CANTATA BREVE

Yo no quiero una lágrima como un alud de olvido,

ni un abrazo que diga me voy pero me quedo,

ni una carta extendida para leer en la noche

cuando esté terminada la bufanda celeste.

Pero sí, que regreses a la casa, me esperes en los ojos,

porque sé que están frescas las señales,

huellas de mi cansancio en la camisa,

pedacitos de mi hambre pegados a tus ollas,

y esa costumbre: el sur.

Yo subiré a los hilos del teléfono,

con mi fagot iré bajo el verano,

y en el cabello desordenado de algún niño y en mi ración de música, estarás.

Me habrán de sorprender:

el viejo puente colgante de Chosica,

el Cerro de la Muerte y San José,

ese pequeño puerto de Tuxpan-Veracruz

y la plaza que llaman Melibea.

Mi cuerpo estará solo en la esterilla cuando el amanecer en Aguadulce.

Y esta bocina de latón anunciando la cólera, de ese

dios justiciero montado en sus incendios, que en

ráfagas de trigo partió en dos nuestra casa, y que

regresa siempre con su caballo verde, su gorro de

papel, su venda sucia, su tos a cataratas.

Habrá que estar atento,

andar por los andamios de la palabra juntos.

Por eso es que no quiero que la lluvia se mezcle con tus

brazos, doblegue tu cintura en lucha desigual,

invada tu garganta sin el menor respeto,

cuando escribo esta carta donde digo te extraño,

si digo que amanece junto a esas referencias,

donde digo te extraño.

Y un último mensaje en la boca entreabierta del papel.

Esperame en los ojos, pero siempre en las uñas.

 

EL SON

Es tener una playa en los ojos,

es tener una selva en las manos,

es tener un brillo entre los poros

y una sonrisa igual a una tristeza

y músculos como negras raíces,

y dientes como soles heridos,

y Carmichael gritando venceremos,

y asombros como dioses de viento,

y pómulos como tambores,

porque la negra piel es toda aurora

bajo el cálido son que da su sangre,

a la vista del día,

con las manos subidas a las calles

con Ángela y Patrice a la cabeza.

 

 

ATTILA JÓZSEF

Attila József espera al tren carguero,

su barba de tres días lo delata,

lo delata un bracero entre sus manos

y un zapato callado lo delata.

Attila József espera al tren carguero

mientras guarda su sombra en la valija

y recuerda a su madre:

«frágil era mi madre. Murió pronto

porque las lavanderas mueren pronto.»

Attila, el tren carguero y cuánta hambre

metida entre tus huesos, atada a tu cintura

y Flora lejos, casi inalcanzable

como el perfume a hierba de diciembre.

«En donde yo me acueste está tu cama.»

En tu espalda, la tarde deshizo sus colores,

en tanto que el silencio le dibujaba un nudo

a tu sonrisa.

Un obrero, tu hermano, mira un repollo fresco

y tú esperas al simple tren carguero.

El día presiente que vas a construirle

un grito,

un salto,

un ¡Basta para mí!

 

 

EXILIO

Expulsados de la selva del sur de Sumatra

por los hombres que vienen a poblarla, 130

elefantes emprendieron hoy una larga marcha

de 35 días hacia la nueva ciudad que les fue

asignada.

(AFP. 18/11/82)

 

No hay sitio para los elefantes.

Ayer los expulsaron de la selva en Sumatra,

mañana alguien les impedirá la entrada al Unión Bar.

Yo integro esa manada hacia Lebong Hitam,

yo sigo a la hembra guía,

cargo con la joroba de todas mis valijas sobre las cuatro patas del infierno.

 

Llegarán a destino —dijo un diario en Yakarta.

Los colmillos embisten telarañas de niebla.

Llegarán a destino,

viejas empalizadas que sucumben bajo mareas de carne.

Llegarán —dijo el diario.

 

Mas la estampida cruza por suelos pantanosos

y mi patria —la mía— es sólo esta manada de elefantes que ha extraviado su rumbo.

 

¡Guarde celosamente la selva impenetrable este ulular de bestias!

Tambores y petardos, acompañan.

Algo de todo el polvo que levantan, es mío.

 

Sobre El Autor

Jorge Boccanera nació en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, en 1952. Poeta, dramaturgo y ensayista, ejerce el periodismo. Publicó los libros de poesía: Los espantapájaros suicidas (1974), Noticias de una mujer cualquiera (1976), Contraseña (1976), Poemas del tamaño de una naranja (1979), Música de fagot y piernas de Victoria (1979), Los ojos del pájaro quemado (1980), Polvo para morder (1986), Sordomuda (1991), Zona de Tolerancia (1998), Bestias en un hotel de paso (2001), Antología personal (2001), Poemas (2002), Servicios de insomnio (2005) y Jadeo del viaje, (2007- disco compacto editado en México). Preparó un panorama de poesía hispanoamericana en varios volúmenes, publicado entre 1978 y 1982: La novísima poesía latinoamericana, Poesía rebelde en Latinoamérica, La nueva poesía amorosa de América Latina, Poesía contemporánea de América latina, Palabra de mujer y El poeta y la muerte. Y las compilaciones de poesía argentina: Voces y fragmentos (1981) y Poesía joven de Argentina (1982). Publicó además los libros de historias de vida: Ángeles Trotamundos I (1993); Ángeles Trotamundos II (1996); Malas Compañías (1997), y las antologías: García Lorca / Poesía (1994) y Raúl González Tuñón, Juancito Caminador (1998). Es autor, también, de los ensayos Confiar en el misterio / Viaje por la poesía de Juan Gelman (1994), Sólo venimos a soñar, La poesía de Luis Cardoza y Aragón (1999) y Tierra que anda y Los escritores en el exilio (1999). Como dramaturgo, estrenó Arrabal amargo en el teatro Margarita Xirgu, dentro del ciclo de Teatro Abierto (1982); y la obra Perro sobre Perro en 1986, en el Centro Cultural General San Martín. Obtuvo entre otros los premios Casa de las Américas, Cuba (1976), Premio Nacional de Poesía Joven de México (1977), Premio de Poesía Querétaro (1978), Primera Mención Premio “Caballo Verde para la Poesía”, Universidad Veracruzana (1979), Primer Finalista Premio de Ensayo Lya Kostakovsky (1994, jurado: Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes y Eduardo Galeano), Internacional de Poesía Camaiore, Italia (2008), VIII Premio Casa de América de Poesía Americana con su obra "Palma Real", (mayo de 2008), Premio Internacional de Poesía Ramón López Velarde, México (2012), Gran Premio de Honor Fundación Argentina para la Poesía (2012). Su obra ha sido traducida a diferentes idiomas.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas