Para los lectores de comics que ya tenemos algunos añitos de deambular por el medio, Richard Corben es uno de esos creadores que no puedemos terminar de afiliar a una escuela en especial, sino que encarnan una vanguardia, un subgénero, en sí mismos.

Proveniente de los márgenes underground Corben se transforma desde comienzos de los `70 -con la publicación de sus trabajos en Creepy, Eerie y 1984 y luego en Métal Hurlant, Totem y Heavy Metal– en referencia ineludible en el cómic de género. El volúmen de los cuerpos, el uso del color y los rasgos característicos de su trazo le dieron forma a una nueva manera de dibujar el terror, la ciencia ficción y la fantasía.

53642960

Sin abandonar sus mañanas el buen Richard ha pasado las últimas décadas colaborando con las editoriales mainstream, volcando su particular talento en series como Swamp Thing, Hellblazer y Hellboy.

En estas semanas ha ingresado a nuestro país El Dios Rata una nueva novela gráfica realizada para el sello Dark Horse y publicada en español por Planeta Cómic, en la que el maestro combina su talento visual con un guión en el que rinde su tributo a otra de las grandes voces del horror americano: H. P. Lovecraft.

003bded3 (1)

Si bien en ocasiones anteriores Corben a demostrado su fanatismo incondicional por el maestro de Providence, El Dios Rata no se trata de la adaptación de uno de sus cuentos, sino que utiliza referencias a la mitología lovecraftiana para crear un nuevo universo.

ratgod-1-cropped2

Nueva Inglaterra, el condado de Arkham, la universidad de Miskatonic y referencias generales al panteón Lovecraftiano forman parte sustancial de la historia, así como también el racismo presente en la obra y en la ideología del autor.

ratgod-1-pg-23

En sus ficciones Lovecraft contrastaba la pureza racial europea, asimilable a la civilidad y racionalidad, con la corrupta, inferior e incivilizada clase baja, formada por nativos y afroamericanos. En este sentido Corben contrapone en El Dios Rata todos los elementos mencionados con la presencia de las culturas amerindias, su religiosidad y su naturalismo, la idea de circularidad, de eterno retorno. Hace su aparición también el pueblo de Can Cojo y sus habitantes, una especie de hillbillies mutantes y descastados con los que el protagonista -un arrogante representante de la burguesía citadina-, chocará al intentar recuperar el favor de una bella mujer.

2-e790974401

Cultos secretos, antiguos dioses caídos, intrigas familiares y una buena dosis de xenofobia redondean una narración que, si bien no es la más lograda del autor, recupera hoy el sabor de sus antiguas obras.

dios-rata-corben-portada2

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Damian Blas Vives

Actualmente coordina el Centro de Narrativa Policial H.Bustos Domecq de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Fue hasta 2016 coordinador del Programa de Literatura de esa institución y editor de la revista literaria Abanico desde 2004. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas