LOS CUENTOS DEL BALCÓN

Janá fue una mujer muy hermosa. Hasta las vírgenes de Botticelli se hubieran visto desmerecidas en su presencia. Su faz, pálida como el alabastro, traslucía un resplandor interno que iluminaba su entorno. Yo na...