LA HUIDA DE ASTOLFI

-¡No puedo más! ¡No veo nada. -No importa, tenemos que rajar. ¿No oís? Astolfi oyó las sirenas. Lo que necesitaba era ver cuántos policías venían en los carros, no oírlos. La sangre le bañaba la cara. Sentía ...