El pavo real de la India ha sido representado durante centurias incansablemente en la historia, el arte, música y danzas de la India. En el presente artículo publicado en la edición de Marzo de 2003 de la revista “India Perspectivas”, Samar Singh (Presidente de la World Pheasant Association en India) desarrolla varios aspectos del simbolismo del Pavo Real de la India, ave nacional y orgullo indiscutido de ese país.

Blue peacock mosaic sculpture in City Palace museum of Udaipur, Rajasthan, India

En 1963, por una disposición gubernamental, el pavo real de la India (pavo cristatus) también llamado pavo azul, fue adoptado como ave nacional de la India. El famoso ornitólogo ya fallecido Dr. Salim Ali me dijo en una ocasión que la elección había estado entre el pavo real de la India y la gran avutarda de la India, dos aves grandes, destacadas y típicamente indias. El asunto se debatió en el Consejo de la India para la Naturaleza y, finalmente, se seleccionó al pavo real de la India que se recomendó al gobierno, no sólo por su amplia distribución en el país, sino también por su larga asociación con la vida y la cultura del pueblo de la India. Por alguna razón, este último aspecto se da por hecho y, generalmente, no se tiene en cuenta que no hay otro país del mundo en el que los lazos entre el ave nacional y el pueblo sean tan antiguos y tan estrechos como en la India.

El pavo real se considera una criatura divina en la mitología de la India, especialmente como vahana (vehículo) de Kartikeya, hijo de Lord Shiva y comandante en jefe de los ejércitos de todos los dioses. También se dice que, en una ocasión, cuando los dioses tomaron la forma de diferentes pájaros, Devraj Indra (el dios de la lluvia) escogió la forma del más refinado, el pavo real, y desde entonces, cuando Lord Indra envía lluvia a la tierra, todos los pavos reales danzan de júbilo y de felicidad: una visión digna de ser contemplada y digna de los dioses. La relación entre Lord Krishna y el pavo real es, en verdad, legendaria: las plumas de pavo real siempre han adornado su tocado, conocido por la gente como el “mormukut” y se dice que Krishna danzaba como un pavo real para cortejar a su amada Radha y que cuando tocaba su melosa flauta los pavos reales bailaban al unísono con las gopis (amigas). Incluso en la actualidad los templos consagrados a Krishna lucen pavos reales en las entradas en lugares destacados. En el famoso poema épico Ramayana hay muchas referencias a estas aves. De la misma forma, un cuento folclórico budista jataka titulado ‘Mahamor’ (El Gran Pavo Real) cuenta cómo Gautama Buda era un pavo real dorado antes de nacer como ser humano. En la mitología budista el pavo real es un símbolo de compasión y vigilancia. El folclore y las leyendas budistas y jainas contienen numerosas referencias al papel y a la importancia del pavo real.

texto-06-imagen01

Pavo cristatus, nombre científico del “pavo real de la India”

Según los archivos de la historia de la India, los primeros vestigios relacionados con la Civilización del Valle del Indo datan de hace unos cinco mil años. Las excavaciones de Harappa, Mohenjo-daro y otras, prueban no sólo la existencia del pavo real en esa época, sino también algo que es más importante: el papel preeminente que la gente concedía a esta ave en aquellos momentos. Incluso había una creencia popular según la cual después de la muerte, el alma humana viaja a su morada celestial con la ayuda, y en forma, de un pavo real. Posteriormente, a través de la historia de la India, el pavo real ha recibido reconocimiento estatal de diferentes formas. Los gobernantes guptas y maurias otorgaron un rango especial a las especies e incluso criaron a estas aves en los jardines de sus palacios. El emperador Ashoka del siglo segundo antes de Cristo prohibió matar al pavo real para utilizarlo como alimento y algunos de sus edictos en piedra muestran al pavo real visiblemente. El famoso estupa de Sancho del mismo periodo también tiene imágenes del pavo real. Durante el periodo gupta del siglo quinto después de Cristo, algunas monedas se acuñaron con la imagen del pavo real y también fue un tema favorito del arte y de la arquitectura de esa época. Esa tendencia continuó de diferentes formas después, incluso durante el periodo medieval, cuando dominaban los gobernantes musulmanes. Por ejemplo, a los reyes tughlak les fascinaban tanto las plumas de pavo real que las adoptaron en el diseño de su emblema estatal y recomendaron su uso en diferentes lugares, incluido el tocado de los soldados. Por otra parte, se utilizaban, normalmente, ventiladores hechos con plumas de pavo real en las estancias de muchos gobernantes de todo el país, incluido el imperio mogol.

Imagen de un mosaico decorado con el pavo real (Imagen extraída de http://india.agnesscott.edu/Nicoline/Global_Awareness.html)

Imagen de un mosaico decorado con el pavo real

Las memorias de Babur, el primer emperador mogol, conocidas como Baburnamath, contienen una perspicaz e interesante relación de las aves de la India que comienza, convenientemente, con el pavo real. Babur describe al pavo real como “un ave espléndida y de bellos colores; su forma no se puede comparar con su color y belleza”. Sin embargo, el quinto emperador mogol, Shah Jahan, fue quien quizás rindiera el homenaje más grande al ave cuando se hizo construir, poco después de llegar al poder, el Trono del Pavo Real adornado con piedras preciosas. Fue una obra de arte única y fabulosa que se tardó siete años en terminar y que costó en aquella época varios millones; se conjetura que costó, al menos, dos veces más que el Taj Mahal. La impresionante estructura, adornada con joyas y piedras preciosas, tenía un baldaquín apoyado en doce columnas o pilares de esmeralda; en lo alto había pavos reales de gran tamaño, unos enfrente de otros adornados con piedras preciosas (rubíes, brillantes, diamantes, esmeraldas y perlas). Shah Jahan era consciente probablemente de que, según el folclore musulmán, el pavo real era el guardián original de las puertas del Paraíso y de que, según el mito persa, dos pavos reales, uno enfrente de otro a los dos lados del ‘Árbol de la Vida’, simbolizan la dualidad de la naturaleza humana. Durante un siglo más o menos, el Trono del Pavo Real se convirtió en el símbolo más prestigioso del poder y de la autoridad mogol y, aproximadamente, en el 1648, se llevó de Agra a Delhi, cuando Shah Jahan trasladó allí la capital. Después, en 1739, Nadir Shah invadió la India, saqueó Delhi y se llevó este maravilloso trono a Persia, junto con el resto del botín. Se supo que durante más de doscientos años estuvo en Teherán, pero después desapareció misteriosamente y no se volvió a encontrar. Ahora no es más que una leyenda.

Sin embargo, después de haber sido privados del trono original del pavo real, hasta que Bahadur Shah fue depuesto en 1857, se dice que los emperadores mogoles siguientes han utilizado un trono de plata que era, por supuesto, una mera sombra del original. Además, incluso durante la época del emperador Aurangzeb y, en cierto modo, en su honor, se construyó un exquisito trono de pavos reales dentro del fabuloso diorama que se construyó en Dresden, Alemania. Después, unos cien años más tarde, el rey Ludwig de Alemania encargó hacer un trono de pavo real, embellecido con tres pavos reales de esmalte de tamaño natural y situados en lugar visible.

texto-06--imagen03

Un pavo real y tres dioses de la India. Estatua de un templo hindú en Malasia.

Es evidente que la fascinación por el pavo real de la India se había extendido a otras partes del mundo hace unos siglos y que pasó a varios países de Asia, África y Europa en diferentes épocas, sobre todo a través de invasores y comerciantes. Hay relatos que indican que estas aves se encontraban en los jardines de los palacios de los faraones egipcios, de los emperadores romanos e, incluso, en los del legendario rey Salomón cuyo trono tenía atractivas imágenes de pavos reales. Cuando Alejandro invadió la India en el siglo tercero antes de Cristo, se llevó a Macedonia varios pavos reales de la India. En el arte primitivo cristiano, dos pavos reales, uno enfrente del otro, representan las almas de los fieles bebiendo de la Fuente de la Vida y había una creencia cristiana, atribuida a San Agustín, según la cual el pavo real simbolizaba la inmortalidad del alma, puesto que su carne no se descomponía. Incluso en China, el pavo real se consideraba como un símbolo de belleza, dignidad y de rango, llegando a convertirse en el emblema de los gobernantes Ming. En la época moderna, el pavo real de la India ha sido muy codiciado por varios parques zoológicos de diferentes países y algunas de estas aves también se encuentran en el Palais des Nations de Ginebra.

Como resultado de un patronazgo real continuado a través de los tiempos, se ha conseguido que el pavo real llegue a impregnar numerosas facetas de la vida y cultura del pueblo de la India desde épocas primitivas y ha adornado, literalmente, todo lo que se ha asociado con él. Esto está ampliamente demostrado en arte, arquitectura, pintura, obras en metal, obras en vidrio, joyería, adornos, artesanía, telares manuales, textiles, literatura, música, folclore y en las tradiciones de casi todas las regiones del país. Hay numerosos ejemplos para mostrar que, durante todas las épocas, la humanidad se ha sentido fascinada y se ha inspirado en esta maravillosa ave para expresar los más altos niveles de creatividad de múltiples formas y maneras.

Esta característica extraordinaria de ‘añadir valor’ es lo que convierte al pavo real en algo muy especial en la India. Se añade a esto el hecho de que es un ave que se conoce en todos los hogares de la India y los niños la conocen muy pronto en su vida. Quizás una razón sea que la literatura de la India en casi todas las lenguas y dialectos, comenzando por el sánscrito, está repleta de referencias al pavo, particularmente al pavo real, con términos adorables de una forma que ninguna otra ave o animal ha conseguido igualar. Lo mismo se puede decir del folclore, canciones y música de diferentes regiones de todo el país. Sin embargo, es notable que, incluso la lengua inglesa, no se haya visto libre de su alcance e impacto. Las expresiones ‘peacockish’ (que se pavonea) y ‘proud as a peacock’ (orgulloso como un pavo real) se utilizan a menudo aunque hay otras formas diversas en que el pavo real ha invadido el diccionario inglés y, una vez más, ‘añaden valor’ con significado. Por ello, tenemos colores que se llaman ‘peacock blue’ (azul pavo real) y ‘peacock green’ (verde pavo real), aves que se llaman ‘peacock bittern’  (avetoro pavo real), ‘peacock heron’ (garza pavo real) y ‘peacock pheasant’ (faisán pavo real), flores llamadas ‘peacock flower’ (flor pavo real) y ‘peacock iris’ (lirio pavo real), una ‘peacock butterfly’ (mariposa pavo real), un ‘peacock beetle’ (escarabajo pavo real), una ‘peacock moth’ (polilla pavo real), e incluso un tipo de ‘peacock ore’ (mineral pavo real) y un tipo de ‘peacock coal’ (carbón pavo real). También está el bien conocido ‘peacock dance’ (baile del pavo real) que es, esencialmente, una forma de cortejo pero que también significa el papel que desempeña el hombre del tiempo en el que se confía y que anuncia la llegada del monzón año tras año, y que se granjea las simpatías del ave por razones obvias.

La popular Danza del Pavo Real. (Imagen extraída de http://www.freewebs.com/oonalee/srilanka/srilanka.htm)

La popular Danza del Pavo Real.

Otro atributo extraordinario del pavo real de la India es la impresionante capacidad que tiene de adaptación. Pertenece a la familia de los faisanes, de los que hay 17 especies en la India, lo que significa un tercio del número total de las 51 especies de faisanes en el mundo. Todas ellas son, esencialmente, aves de la jungla y de la montaña. Mientras que el pavo real de la India prefiere los montes bajos como hábitat y se encuentra por todo el país, es la única especie de faisán que es capaz de adaptarse fácilmente a los seres humanos y se encuentra a gusto cerca de zonas habitadas e, incluso, urbanas. Este es otro factor que ha facilitado su larga e íntima asociación con el pueblo de la India.

Debido a su impresionante atractivo, junto a su habilidad de adaptación, el pavo real de la India es, claramente insuperable e incomparable. No hay otra ave que pueda reivindicar esta posición de la triple ‘A’. Real y resplandeciente, a pesar de ser corriente y plebeyo, es una categoría aparte, un verdadero símbolo de la India con toda su belleza y esplendor de color. Con razón es el ave nacional de la India.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Samar Singh

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas