SALMO POR EL HOMBRE DE HOY

  Salva el hombre, Señor, en esta hora horrorosa, de trágico destino; no sabe a dónde va, de dónde vino tanto dolor, que en sauce roto llora.   Ponlo de pie, Señor, clava tu auro...