La novela de Nicolás Correa se inscribe en el lugar social de la transgresión, es decir, en un espacio que no es solo literario sino profundamente político. La enunciación exhibe permanentemente la ausencia de decoro y escrúpulo moral a partir de su lenguaje violento y desordenado, e interpela desde allí a lo más hondo de una sociedad y una cultura construida en base a la norma del más fuerte. De este modo revisa casi todo el conjunto de relatos de la tradición nacional trazados en torno a la figura del macho opresor, carnívoro y violento. A su vez, logra rearmar un contradiscurso ficcional que no solo discute con las construcciones dominantes del género sexual sino con los sentidos de la opresión en general, a partir del aluvión caótico de historias mínimas referenciadas por una ex prostituta travesti y tumbera.

En ese sentido, la novela puede continuar disruptivamente una tradición de la literatura nacional que emerge como una rasgadura en el discurso tantas veces silenciado de los marginados. La cultura carnívora de “El Matadero” es reescrita en el texto de Correa en clave sexual y de género, en torno al consumo y “explotación” del cuerpo-campo de batalla de Heroína. Por otro lado, se reinventa el final de El gaucho Martín Fierro, cuando Fierro y Cruz escapan hacia la tierra indígena para alejarse de la persecución del Estado incipiente. Heroína, hija guacha de una patria tajeada, huye (de la marginación familiar) hacia la tierra de los ghurkas por amor al Elvio, pero sigue encontrando desprecio, horror (in)humano y tortura. Y así podríamos seguir largamente, porque reinterpretar la violencia en una novela como Heroína puede transformarse en un trabajo interminable, ya que allí que conviven varios tiempos históricos, muchos textos canónicos, demasiadas figuras de la tradición literaria. Y esto es posible solo en virtud de la superabundancia narrativa que propone una voz como la de la anti-princess, cautiva, guerrera y delincuente al mismo tiempo.

Es que lo que ostenta la estructura del texto es una organización desbordante, una cadena de anécdotas intercaladas en una protocronología alterada de la marginalidad: una niñez obcecada por la opresión y la vergüenza familiar, una adolescencia de encuentros prohibidos en el oscuro recinto de un acoplado camionero, una juventud detrás del amor rechazado, un presente carcelario. Y por supuesto, todo configura indicialmente la resolución de un enigma social, porque como Oscar Masotta supo escribir sobre la narrativa arltiana, el delito es una devolución de los males que la sociedad incrusta en el oprimido. Lejos de un determinismo económico, en la novela de Correa esto se convierte en muestra de la potencia transformadora de la palabra configurada desde la transgresión. Porque lo que prevalece en esta serie de minirrelatos es una forma de construcción de la trama en la que el caos verborrágico empuja a rechazar la idea de homogeneidad nacional que impone el capitalismo, en palabras de Cabezón Cámara: “el esfuerzo macho de hacer una lengua padre”. En este contexto, el canibalismo aparece como la única forma de supervivencia en Malvinas, porque la nación y los altos mandos militares “consumen” a los soldados jóvenes, los matan de hambre y los torturan, para construir una gesta heroica tan miserable como perturbada.

Finalmente, podríamos haber mencionado aquí otros relatos sobre la guerra de Malvinas, como Las islas de Gamerro o Los pichiciegos de Fowill, pero preferimos armar otras series, para actualizar sentidos relacionados a una construcción transgresora de lo social/cultural. Estipular un diálogo, por ejemplo, entre la voz de Heroína y la del del gaucho Dorda en Plata quemada (novela de Ricardo Piglia dominada por la heroicidad de un grupo de ladrones de bancos) supone poner en eje la tensión entre delito y rebelión. Vincular este personaje con el Stropani de Osvaldo Lamborghini que yace en una zanja infinitamente abusado, cortado y cubierto de deshechos en “El niño proletario” jerarquiza la sanción de una cultura de la explotación social-sexual. En la misma zona de sentidos se “revuelve” el personaje de Plop de la distopía homónima de Rafael Pinedo, con un cuerpo viol(ent)ado que se constituye en alegoría de un sector social pisoteado bajo el barro y la lluvia. Heroína invita a estas asociaciones y muchas más, como una ficción del shock que apela insistentemente a un “otro”, no solo por medio del modo enunciativo de la segunda persona sino también por su estructura de yuxtaposición de microhistorias. Al leer no podemos evitar el llamado a reconstruir los pedazos de una conciencia social rota como lectores activos, pero también delictivos, dispuestos a quebrantar la linealidad de los relatos históricos dominantes al modo de Heroína.

Sobre El Autor

Lucía Feuillet es doctora en Letras Modernas, becaria de CONICET y profesora adscripta en la Universidad de Córdoba. Integra un equipo de investigación sobre Literatura Argentina en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC y es docente de Lengua y Literatura en la escuela media. Es parte de la Comisión Organizadora del Encuentro Internacional de Literatura Negra y Policial Córdoba Mata y co-editora de "Tugurio", revista de géneros.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas