El destino de las cosas simples

La gastada polémica: pornografía o erotismo. El delgado hilo que separa un concepto arcaico que ya no tiene sentido discutir. Argentina es hoy el tercer país en el consumo de pornografía. El sitio canadiense Pornhub rebeló que recibió 335 mil millones de visitas, cinco mil millones más que en 2017, y que los argentinos se ubicaron en el puesto número 20. En América Latina solo México y Brasil superaron a la Argentina en el ranking. El 71% corresponde a la audiencia masculina y el 29 % a la femenina. La hora en que más porno se ve es a la medianoche.

Con esta data es fácil darse cuenta cómo llegar a Stormy Daniels, la celebrity que levantó el escándalo político que involucró a Donald Tramp con la actriz de cine adulto.

La industria global del cine pornográfico se basa en un escenario lleno de fantasías y placeres inconclusos, muy lejanos a las relaciones terrenales de todos los seres humanos “normales”. Las divas saben que el sexo las “hace valiosas” a pesar de soportar violaciones, abuso psicológico, maltrato, brutalidad, violencia y muerte.

En este contexto de perversidad y nostalgia con la sexualidad, donde acaso uno solo busque evadirse de eso que se llama amor, el porno se ha vuelto un consumo habitual que atraviesa todos los tejidos sociales. No hay ganadores ni perdedores, hay débiles y poderosos en busca de la felicidad y del deseo reprimido.

El destino de las cosas últimas de Matías Bragagnolo no escapa a esta lectura. Danka, la mujer objeto del relato, abandona la casa de sus padres en Bánov, porque no quiere seguir viviendo entre cerdos y gallinas el resto de su vida. Cambia el campo por la ciudad y se atreve a todo con tal de ser una estrella. Milko, el perverso director del film que terminará preso, capaz de asegurar que “el infierno es para los principiantes”, marcan la síntesis de la trama en medio de todo el submundo escatológico donde la acción deja sin crédito a la palabra, cargando la afirmación tajante: “Todos estamos poniendo el cuerpo de una forma u otra al servicio del mundo capitalista del consumo”.

Este cuento largo o novela corta nos envuelve, nos invade, en una atmósfera irritante, asquerosa y cáustica despojada de moralina, donde la repulsión tiene valor sin otro atenuante que el malestar vomitivo y perverso.

Baldes de materia fecal, mamadas, lluvia dorada, debut de discapacitados, gloryhole zoológico, castraciones, cataratas de semen que llena la garganta; son algunas de la recreaciones que quedan plasmadas en estas  páginas atravesadas por “Los 120 días de Sodoma” y “El círculo infernal de la mierda”, un homenaje a la última película de Pier Paolo Pasolini.

Bragagnolo tira la piedra y esconde la mano, el sabe que el consumo de la pornografía esta ligado  a la adicción o al comportamiento emocional, de allí la necesidad de sentir una fuerte estimulación, pero El destino de las cosas últimas, no es un texto científico, sino un relato amoroso, lleno de voces melancólicos, plagado de escenas despreciables que terminan siendo la matriz del consumo.

Acaso este sea el sello de la novela, donde los seres humanos son simples objetos, buscando un lugar de “mierda”, en una sociedad “de mierda”, con valores “de mierda”, tratando de sobrevivir y de vencer la desazón y el castigo, jugando al límite de sus defensas para no reconocerse vulnerables.

Una novela revulsiva difícil de digerir.

El destino de las cosas últimas

Autor: Matías Bragagnolo

Publicó: Indómita Luz Editorial

68 páginas

Septiembre 2018

Sobre El Autor

José María Gatti es psicólogo social, periodista e investigador.. Se especializa en la obra de Ernest Hemingway y colabora en distintas publicaciones del extranjero analizando la vida del escritor. En 2010 su bitácora www.lapipadehemingway.blogspot.com fue seleccionada por Technorati, el principal buscador automático de blogs, entre los 10 mejores blogs temáticos sobre Ernest Miller Hemingway. En el 2012 su cuento La leyenda del vino resultó finalista en el Concurso de Relatos Cortos Tinta, sangre y vino, organizado por las Bodegas Paternina (Logroño -España), con motivo del 55 aniversario de la visita del escritor a la bodega. En mayo de 2014 participó como ponente, con su trabajo Lo policial en Hemingway, del Cuarto Festival Azabache. Negro y Blanco, en Mar del Plata (Argentina). En setiembre, representó a la Biblioteca Nacional Mariano Moreno, en el V Festival Medellín Negro (Colombia) con su ponencia El sicariato colombiano en Argentina. Ha publicado Tres ensayos sobre arte latinoamericano (1980), En tren de charlas (1982), Hola Hemingway. Una mirada centenaria (1999), Ladrón de desalmados (2004), Gente de palabra (2005), La pipa de Hemingway (2008), Víctimas Inocentes (2013) y Carne en flor (2015).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir a la barra de herramientas