MV5BZjU1ODRmYjctYzU4ZS00NDQ2LTg1ZjEtN2ZiNmZiMjVjODQxXkEyXkFqcGdeQXVyNDAwNTg5NTU@._V1_SX1499_CR0,0,1499,999_AL_

Cuando en 1998 vio la luz la película Ringu, de Hideo Nakata, basada en la novela de Kôji Suzuki, el género de horror en su conjunto recibió el impacto. Nakata había logrado dar forma a un nuevo estilo que condensaba las angustias del mundo contemporáneo y las nuevas tecnologías con el relato de fantasmas tradicional de la cultura japonesa, ampliamente explorado también por su cine -tanto por directores considerados menores o de género, como en las versiones for export de los grandes realizadores-.

ringu-11

A esta cinta le siguieron un abanico de creaciones que configuraron el panorama general de lo que se llamó J-Horror. Takashi Shimizu abrió la franquicia Ju-On (2000) y nos trajo también la oscura Marebito(2004). Hideo Nakata continuó con la historia de Sadako al tiempo que basaba en otro relato de Suzuki el film Honogurai mizu no soko kara (Dark Water- 2002). Kiyoshi Kurasawa nos asfixiaba con Kairo(2001) mientras que Takashi Miike se pasaba de sórdido en Audition (1999) basada en la novela homónima de Ryu, el Murakami oscuro.

118836_widescreen

El temperamento reposado y siniestro de estas películas renovaron el hálito, por ese entonces desfalleciente, del cine de terror internacional y dieron lugar a una apropiación por parte de Hollywood y como suele suceder, luego de un tiempo, encontró su agotamiento y el terror buscó sus nuevos horizontes en el “extremismo francés”…

No obstante esto (siempre hay un pero), cada tanto el particular sabor nippón reaparece en el imaginario occidental. El año pasado, el llamado bosque de los suicidios de Aokigahara inspiró dos producciones:The Forest, un film de terror dirigido por Jason Zada que supo encontrar decorosamente el equilibrio entre la mirada orientalista y el J-horror, y The sea of trees, un drama dirigido por Gus Van Sant.

The_Forest_Poster

Pero la suerte no siempre está de parte del espectador y este año, de los productores de The Ring (la remake yankie de Ringu) nos llega Temple, escrita por Simon Barrett y dirigida por Michael Barrett. Un dislate de terror que, con una estética y una fotografía bastante cuidadas, demuestra que no hay manera de remontar “el asunto” si lo que falla miserablemente es el guión.

MV5BNmVhNTMyZTUtOTkwYS00NzU3LTg1NDEtMTQ5ZGNiNWE1YWYyXkEyXkFqcGdeQXVyMTM2MzgyOTU@._V1_SY1000_SX679_AL_

Tres son multitud”, es el grito de director y guionista en las primeras tomas y se tratará de la primera de muchas sobre explicaciones acumuladas en los escasos 87 minutos de rodaje.

La hermosa Kate (Natalia Warner), llega a Japón con James (Brandon Sklenar), su pareja -un ultra bobo que oficia de macho alfa encefaloplano- y su mejor amigo, Christopher (Logan Huffman), una especie de eunuco sufriente que pasa los días sin confesarle a la chica sus sentimientos y alguna que otra noche filmándola en secreto.

MV5BY2JkZWE5MjEtZTYxOS00ODBhLWJlYjAtN2EzNDcwY2ZlMzFjXkEyXkFqcGdeQXVyNjEwNTM2Mzc@._V1_SY1000_CR0,0,1498,1000_AL_MV5BMDJhOGU2MTctZmE1My00NWI0LWJlYTgtMzUwMWRiYzk4NzUzXkEyXkFqcGdeQXVyNjEwNTM2Mzc@._V1_SY1000_CR0,0,1498,1000_AL_

Los hermosos paisajes japoneses se suceden, lubricando el relato, y prontamente los tres extranjeros recibirán cientos de advertencias conscientes, inconscientes, naturales y sobrenaturales, para NO visitar un templo carente de historia y de atractivo. ¿Adivinen qué destino priorizan?

Más allá del “lugar común” fallido (no siempre funciona), el problema está en la construcción imaginaria de lo siniestro. En este caso podríamos apostar que el paisaje japonés fue elegido para aprovechar el coletazo del J-horror, pero sin una investigación preliminar del mapa religioso/mitológico del país. El aspecto ominoso del templo, que podría estar supeditado a algunas desapariciones y a la ausencia del culto a los antepasados, aparece difuso y mancillado por la descabellada decisión de incluir una entidad monstruosa que, a falta de algo mejor, pareciera tratarse de una versión de Inari (la deidad japonesa de la fertilidad, el arroz, la agricultura, los zorros, la industria y el éxito en general), pero transmutada en un humanoide con garras a lo Wolverine y cabeza de zorro o de perro rabioso…

MV5BODcxZDBkMzktMjA3Ny00YzY5LTlhYjctNTc0Nzc1NTVlZjI3XkEyXkFqcGdeQXVyNjEwNTM2Mzc@._V1_SY1000_CR0,0,1498,1000_AL_

MV5BYTc0NDVjMzMtOWZjZS00YzFlLWFlODEtNzFkOWU5YTk4MGUwXkEyXkFqcGdeQXVyNjEwNTM2Mzc@._V1_SY1000_CR0,0,1498,1000_AL_

 

Sobre El Autor

Actualmente coordina el Centro de Narrativa Policial H.Bustos Domecq de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno. Fue hasta 2016 coordinador del Programa de Literatura de esa institución y editor de la revista literaria Abanico desde 2004. En 2006 fundó Seda, revista de estudios asiáticos y Evaristo Cultural en 2007. Dirigió durante una década el taller de Literatura japonesa de la Biblioteca Nacional, que ahora continúa de manera privada. Coordina el Encuentro Internacional de Literatura Fantástica; Rastros, Observatorio Hispanoamericano de Literatura Negra y Criminal. Ideó e impulsó el Encuentro Nacional de Escritura en Cárcel, coordinándolo en sus dos primeros años, 2014 y 2015. Fue miembro fundador del Club Argentino de Kamishibai. Incursionó en radio, dramaturgia y colaboró en publicaciones tales como Complejidad, Tokonoma, Lea y LeMonde diplomatique. En 2015 funda el sello Evaristo Editorial y es uno de sus editores.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas