Traducción: Andreu Jaume

1

El Verbo se ha ido y ha vuelto, cocida la apariencia

de su estancia en el fango que endurece.

La purificación se ha vuelto asesinato, la recompensa

palpable, manifiesta, limpia al tacto.

Ya a cierta distancia del vapor de bestias,

los repugnantes besuqueos y la gruesa simiente esparcida

(cada jarra de muestra llena de simiente delicada)

los buscadores con los curanderos se sentaron a comer

y están satisfechos. Estas cosas preciosas sofocan

y la carne se ablanda con la turbulencia el alma

se tiñe de púrpura; cada ojo se apaga lleno y suave

mientras todos los que escuchan para tocar o insistir

con el fin de mejorar, sazonan sus bocas decentes

con trozos del sacrificio más dulce.

2

Oh Amor, sujeto de la simple opresión diurna,

para siempre comprometido para ser redimido,

exponte a ti mismo como caridad; asegúrate

de que el cuerpo es solo cáscara y excremento.

Entra en estas muertes de acuerdo con la ley,

oh visitadas mujeres, hijos poseídos. Foráneas lujurias

violan nuestras contenciones; la mudable

soldadesca tiene sus idas y venidas

muriendo en abundancia. Las mejores bestias

cargan los bajantes con su sangre colorida.

Nuestro Dios reparte corrupción. Sacerdotes, mártires,

destilan al son de este imperioso tema: «Oh Amor,

ya sabes qué dolores triunfan; vigila, lucha

para reconocer a los malditos entre tus amigos».

Sobre El Autor

SIR GEOFFREY HILL (1932-2016) fue un poeta inglés, profesor de poesía en la Universidad de Oxford, y de religión y literatura en la Universidad de Boston. Hill fue también un extraordinario crítico literario, como demuestra el volumen compilatorio de sus ensayos publicado en 2008, Collected Critical Writings.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas