El avance de la cultura popular nipona sobre occidente se vio desbocado en la última década. En nuestro país, el primero en ver las posibilidades de dichas manifestaciones en lo que a industrias culturales se refiere fue Leandro Oberto, director y fundador de editorial Ivrea y apasionado difusor del animé.

Con más de una década de trayectoria, editorial Ivrea dio a conocer en nuestro país la obra de varios de los autores más exitosos del manga moderno; impuso el sentido de lectura original japonés y creó la tradición de las fiestas cosplay en nuestras generaciones más jóvenes. Su crecimiento ininterrumpido permitió a Ivrea expandirse hacia el viejo continente, inaugurando con enorme éxito un sello gemelo en España. Instalado de esta manera entre continentes, Leandro Oberto responde con su sencillez característica algunas preguntas formuladas por Seda.

Seda: En la última década te convertiste en el abanderado de la cultura popular japonesa en nuestro país. Fuiste el primero en apostar por ella. ¿Cómo nace tu interés por el animé y el manga? y ¿cómo este interés se transforma en el sello editor Ivrea?

Oberto: Siempre me interesaron los cómics y la animación en general como medio de expresión ya que te brinda posibilidades que otros medios no dan. Por ejemplo se puede contar una gran historia de ciencia ficción de forma muy visual sin tener que gastarse el presupuesto que requeriría una película actuada. Dentro de esta premisa y teniendo en cuenta que en Argentina había poco y nada de edición seria de cómics en los noventa es que nace la idea de crear Ivrea. La editorial siempre se planteo como una empresa abierta a publicar cosas de todos los orígenes, sea nacional, americano, europeo o japonés. El tiempo ha convertido a la línea de mangas en la mas exitosa sin duda.

Entre los títulos más destacados que Ivrea presenta en nuestro país se encuentra entrevista_02
V
agabond, un mangacruento, realista y adulto sobre la vida de Musashi Miyamoto,
pers onaje histórico, llamado “Kinzei” enJapón, lo que equivale aproximadamente a “sacerdote de la espada”. Miyamoto fue un hábil estratega, maestro en el arte del kendo, autor del célebre tratado “El libro de los cinco anillos”.

Vagabond es la obra cumbre de Takehiko Inoue, quien gracias a este título se convirtió en uno de los autores más respetados por colegas, crítica y fandom del panorama nipón actual, recibiendo premios incluso del propio gobierno japonés.

 

Seda: ¿Cuál te parece que es la conexión cultural con los japoneses que hizo que las nuevas generaciones se alejasen de Disney en favor de Pokemón?

Oberto: historias mas complejas y continuadas que reflejan mejor el modo de vida y las emociones de los chicos de hoy. Disney en muchos sentidos apunta a agradar a los padres en detrimento del interés genuino del los chicos de hoy.

Seda: Una de las diferencias más notables entre el manga / animé y el cómic / cartoon, se da en el tema del sexo, en la naturalidad con que es tomado en las expresiones niponas. ¿Esa naturalidad es traducible a nuestra cultura?

Oberto: lo de la diferencia es muy relativo. Depende que cómics compares con que mangas. Y si comparamos los mangas en general con nuestros cómics argentinos o muchos europeos tal diferencia prácticamente no existe. Lo que veo en los mangas hoy día no difiere en nada con respecto a lo que hacen los autores argentinos o lo que se hace para T.V. localmente.

El legendario periodo chino de los tres reinos combatientes es reentrevista_04-visitado en Ikkitousen -que significa literalmente invencible- un divertido manga de combates entre estudiantes de secundaria. El éxito de éste título  se debe según sus editores a la imaginativa combinación de sexo, peleas callejeras e historia tradicional china mezclada con el mundo del Japón moderno (alumnos ordenados por jerarquía feudal, gente que recibe decretos imperiales por móvil, etc.) Su autor, Yuji Shiozaki, se ha convertido en toda una estrella tras su publicación. Ikkitousencuenta también con una adaptación al anime que ha logrado desplegar toda una enorme gama de merchandising.

Seda: En cuanto a la animación, podemos decir que la estética japonesa a penetrado e incluso dominado el escenario yankie. ¿Pensás que esta lavada de cara es síntoma de que Japón ha ganado la batalla por el imaginario? ¿Si esto es así, ¿a qué causas considerás que obedece el agotamiento del estilo americano?

Oberto: El mundo vive en un intercambio de ideas cíclico. Así como el estilo mas típico de los mangas nació a partir de los ojos grandes de Mickey o Donald, ahora Disney termina influenciada por los mangas. Ya habrá alguna vuelta de tortilla mas en décadas venideras.

entrevista_05

Seda: Antes de dedicarte al manga fuiste también lector de cómics americanos, incluso hubo también algún intento de edición en nuestro país. Como empresario, ¿qué diferencias encontraste en la negociación de derechos con las editoriales norteamericanas y con su contraparte japonesa?

Oberto: las editoriales americanas en general tienen los derechos de los personajes, lo cual acelera todo el proceso de negociaciones. Mientras que las japonesas comparten la propiedad de los personajes con los autores lo cual eleva el nivel de burocracia.

Seda: Como lector, ¿qué diferencia sustancial podés marcar entre el lenguaje del manga y el lenguaje del cómic americano?

Oberto: a líneas generales el cómic en Japón es mucho mas visual, mas cinemático. No requiere nunca de textos explicativos que narren la acción. Es como una película llevada al papel.

Seda: Hace unos años Ivrea se expandió hacia el viejo continente. ¿Qué diferencias encontrás entre estos mercados? En cuanto a la percepción de la alteridad ¿Que distingue a los lectores españoles de los argentinos?

Oberto: Hoy día poco y nada. Son muy similares en todo sentido. Lo único tangible tiene que ver con la realidad económica de cada país. Los españoles tienen mas dinero y se fijan menos a la hora de probar series o comprar de un saque toda una colección.

Con dibujo de Masayuki Taguchi y guión de Koshun Takami, autor de la seentrevista_07rie de novelas que inspiró la película de Kinji Fukasaku y sus subsecuentes secuelas, Battle Royale narra un futuro en que los estudiantes de secundaria son inmersos en una siniestra competencia. ¿Las particulares reglas de este «juego»? Sólo una persona del curso elegido para participar puede sobrevivir después de tres días en una isla repleta de peligros. Si hay más de uno vivo al cumplirse el plazo, todos son ejecutados. La locura y la traición se convierten en moneda corriente, mientras la lenta cuenta regresiva va llegando a su fin.

Seda: Cuando se traspasa un arte popular a una cultura totalmente ajena son necesarias tanto una reinterpretación que permita el acceso esta cultura, como un respeto por su identidad. ¿Cuál es la política de Ivrea al encarar este problema en las ediciones nacionales?

Oberto: No es nada del otro mundo, simplemente tratamos de traducir fielmente todo encontrando palabras y giros idiomáticos locales que sean equivalentes a los que se utilizaron en la versión original. En general tampoco es tan difícil, la mayoría de los cómics muestran una realidad cotidiana mucho menos lejana a la nuestra que lo que pudo haber sido, digamos, 30 años atrás.

Seda: Ivrea comenzó en estos meses, a ambos lados del océano, a apostar por otro género asiático, el manhwa, el cómic coreano. ¿Esperás que el manhwa logre en nuestra cultura la inserción que logró el manga?

Oberto: La apuesta de Ivrea por el manhwa no implica en absoluto bajar la potencia de la línea manga, simplemente buscamos diversificación y ser parte de un fenómeno que está creciendo a pasos agigantados mes a mes como se puede comprobar haciendo la más mínima navegación en internet. Corea del Sur viene desde hace ya varios años siendo un país muy prolífico para los cómics y la animación. De hecho, una enorme parte de la llamada animación japonesa en realidad se anima en Corea y series hiper-populares como Los Simpson también. Ayudados por el fenómeno manga, los cómics coreanos están hoy día comenzando a arrasar en todo el mundo. Sus puntos fuertes radican en que son visualmente muy parecidos a los japoneses pero cuentan con personajes de actitudes y modos de ser mucho mas occidentales, dado que los coreanos tienen una cultura y cotidianeidad mucho más similar a la nuestra y alejada de los excesos de formalidades japoneses. Además, el sentido de lectura es el occidental, no hay que leer los cuadros a la inversa como los japoneses ya que el coreano se lee de la misma forma que las lenguas occidentales.

entrevista_08

Seda: Para terminar, podemos afirmar el dominio cultural yankie cuando notamos que cualquier persona, en cualquier parte del mundo, con una educación promedio, sabe qué es la kriptonita a pesar de que ésta no existe. ¿Considerás posible que la cultura popular japonesa logre una difusión positiva semejante en un futuro cercano o pensás será fagocitada finalmente por Hollywood?

Oberto: No creo que pase algo así pero por otras razones. El mundo es muy distinto ahora a lo que era cuando Superman se volvió popular. Ahora lo que hay es una variedad infinita de todo, es mucho mas difícil hacerse un hueco en la cultura global, seas del país que seas. Pokemón ha sido muy exitoso a escala mundial sin duda y  seguramente será recordado, lo mismo que Dragon Ball Z o Sailor Moon. Pero los tiempos son otros. Como digo, la variedad ahora es infinita y cuesta mucho mas hacerse de espacios.

Sobre El Autor

Actualmente es el Director de Gestión Cultural de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Entre 2016 y 2020 coordinó el Centro de Narrativa Policial H. Bustos Domecq de dicha institución y antes fue Coordinador del Programa de Literatura y editor de la revista literaria Abanico. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas