20531405.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Una mujer y una niña miran el horizonte apoyadas en la baranda de eslora de un barco. Se trata de Ikuko y su hija, Momo Miyaura. Ambas intentan superar la muerte de Kazuo, esposo y padre. Acaban de abandonar Tokio para instalarse en Shiojima, una de las islas del mar interior de Seto, en donde se hubo criado Ikuko y donde aún tiene familia. Momo carga con una carta que su padre dejara inconclusa antes del accidente que le quitara la vida, la misma consta tan solo del encabezado: “Para Momo”… De repente tres almas cruzan el umbral y caen cual gotas de mercurio sobre la pequeña Momo; son tres espíritus guardianes que, a partir de ese momento estarán ligados con la niña y asumirán la forma de tres Yokais salidos de un viejo Kibyōshi[i] para cumplir su misión.

241131.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

 

Luego de 7 años de trabajo artesanal, Una carta para Momo (Momo e no Tegami) tuvo su estreno en el Festival Internacional de Cine de Toronto, Canadá, el 10 de septiembre de 2011 y fue lanzada el 21 de abril de 2012 en Japón. La película cuenta con guión y dirección de Hiroyuki Okiura (Jin-Roh; Record of Lodoss War) y el diseño de personajes estuvo a cargo de Masashi Ando, quien en 2003 abandonara Estudio Ghibli luego de haber participado en clásicos como Porco Rosso, La Princesa Mononoke o El Viaje de Chihiro.

una-carta-para-momo

El punto fuerte de la narración reposa en que Okiura mantiene firme el pulso en el viaje emocional de Momo, en la superación de la pérdida de su padre y en la relación con su madre, sin caer en la sensiblería simplona ni abusar de los elementos fantásticos de la narración.

586628.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Una carta para Momo nos invita también a recorrer el interior de un Japón que no se alejó demasiado de sus raíces tradicionales. Recorriendo la red encontré una versión completa de la película en español latino. Ojalá puedan disfrutarla en este fin de semana lluvioso.

[i] Se trata de un género del libro ilustrado japonés, kusazōshi, producido durante la mitad del periodo Edo, desde 1775 hasta principios del siglo XIX. Físicamente identificables por sus portadas amarillas, los kibyōshi se imprimían típicamente en volúmenes de 10 páginas, muchos de ellos abarcando de dos a tres volúmenes, siendo el número promedio de páginas totales de 30.   Es considerado como el primer libro de historietas puramente adulto en la literatura japonesa, con un cuadro grande que abarca cada página, prosa descriptiva y diálogo que llenan los espacios en blanco en la imagen.

Sobre El Autor

Actualmente coordina el Centro de Narrativa Policial H.Bustos Domecq de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Fue hasta 2016 coordinador del Programa de Literatura de esa institución y editor de la revista literaria Abanico desde 2004. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas