elsa-morante

LA ISLA DE ARTURO | Elsa Morante

«Sus secretos le pertenecían solo a él. A sus silencios, sus alegrías, sus desprecios, sus tormentos nunca les busqué explicación. Para mí eran como sacramentos...» El hombre se llama Wilhelm; camina ensimisma...