La última semana, el cinco de mayo, tuvo lugar en la Feria del Libro de Buenos Aires la presentación de la nueva creación de Victoria Bayona, 20 poemas de terror y una canción disparatada, esta vez acompañada en el apartado gráfico por el insoslayable Juan Chavetta.

Como su título lo indica, el volumen recoge 21 piezas teñidas de un macabro y disparatado sentido del humor. Tanto Bayona como Chavetta se ponen al servicio del género para desarrollar historias de habitantes de las sombras, espíritus sedientos, charcos insondables, arañas pequeñas y sanguijuelas revoltosas.

Una pequeña luz mala se une a monstruos de lengua bífida y a una legión de zombies amigables con el plan secreto de robarnos unas cuantas risas.

Ni que hablar de la canción disparatada con la mascota más voraz de la tierra.

Chavetta acerca su arte, siempre particular, a los territorios abiertos por Gorey y revisitados por Tim Burton y equipo.

Ediciones Gerbera consigue realizar un volumen memorable tanto por su contenido como por la belleza de su manufactura.

La tipografía utilizada en el libro es OpenDislexic, amigable para lectores con dislexia.

 

 

20

Todos se apenaron cuando Ricky murió.

Le llevaron mil flores,

lo lloraron por días.

Cien veces repitieron

qué malvada la muerte por quererlo llevar.

Le dejaron cartas largas

sobre el pasto, en su tumba,

en el diario escribieron:

«Se lo extrañará».

Muchos le cantaron

sus andanzas a la luna

intentando que el recuerdo

aliviara el pesar.

Sin embargo

nadie pareció alegrarse mucho

cuando una noche de invierno

se lo vio regresar.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas