Por fin llegará a las librerías norteamericanas una novela que retrata hermosamente bien la historia reciente argentina. En el libro de Loedel, no van a encontrar inconsistencias ni “hechos” construidos desde un imaginario arraigado en el Norte; no van a encontrar un Buenos Aires con playas caribeñas ni un país sin peronismo. HADES, ARGENTINA es tan nacional como el dulce de leche y el Quilmes.

La trama sigue el personaje de Tomás, que, en el año 1976, es un estudiante de medicina recién llegado a Buenos Aires de La Plata. Cuando empieza la narrativa, ya pasaron diez años y Tomás es un inmigrante traumatizado viviendo en Nueva York. Sin su conocimiento, fuerzas que pertenecen al Hades titular lo traen de vuelta a la Argentina para recorrer su pasado y las elecciones y circunstancias que provocaron su fuga del país en plena dictadura.

En el Hades argentino, Tomás conoce muchos fantasmas, pero los más importantes son lo de Isabel y lo del Coronel. Isabel es una joven montonera rebelde y el primer y único amor de Tomás, mientras el Coronel, como implica su título, es un hombre militar que actúa como mentor de Tomás tanto en la vida como en la muerte. A primera vista, las figuras de Isabel y el Coronel pueden parecer representaciones simples de sus grupos respectivos–la joven militante idealista y el militar rígido y autoritario–pero Loedel es un escritor demasiado inteligente para caer en los estereotipos. Más que el Coronel, Isabel es la fuente de la ruina y la tristeza de Tomás, la que inicialmente le pregunta hacer tareas peligrosas para los Montoneros. Y Tomás, cegado por su amor a Isabel, lo acepta. El Coronel, por su parte, es un hombre del Ejército sorprendentemente erudito y librepensador que, no obstante, sigue cómplice en el genocidio, creyendo en la supuesta misión de las Fuerzas Armadas de “reorganizar” el país.

El tratamiento que da Loedel al tiempo y a la memoria es uno de los grandes éxitos de la novela, y habla de la realidad de la Argentina pos dictatorial. General Jorge Rafael Videla, el primer presidente de la junta militar, dijo acerca de la figura del desaparecido, “no está… ni muerto ni vivo, está desaparecido.” Aquí también en HADES, ARGENTINA, nos encontramos dudando si Tomás se encuentra en el mundo de los vivos o los muertos, o en el purgatorio de sus memorias; incluso, nos encontramos dudando la veracidad de las memorias mismas. La categoría de desaparecido fue utilizada por la dictadura para deliberadamente ofuscar la memoria colectiva de la nación, para alterar la realidad para que ellos que fueron blancos de los militares nunca han existido en primer lugar. Una respuesta común que recibieron las familias de los desaparecidos de las autoridades cuando preguntaron acerca de ellos era que “esta persona no existe.” Quizás respondiendo a eso, Loedel ha creado un elenco de personajes mayormente ficticios, con la inclusión de unas cuantas figuras de la vida real, lo más notable siendo la de Aníbal Gordon, quien actúa como el jefe de Tomás cuando este último trabaja como médico en el CCD Automotores Orletti.

Otro éxito de Loedel es cómo pinta esta época tan particular y tan compleja de la historia argentina. Con citas como “Peronism is like poetry—it can’t be explained, only recognized” (“El peronismo es como la poesía–no puede ser explicado, sólo reconocido”), Loedel captura el alma de un pueblo y una cultura y lo traslada a una audiencia de lectores primariamente norteamericanos que desconocen el contexto y fondo histórico de los hechos. A diferencia de otras novelas en inglés sobre la Argentina, Loedel no niega ni ignora–por ignorancia o por una falta de voluntad de abordarlas en la ficción–las complejidades y contradicciones del movimiento peronista y cómo impactaron la vida política argentina en esa época, sino las abraza y las hace parte integral del fondo histórico y cultural de la novela.

Muchos estadounidenses han remarcado peyorativamente que su país en la época de Trump se ha vuelto un país latinoamericano–con menos estabilidad y más división y violencia–pero Loedel nos recuerda que fue los EEUU que ayudaron a empeorar muchos de los problemas que los norteamericanos atribuyen a la región. De armar y financiar a los regímenes militares e, incluso entrenando a sus líderes en la Escuela de Las Américas, los Estados Unidos ha exportado por mucho tiempo el caos, el odio y la división que ya han sacudido el país. De esta manera, quizás, HADES, ARGENTINA sirve como una advertencia para sus lectores norteamericanos y una oportunidad para aprender más sobre un periodo negro de la historia mundial poco conocido en los EEUU.

Sobre El Autor

Bronwyn Scott-McCharen es una escritora y editora actualmente maestrando en Escritura Creativa en la Universidad de Nevada, Las Vegas. Vive en Belgrado, Serbia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas