal Gandulfo, que era un guapo en as...
noticia9515h

EL VUELO

Una voz agangosada rompió el zumbido de la cabina y me arrancó de mis meditaciones. –Excusez-moi, laissez-moi... eh... pasar al toillette? No pude evitar mirarlo con las cejas arqueadas, sé que lo hice. E...
00000471

LA SONRISA

Me adelanté y golpeé la ventanilla con el puño como si fuera una puerta cerrada. Desde el interior, su mano dibujó en el vidrio empañado una cara sonriente. Detrás de los puntos que eran los ojos, estaban sus o...
14631523182097

FIDELIDAD

–Lo único seguro en la vida son los cuernos y la muerte –me dijo mamá una vez que me vio dibujando corazoncitos en la agenda. Yo justo ese día había sacado un boleto capicúa, el número 25852, que me daba 22,...
depositphotos_2563660_l

EL GENOCIDIO

Más temprano esa semana la pileta de la cocina había comenzado a eructar burbujas oscuras y, cada tanto, a regurgitar los restos babosos y deshilachados de alguna comida ya olvidada. Al parecer, el sifón se enc...
3kseuiyqsg3

LA ESPERA

–¿Me la ponés? – me preguntó un nena. Yo había estado leyendo una revista vieja que encontré en la mesita, un Gráfico, para distraerme un poco de la molestia que sentía en la boca. Levanté la vista. La nena ...
paloma-956142_960_720

LA PALOMA

La penumbra se movió. Había permanecido acienagada durante toda la noche, pero entonces se movió con un movimiento simple y poco ostentoso. Él percibió el ambiente arremolinado en el ángulo de su visión antes d...
mitos_creatividad_1013

LA IDEA

Una vez me encontraba yo haciendo la siesta en un banco de la plaza, más por aburrimiento que por cansancio, cuando de repente algo me golpeó en la cabeza. Me levanté como un rayo dispuesto a putear de arriba a...
9492cccc-53a7-4f3e-9c77-6d7fcce4a083

DOS VECES

Dos veces lo vi llorar al viejo en toda mi vida. La primera fue cuando yo era un pibe, al lado del cajón de la nona. No le sóltó la mano en toda la noche, por más que de a ratos el cansancio y la tristeza lo ve...