Okāsan es un hermoso libro publicado en 2019 sobre el viaje de una madre a visitar a su hijo becado por monbusho a Japón. Le pertenece a Mori Ponsowy. Quizá Mori («mori» significa en japonés, bosque) nunca imagino que otra madre, una de casi 60 años viajaría a Japón con su flamante crónica en la valija: la mia. Okaasan se destaca como un libro diferente con Japón como paisaje (un paisaje, tremendo) y sobre el peso de dicho background su autora ejerce una espesa labor, de peso: la de la escritura. Que su escritura no colapse en semejante escenario es gracias a la indiferencia de la autora por Japón y los silencios, estos, dicen el gran gusto que la obra ejerce (Mori y su hijo, realizan el típico viaje a Takayama).
Así como se desperdigan historias dentro de la obra, también fuera (la de mi madre, soportando el aeropuerto de Qatar para llegar a Japón, y traerme este libro). Nos enteramos que crió a su hijo Mati, en ausencia del papa, nos enteramos de algunos datos sobre la vida de la autora y lo emocionante no es Japón sino ella, sino pensar lo indescriptible del «kosodate» (es decir, el milagro de dar a luz, criar…).
Okaasan es como un film de Naomi Kawase. Lejano a fabricaciones vacuas de gente “perseguida” por Japón, Okaasan se destaca como un gran respiro de aquellos “japonianos” obvios y conmueve hermosamente, por su fragilidad. Aquello que reposa en la primera contemplación de algo, nunca antes visto. Y el momento del arribo, esa primera página, hace a toda la obra, magistralmente. La hermosa relación entre madre e hijo es un tesoro descubriéndose solo en contadas ocasiones. Las fotos no se ven demasiado claras ni so tan grandes, creo que son muy buenas dado que comparten el efecto de menospreciar a Japón (un lugar con millones de fotos en internet).
En una escena unos jóvenes japoneses tocan una canción de Los Beatles en la calle. En el tema «Woman» de Lennon la frase «I’m forever in your debt» pertenece al japonés «osewa ni narimasita»; él la agregó a propósito para Ono (aunque, pocos notaron esto) y tal como hijos, quedamos eternamente endeudados. Una deuda que jamas podremos pagar.
En la estación de Nishi-Tachikawa cruzamos una señora rubia norteamericana y mi madre me dijo: Esa, es Mori Ponsowy. Otro intento de mi madre, para ser mencionada en esta reseña (y sacarle una sonrisa al lector. Lo logró). Este anti-diario de viaje (se rehusa un poco a serlo) fue el primero que me toco leer como padre. Ahora se plantean problemáticas a futuro, si mi hija, Kaoru, algún día viajara como Mati, a un lejano archipiélago de islas en Asia. Por el momento, ha nacido en uno.

 

Titulo: Okaasan

Autora: Mori Ponsowy

Editorial: Reservoir Books

144 páginas

Sobre El Autor

Ex docente FFyL UBA; Traductor en Japón desde 2007.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas