ORIGEN Y AUTORES

A través del sello español ECC ha ingresado en nuestro país un curioso volumen titulado El monstruo. Se trata de una producción nacida en la revista británica Scream!, una antología de comic de horror del sello IPC de periodicidad semanal, que vio la luz en 1984, para extenderse tan solo 15 números antes de fundirse la editorial con el sello Eagle. Cambiando la numeración de la revista y pasando a titularse Eagle and Scream!

El monstruo (Monster) ocupó 4 o 5 páginas de cada uno de los primeros 15 números y fue el único de los seriales, junto con The Thirteenth Floor, en sobrevivir el cambio de titulo y numeración.

Tal vez lo más curioso para el lector de habla hispana sea que se trata de una creación de Alan Moore junto Heinzl en dibujos, aunque tanto el sumo sacerdote del cómic sólo le puso su impronta a las primeras 4 páginas de la historia en las que ni siquiera aparece aún el mencionado Monstruo, no obstante, ciertamente alcanzaron esas pocas viñetas para marcar el tono general de la serie. También el artista italiano abandonaría los lápices luego de la primera entrega. La posta fue tomada entonces por el español Jesús Redondo en el apartado gráfico y un enigmático Rick Clark en un guión por demás sólido. Pero ¿quién es entonces este talentoso desconocido? Se trataba de un pseudónimo tras el que se amparan dos de los más reconocidos autores del momento: John Wagner y Alan Grant.

ARGUMENTO

En las primeras viñetas, Moore nos presenta a Kenny Corman, un niño de 12 años, huérfano de madre y con un padre abusivo, cavando una tumba en el jardín de su casa. Pronto lo vemos tirar dentro el cadáver de su padre, pero Kenny no es un parricida, el occiso murió tratando de exterminar al habitante de la buhardilla, una habitación que siempre permaneció cerrada y prohibida para Kenny; un secreto familiar que no tardaría en develar…

Con esas pocas directrices Moore se despide de la tira y da comienzo un serial que tendrá muchos puntos en común con las películas de la Hammer, la famosa factoría británica de pelis de miedo, aquella que ayudara a encumbrar en la memoria popular a actores como Christopher Lee o Peter Cushing.

En el segundo capítulo Kenneth se entera de la triste existencia de su tío Terry, un ser poderoso y deforme que ha vivido enclaustrado en la buhardilla de la casa familiar. Una criatura aniñada y violenta que desconoce todo tipo de educación. Un monstruo que, a la manera de la criatura creada por el Dr. Frankenstein, será perseguido por aquellos que no lo comprendan.

En la buhardilla Kenny encuentra también un sobre con su nombre, una carta de su madre en la que le implora se haga cargo del cuidado de su tío, sangre de su sangre. Kenny decide entonces darse a la fuga con su peculiar pariente para evadir así a los servicios sociales y a la policía, pero el temeroso tío Terry desconoce las reglas de la sociedad, es como un niño que no ha terminado de entender de límites e impulsos.

Se desata entonces una cacería humana arengada por una serie de coincidencias desafortunadas, que los autores utilizan para mostrar la inequidad y la falta de empatía social, ambas implacablemente respondidas con el carnaval de sangre desatado a manos del deformado protagonista.

Con un desarrollo sólido, la historia avanza pendularmente entre el candor y el gore, para culminar en un desenlace perfecto.

Completan el volumen tres relatos ilustrados que formaron parte de los Scream! Holiday Special de 1986, 1987 y 1988 respectivamente.

Titulo: El monstruo

Guión: Alan Moore, John Wagner y Alan Grant

Dibujo: Heinzl y Jesús Redondo

Traducción: Guillermo Ruiz Carreras

Editorial: ECC

192 páginas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas