Hacen ya varios años, hablando sobre perspicacia política, un dirigente gremial me contó una anécdota sobre Fidel Castro. El mandatario cubano, al ser interpelado por un periodista extranjero sobre la problemática social que llevaba a que, en Cuba, hasta las profesionales tuvieran que dedicarse a la prostitución para sobrevivir, le contestó airoso que era esa una forma pesimista de analizar la realidad de un país en el que hasta las putas tenían estudios terciarios.

Sin adentrarnos en mitos y chicanas, esta frase se hizo presente en mi memoria al abordar el destacado trabajo realizado por Guojian Chen en su Antología de poetas prostitutas chinas, publicado en la colección Visor de poesía. En esta oportunidad el revisionismo de Chen se extiende desde el siglo V al XIX recorriendo la poesía, muchas veces trágica, de las damas de compañía del gran país del centro. Es de remarcar el énfasis puesto, tanto en el prólogo como en las notas, en el exotismo del hecho de que sean obras escritas por “damas de placer”. Un énfasis por momentos cercano a la miopía orientalista. Más siendo que el mismo antólogo reconoce y remarca el lugar central que la poesía ha tenido en China: «Se presentaba un poema al solicitar un empleo y se dedicaban versos a los amigos que se despedían, a los oficiales que se marchaban a la guerra, a los colegas que sufrían algún descenso, remoción o desgracias»; es decir que la lírica poética no era propiedad exclusiva de la élite sino una constante en todos los estratos de esa sociedad.

Vendidas por sus familias y educadas para dar placer sexual e intelectual a funcionarios y viajeros, a la espera de una posibilidad que les permitiese torcer el brazo de su destino, las veintiocho poetisas cuyas voces son recogidas en este volumen nos hablan del amor y el desamor, de la lealtad, la nostalgia y el recuerdo; de la injusticia social, el dolor y el deseo de libertad. Son testimonio del rol trágico de la mujer a lo largo de la historia en una de las culturas más importantes del planeta, son memoria cristalizada entre lo bello y lo triste.

9788498957624

Li Ye (Li Jilan) (¿?-784)

Añoranzas de los enamorados

No hay nada más profundo que el mar,

Así dice todo el mundo.

Mas creo que su profundidad

no alcanza ni en mitad

a las de las cuitas y añoranzas

por el amado ausente.

El mar tiene su orilla,

y éstas no tienen fin.

Laúd en mano, subo al alto pabellón,

vacío, pero lleno de luz de luna.

Vibran acordes de amor.

Se me quiebran las entrañas.

Y también las cuerdas.

yu_xuanji

Guan Panpan (siglo VIII)

La autora había sido una famosa cantante prostituta de Xuzhou. Zhang Jian, un ministro de entonces, la tomó como concubina y construyó la Mansión de Golondrina para ella. Once años después del fallecimiento de Zhang, Guan escribió estos poemas en memoria de su esposo y más tarde, se suicidó.

En la Mansión de Golondrina

-En memoria de mi difunto esposo-

En el pabellón, lámpara moribunda.

Aurora escarchada.

Sola, me levanto de la ancha cama

que has compartido conmigo.

¿Cuánto medirá la cuita de amor

que me tiene desvelada?

Es más vasta e inmensa

que toda la Tierra.

prostitutas-poetas

Lu Huinu (siglo XIV)

Improvisado en la barca

Para mis padres, pesa más

el dinero que su hija.

Y así, con el laúd entre los brazos,

recorro sola mil y mil leguas.

Al claro de la luna,

tras mi interpretación,

no cesan de aplaudirme.

No saben que no han escuchado música,

sino los sollozos de mi alma rota.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Damian Blas Vives

Coordinador del Programa de Literatura de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Es editor de la revista literaria Abanico desde 2004, en 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirige el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal y el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas