Contar la vida de alguien es particularizar minuciosamente para luego, a la distancia, pensar en los acasos que hicieron de ese ser merecedor de la pesquisa de algún especialista. Álvaro Abós nos presentará a un ser que conduce reflexiones de esencia espiritual, sensibles y sumamente inquietas. Con bastante escepticismo ante la búsqueda en el ocultismo, Abós construye una minuciosa biografía de Xul Solar que hace posible imaginar a ese hombre alto, delgado y de vivaces ojos, curioso e inquieto, viajante y afectuoso con su familia; que para ser pensado hoy, sugiere el autor, debemos recordar como artista rechazado por las galerías de su tiempo.

xul-solar-pareja-SF-1024x825

En feliz consonancia con la muestra que tiene lugar en el Museo Nacional de Bellas Artes desde principios de marzo, curada por Cecilia Rabossi, la biografía hará un recorrido cronológico que tendrá la dinámica de la alquimia. Podremos encontrar objetos fundamentales para comprender el alcance creativo del curioso artista nacido un 14 de diciembre de 1887, sagitariano como centauro a la caza de cuanto sirva de alimento a mente y alma. En el Museo se exponen sus cuadernos de recortes sobre escenas diversas de origen africano, asiático, fotos de fiestas culturales de los lugares más recónditos, cuyo nacimiento y desarrollo es descrito por Abós y posible de ver su influencia y reflejo en la obra del artista.

Pródigo para los idiomas inventó lenguas como quien confía en crear sentido hasta cambiarlas, creando una nueva que a su vez aparece en su obra. Con búsquedas vinculadas al espiritismo, la astrología, música, marionetas y títeres, hacedor de cartas astrales, las consideraba obras de arte en sí, capaz de reformular el piano (todo expuesto en MNBA). La creación permanente, una forma de ficción inspirada por una sobredosis de realidades, materializada en su arte.

103_xul03

Mientras algunos solicitaban becas, Alejandro vivía como un busca vidas, cuando otros se abocaban profundamente al arte plástico, Xul iba detrás del ocultismo, la astrología, la historia antigua en los Museos de Europa. Abós plantea muchas preguntas a lo largo de esta biografía que sigue los pasos de este artista inquieto sin lograr acceder a rasgo íntimos vinculados a los sentimientos y emociones de Solar. Elucubraciones sobre personajes a los que quizás conoció, lugares que tal vez recorrió, acciones posiblemente realizó. Sobre esto el biógrafo trabaja, por momentos, afirmando aquello que en líneas previas había sugerido como posibilidad remota.

En esta biografía acompañamos al artista desde el origen en Tigre, cuando el puerto recibía frutas, extranjeros y fugitivos, hasta cuando se lo puede identificar como un anticipado a su tiempo y popular por su entorno. Lo seguimos a la Europa de la Gran Guerra; que también supo ser la Europa del futurismo, Dadá, el cubismo, el ocultismo y la amplia producción pictórica de aquél que volvió siendo Xul. Estaremos igual en la Buenos Aires de los años veinte, de la revista Martín Fierro, de la Buenos Aires que seguía persiguiendo la figuración hasta la llegada de los jóvenes europeizados. Abós profundiza en la fundamental amistad entre Xul y Borges, lugar de influencia que acercó al escritor a William Blake, y uno de los tantos casos donde Xul será inspirador de personajes, mundos y realidades de ficción. Veremos la juventud compartida con Pettoruti y el profundo cambio que se produjo a partir del peronismo y el vínculo de Xul con él.

103_xul12

Si el lenguaje se define por su capacidad de comunicar, ya sea oralmente o por escrito, Xul Solar, al crear un lenguaje, creó a su vez una nueva cultura, un universo, alimentado por todo aquello que lo nutrió en el recorrido por sus búsquedas. Solar se configura como un amante apasionado de la vida, de todos los aspectos que la componen. Un ser que luego de formarse en Europa y perfeccionar su técnica, volvió a la Argentina para producir incansablemente, para huir del protagonismo, para descreer del arte con fines de lucro, para exponer entre pares y, muy pocas, veces de forma individual. Quién podría imaginar en esos tiempos que, tantos años después, el Museo Nacional de Bellas Artes dedicaría todo su pabellón a él.

103_xul02

Alejandro Solari será abordado por Abós con la sensibilidad que requiere un acuarelista observado incluso desde el cuerpo que requiere la técnica predilecta del panactivista.

A partir de los dos relatos resulta apreciable la magnitud con la que Xul supo construir un universo que aúna la sabiduría de todos los tiempos, de todos los símbolos, en todas las artes, mayormente en soporte de cartón y técnica en acuarela. Autodidacta que se inició en el Tigre imitando a un amigo para poder hacer silbatos de caña…

xul-solar-pintor-del-misterio-alvaro-abos-sudamericana-D_NQ_NP_525915-MLA25321479388_012017-O (1)

Nombre: Xul Solar. Pintor del Misterio.

Autor: Álvaro Abós

Editorial: Sudamericana

Nº de pags: 320.

xul_solar.jpg_418415744

Muestra en el Museo Nacional de Bellas Artes, hasta el 18 de Junio, abierto de martes a viernes de 11 a 20, sábados y domingos de 10 a 20. Visitas guiadas: miércoles y jueves, a las 16. Viernes, a las 16 y a las 18. Sábados, a las 12, a las 14 y a las 16.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Candelita Gomez

Nació en Buenos Aires en 1986. Trabajó durante quince años en diversas puestas en escena como directora, dramaturga, asistente y actriz. Exploró el universo audiovisual, realizó su cortometraje ESTERTOR y escribió otros guiones. Se formó en teatro, dramaturgia, danza Butoh y contemporánea. Colaboró en correcciones y traducciones de guiones de cine, poesía y narrativa. Trabajó durante ocho años en el Museo Nacional de Bellas Artes donde, durante el 2015, produjo el ciclo Bellos Jueves. Actualmente trabaja en la Biblioteca Nacional, se forma como docente en letras y escribe por necesidad vital.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas